Los matinales, la crisis y el caso Stingo

0 144

Desde el 18-O, los matinales de TV han adquirido una progresiva faceta política. Animadores y panelistas adulan a los “manifestantes pacíficos”, relativizan la violencia y se declaran indignados por los abusos y la desigualdad. No asumen que todos ellos son integrantes de la “élite de privilegiados” contra la que se protesta.

Patricio Navia no dejó pasar la oportunidad cuando Sergio Lagos le pedía que se pronunciara sobre las “profundas desigualdades” económicas del país; ante el demudado animador le espetó: “una de las industrias más desiguales que hay en el país es la televisión”, y remató con: “los sueldos que ganan los rostros en la televisión son múltiples veces superiores a los sueldos que gana la gente que tiene menos ingresos en los canales”. El senador Insulza, ante una Tonka Tomicic que exclamaba cómo no les daba vergüenza a los parlamentarios percibir sus dietas, le retrucó si a ella no le daba vergüenza ganar lo que ganaba. Fue Tomicic también la que expulsó del set a Hermógenes Pérez de Arce, que había sido invitado a dar su opinión, incurriendo así en el peor abuso que puede imputarse a un comunicador: la censura previa.

Otro panelista de matinal, abogado de profesión, Daniel Stingo, que ha protagonizado diversas polémicas por la agresiva parcialidad de sus opiniones políticas, ha hecho noticia en estos días porque la Corte de Apelaciones de Santiago (12ª sala) acogió una demanda laboral suya interpuesta contra Megavisión. El caso es singular: después de haber participado en el programa Mucho Gusto por cuatro años (2014 a 2017) bajo el esquema de prestación de servicios a honorarios (llegando a recibir más de 4 millones al mes), al no serle renovado el contrato, tomó conciencia de que en realidad era un trabajador sujeto a subordinación y dependencia y que, por tanto, se le debían cotizaciones, indemnizaciones por despido injustificado, feriado y otras prestaciones. La sentencia ordena pagarle por estos conceptos más de veinte millones de pesos.

Se trata del mismo profesional que, ahora como panelista del matinal de Televisión Nacional, increpó al exministro del Trabajo Nicolás Monckeberg por el proyecto de flexibilidad laboral, invocando su experticia en Derecho del Trabajo y su experiencia como abogado en esa área. ¿Un experto laboralista que durante cuatro años no se dio cuenta de que su contrato debía ser de trabajo?

Los medios no informaron que el juez que conoció del proceso en primera instancia, acostumbrado a casos reales de abusos patronales, rechazó la demanda. Estimó que el señor Stingo firmó voluntariamente cada contrato a honorarios, y extendió boletas profesionales, sin reclamar en ningún momento por esa modalidad de contratación. Tuvo en consideración también que consiguió aumentos de honorarios que revelan que negociaba en igualdad de condiciones con la empresa, y que no dejó de ejercer su profesión y mantuvo una oficina que fue beneficiada por su exposición televisiva.

La Corte, en cambio, revirtió la decisión por estimar que las instrucciones que se le daban al demandante y el cumplimiento de horario ponían de manifiesto que se trataba de una relación de subordinación propia de un contrato de trabajo. No tuvo en cuenta que lo que se probó eran instrucciones de coordinación y no órdenes. Tampoco advirtió que, como el servicio contratado era de panelista en un matinal, obviamente debía prestarse en las horas de transmisión del programa.

No criticamos el proceder del demandante. Está en su derecho a pedir lo que estime justo. Nuestro reproche va hacia los ministros de la Corte que acogieron su demanda y revocaron la sentencia del juez de letras del trabajo que con buenas razones la había desechado completamente.

Pero, más allá del tema jurídico, que reconocemos discutible, lo que la ciudadanía percibe con molestia es la incongruencia entre un discurso que abomina de la desigualdad y los abusos, por una parte, y el comportamiento personal de estos “rostros” televisivos, por la otra. ¿Sería mucho pedirles un poco más de mesura y de pudor cuando opinen sobre los problemas económicos de los chilenos?

https://www.elmercurio.com/blogs/2020/02/05/76133/Los-matinales-la-crisis-y-el-caso-Stingo.aspx

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.