Los católicos y la libertad de cátedra

0 54

Señor Director:

El profesor Bernasconi se escandaliza de que el profesor Orrego pueda estar en desacuerdo con una opinión privada del Papa. Argumenta que Orrego no fue designado en su cargo por el Espíritu Santo ni es teólogo moral (condiciones sine qua non, al parecer, para participar en un debate sobre el reconocimiento civil de las uniones homosexuales), sino que es solo un abogado, así que no se le debe conceder libertad de cátedra en una materia como esta.

Siendo, Orrego, uno de esos católicos que ha dado mil pruebas de su fidelidad al Magisterio solemne de los Papas, que guarda respetuoso silencio ante alguna opinión privada que le parece problemática (de Francisco o sus antecesores), y que ahora manifiesta su discrepancia (como el propio Francisco ha invitado a hacer) al tratarse de una cuestión de gran relevancia práctica en el ámbito de las relaciones entre el orden jurídico natural y el orden jurídico positivo (ámbito en el cual, por cierto, el profesor Orrego es experto), es llamativo que se lo mande callar con la dureza con que lo hace el profesor Bernasconi.

Es de esperar que, en esta materia, no nos enfrentemos a la intransigencia totalitaria de los que son más papistas que el Papa (especialmente si se trata de aquellos que, en otras materias o en otros momentos, han hecho del disenso su norma teológica). Bastante tenemos ya con la censura de la corrección política civil como para tener que enfrentarnos a la censura de la corrección política clerical.

Felipe Widow Lira

https://www.elmercurio.com/blogs/2020/10/27/83001/Los-catolicos-y-la-libertad-de-catedra.aspx

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.