Los cargos de la ONU

97

La expresidenta Bachelet ha sido designada por las Naciones Unidas como “Alta Comisionada de Derechos Humanos”. Un cargo de nombre tan grandilocuente, que su titular no se digna reunirse con los gobernantes de los países miembros (que le pagan su sueldo) cuando lo visitan, sino que les deja un video dictándoles cátedra, como le sucedió a la propia Bachelet.
Sectores políticos oficialistas expresaron una tímida crítica: difícil entender la nominación, cuando el mismo organismo declaró que el Estado de Chile ha violado los derechos humanos de los menores en el Sename, acusación que alcanzaba de lleno al gobierno de Bachelet; o que nada hizo para condenar tales violaciones en Cuba o Venezuela cuando fue gobernante. Por simple lógica -sin conceder el punto-, debemos agregar la acusación de dicho video sobre el supuesto uso excesivo de la fuerza y otros abusos contra miembros de grupos indígenas, durante su mandato.
Es que nada de eso importa. Las cosas como son: la ONU está dominada por la izquierda, desde el Secretario General (ex presidente de la Internacional Socialista) para abajo y las pegas están reservadas para los suyos. Tanto, que con ellos puede hacer vista gorda de sus propias acusaciones y contradecirse nombrando a quienes ha cuestionado. ¿Se imagina que algún político de centroderecha fuera nombrado en un puesto así en la ONU? Simplemente impensable.
¿Cómo lo logran? Muy fácil: en la Asamblea vota un sinnúmero de países pequeños y pobres, que lo son porque siguen políticas socialistas. Son mayoría y deciden sin contrapeso. A tal nivel, que Estados Unidos ni se desgastó oponiéndose al nombramiento de Bachelet, pero su embajadora hizo la pega y le puso vara alta al expresar la esperanza que la acción de ella sirva para subsanar la “omisión del Consejo (de Derechos Humanos, del cual EE.UU. se automarginó por su doble estándar) para abordar los abusos extremos contra los derechos humanos en Occidente, en Venezuela y Cuba en particular”. Algo que nuestro gobierno de centroderecha jamás hubiera hecho: se limitó a manifestarle su alegría y desearle éxito.
Bachelet se sentía tan segura del nombramiento que no sintió necesario empezar a respetar los códigos internos de la ONU, que impiden inmiscuirse en la política interna de los países miembros. Así, en una entrevista dada cuando aquél ya era un hecho, no se privó de criticar el manejo del gobierno, calificando la economía de “debilucha”, y los dichos del entonces ministro de Educación. Sabe que la cúpula de la ONU no se lo exigirá: ella es de izquierda.
Es incomprensible que los políticos de centroderecha no reclamen por las permanentes acciones de los organismos internacionales en favor de la izquierda chilena (ejemplos abundan). Es de esperar que no sea porque creen que los pueden nombrar en algo cuando salgan del poder.

MÁS SOBRE VOCES

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.