Libertad de cátedra

0 46

Señor Director:

Podría continuar sin fin la controversia sobre las palabras del Papa acerca de las uniones civiles (Reportajes de “El Mercurio”, 1 de noviembre). Por mi parte, pienso que solo me resta decir algo frente al peligro de que se desconozca mi derecho-deber de proponer la verdad sobre la materia, tal como honestamente la veo.

Por supuesto, agradezco que Andrés Bernasconi haya defendido (28 de octubre) mi “libertad de expresión”. Él ha precisado que solo objeta mi firma como profesor. Esto traspasaría los límites de la “libertad de cátedra”. Demarcar así una libertad respecto de la otra puede parecer un bizantinismo, casi partir un pelo en dos; pero me preocupa que la intrincada tesis juegue en manos de gente menos tolerante, que podría pretender que la potestad disciplinaria de la Universidad se ejercitara mediante alguna sanción contra un supuesto abuso de la libertad de cátedra.

Aunque es impensable que esto suceda en la UC, me permito puntualizar:

Primero, que el criterio del profesor Bernasconi sobre cuándo firmar “como profesor” olvida que se trata de una costumbre con fines de identificación, que no compromete a la institución ni menos a la ciencia. Se considera legítima siempre que la materia tenga alguna conexión con el quehacer académico en general. Nunca, hasta ahora, la he visto cuestionada. En el caso de marras, además, sucede que soy experto en Derecho Natural y, como tal, incluso según la demarcación estricta de don Andrés, estoy habilitado para cotejar una afirmación de quien sea, incluso del Papa, con una afirmación previa del Magisterio eclesial sobre la ley natural.

Segundo, el profesor Bernasconi no es consistente. En efecto, él firmó como “Profesor Educación UC” su carta del 26 de octubre, donde sostuvo que el Papa “fue elegido para su ministerio por el Espíritu Santo”; pero sucede que esta peregrina opinión excede su propio conocimiento experto. Es materia teológica. Para colmo, como cualquier teólogo sabe —lo mismo que todo católico bien instruido—, es falsa. Al Santo Padre lo eligieron los cardenales.

En cuanto al exsenador Patricio Walker, le respondí en mi canal de YouTube.

Cristóbal Orrego
Profesor de Derecho UC

https://www.elmercurio.com/blogs/2020/11/03/83177/Libertad-de-catedra.aspxCartas

Martes 03 de noviembre de 2020

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.