La nueva anormalidad

0 78

Por Javier Bazán

Cuando un acontecimiento nos saca de nuestra rutina, podemos aceptarlo transitoriamente, porque sabemos que volveremos a lo familiar y conocido, como puede ser catástrofe natural como un terremoto, la salida de un río e inundaciones.

En el momento en que apareció el virus había dos soluciones desde el punto de la medicina que los gobiernos tenían: el confinamiento y la vida normal o inmunidad de rebaño. La mayoría de los países ha optado por la primera solución y una minoría, la segunda. En ambos casos, supone volver a lo conocido.

Muchos escuchamos antes de la plandemia del Nuevo Orden Mundial dicho por diversos políticos. Incluso el actual presidente de la república, Sebastián Piñera manifestó ser partidario de ese nuevo ordenamiento político. En efecto, en la reunión de la APEC durante su primer gobierno manifestó: “Hemos tratado el tema de cómo modernizar las organizaciones y arquitectura que se creó después de la Segunda Guerra Mundial en Bretton Woods, y estamos hablando de modernizar el Fondo Monetario Internacional, las instituciones financieras internacionales, el Banco Mundial, Naciones Unidas para tener una estructura y arquitectura de gobierno mundial que nos permita enfrentar los problemas del presente”. A los chilenos no se nos preguntó. Cuando el ex ministro de Salud del actual gobierno, Jaime Mañalich comenzó hablar de la nueva normalidad en mayo, entramos al NOM. Dudo que el presidente se haya dado cuenta.

El Nuevo Orden Mundial es una dictadura sanitaria.

El virus desatado en Wuhan fue simplemente un pretexto para imponer el Nuevo Orden Mundial.

Ahora bien, todo cambió cuando en enero y febrero comenzó aparecer diversos comerciales que hablaban de la nueva normalidad en Youtube. No puedo hablar de la televisión abierta y del cable, porque no la veo. Este nuevo comportamiento social se basa en las características que le atribuyeron al coronavirus: uno, que cualquiera persona puede contagiar a otra, incluso si está sano. Dos, que el virus está en todas partes. Para justificar el primer supuesto inventaron el concepto asintomático o vector asintomático. En esta última acepción englobaba a los niños. De ahí que se dijera que nietos no se acercarán a sus abuelos, porque los podía contagiar. El modelo en que se basaron es del perro que tiene rabia. A los perros se les da vacuna anti rabia independiente si el animal tiene ese virus.

Otra característica es que a los adultos los tratan como niños. De ahí los permisos o pasaportes, con lo cual hemos perdido la libertad de movimiento.

Como consecuencia del distanciamiento social, la política se acabó, pues para hacer ésta último hay agruparse, reunirse y manifestarse.

Hay que desinfectar todo como si las bacterias y virus con los cuales hemos vivido fueran a desaparecer. Va contra la misma naturaleza.

Nos tienen que recordar a cada rato que hay lavarnos las manos, mientras nos lavan el cerebro.

En un canal español mostraba como la Guardia Civil de Barcelona encarecía a las personas que había ido a playa a mantener las distancias. Lo que es absurdos, porque están sanas.

Enseguida supe que había algo malo. Vivíamos de uno modo antes del coronavirus y saldremos de otro. Muchos científicos han dicho que las cuarentenas draconianas o confinamiento no se justificaban. Sus opiniones no han sido escuchadas y se les tilda fake news.

¿Cuáles son las características de la nueva normalidad? El distanciamiento social y las mascarillas. Hay que agregarle que los afectos están prohibidos como saludar con la mano, abrazar y dar besos porque el otro ser humano me puede contagiar.

En las calles y establecimientos comenzaron a poner marcas en el suelo para recordarles a las personas que hay que mantener la distancia social. En ‘El Mercurio de Santiago’ aparecía una foto en primera plana.

La nueva normalidad implica asumir nuevos protocolos para diversos actos de la vida diaria. Un video que ya no encuentro decía que los templos y estadios estarán cerrados. Las multitudes estarán prohibidas y cualquiera manifestación. Si una pareja desea contraer matrimonio, solamente pueden invitar a diez personas. Si una familia va acampar, otras reglas. Obviamente, que en los colegios, jardines infantiles, universidades e institutos se guardaran las distancias entre los estudiantes. Así sucesivamente. Por ejemplo, varias aerolíneas van a prohibir las maletas de manos.

Para la gripe española murieron cincuenta millones de personas y no cambio para nada el diario vivir de los seres humanos.

Muchos académicos e intelectuales ya sea conservadores, ya liberales no se han dado cuenta que llegamos a Nuevo Orden Mundial.

La nueva normalidad es atentado a nuestra esencia como seres humanos. Va contra nuestra naturaleza humana, pues jamás en la historia de la humanidad hemos actuado así. Solamente a alguien inhumano se le podría haber ocurrido algo así.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.
¡Done ahora!