La mentira tiene patas cortas

0 105

El dirigente Mario Aguilar, en su carta de ayer mantiene sus dificultades de comprensión lectora. Aguilar confunde los hechos probados ex post con las opiniones aventuradas ex ante; el Derecho con la política y casos particulares con estadísticas generales.

Repito. Mi columna se refirió a tres casos particulares emblemáticos de DD.HH. en que la evidencia jurídica que hoy conocemos desmiente las versiones públicas originales. En el metro Baquedano no había un centro de torturas; en el “caso Maureira” la violación ha sido descartada y en el “caso Gatica” no resultó lesionado un testigo de una manifestación pacífica, sino un protagonista de un combate callejero. No he sacado conclusiones generales a partir de esos casos particulares y Aguilar no ha aportado evidencia alguna que desmienta mis dichos.

Hoy la justicia no conoce a los culpables del caso Gatica, pero la política sí conoce a los responsables. Son los adultos de la última línea que ponen niños en la primera, para que peleen en la calle lo que ellos no son capaces de ganar en las urnas.

Si la preocupación por los DD.HH. y la dignidad de las personas de Aguilar fuera honesta y genuina, la haría extensiva a los miles de jóvenes carabineros lesionados. Pero para ellos mantiene un vergonzoso, inhumano y estruendoso silencio.

Gerardo Varela A.
Abogado

https://www.elmercurio.com/blogs/2020/04/25/78250/La-mentira-tiene-patas-cortas.aspx

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.