Juan Gonzalo Larraín, una vida de combate y servicio contrarevolucionario

2 421

La muerte llamó esta semana al alma de nuestro Director, Juan Gonzalo Larraín Campbell y -del mismo modo como será para todos nosotros- se presentó delante del Dios que nos creó y que es nuestro Divino y Misericordioso Juez.

¿Qué podrá decir Juan Gonzalo en su defensa?

“… el que persevere hasta el fin, éste será salvo”. (Mateo 24:13).

Sí, él perseveró hasta el fin, en una larga existencia de 75 años.

Comenzó su servicio en defensa de la causa católica y contra revolucionaria cuando apenas con veinte y pocos años cursaba los primeros años de su carrera de agronomía en la Universidad Católica. En esos mismos años el País se dirigía célere hacia el abismo del socialo-comunismo.

Tomó una bandera considerada entonces como anacrónica: la defensa de la Tradición, de la Familia y de la Propiedad privada. Levantó ese estandarte en medio de las calles y lo defendió, al punto de ser varias veces herido, en verdaderas batallas campales contra una izquierda que proclamaba “ni un paso atrás”.

Acompañó al autor del libro “Frei el Kerensky chileno” por varios países, entre los cuales Venezuela y Méjico, alertando a la opinión de esos países contra las artimañas de los partidos demócratas cristianos del Continente.

Su temperamento y su porte eran los de un guerrero. Él no nació para ser un mediocre funcionario, ni un simple profesional. Fue un alma grande que abrazó con generosidad una causa mucho mayor que él: la Contra Revolución.

Gran admirador de las tesis del Profesor Plinio Corrêa de Oliveira en su ensayo “Revolución y Contra Revolución”, hizo de ellas lo que está descrito como las características esenciales del Contra Revolucionario: “En estado actual, contra-revolucionario es quien: • Conoce la Revolución, el Orden y la Contra-Revolución en su espíritu, sus doctrinas y sus métodos respectivos. • Ama la Contra-Revolución y el Orden cristiano, odia la Revolución y el “anti-orden”. • Hace de ese amor y de ese odio el eje en torno del cual gravitan todos sus ideales, preferencias y actividades”.

Si tuviéramos que resumir sus casi 60 años de militancia, diríamos precisamente esto. Juan Gonzalo Larraín conoció el espíritu revolucionario en la democracia cristiana de la década de los 60’ y lo rechazó profundamente, pues amaba el orden verdaderamente cristiano, contrario a la lucha de clases y favorable a la sociedad armónicamente desigual; e hizo de ese “amor y de ese rechazo”, el centro de su existencia.

Esa dedicación lo llevó a residir a partir de la década de los 70’, hasta sus últimos días, en la ciudad de San Pablo, en Brasil, donde pudo colaborar por muchos años con el Profesor Plinio Corrêa de Oliveira, que le concedió una gran confianza y cercanía.

Sus últimos años los consagró al estudio de las enseñanzas de su “Maestro y Guía” y publicó dos libros sobre las denuncias realizadas por el Profesor Plinio desde la década de los 40’. ([i]) También fue un formador de las nuevas generaciones que oían con entusiasmo las crónicas de sus tiempos de joven en medio del Chile camino al socialismo y los temas desarrollados en innumerables conferencias y exposiciones. La revista “Catolicismo” abrió sus páginas para los artículos de su tema preferido: La acción contra revolucionaria de Plinio Corrêa de Oliveira.

Juan Gonzalo Larraín atravesó su larga existencia con nobleza y coherencia y llegó hasta el final de ella pudiendo decir como San Pablo a Timoteo, “He combatido el buen combate, he concluido mi carrera, he conservado la fe; sólo me queda recibir la corona merecida, que en el último día me dará el Señor, justo juez; y no sólo a mí, sino también a todos los que esperan con amor su venida.”(II Timoteo, 4) ”.

Que la Santísima Virgen, de quien fue esclavo de amor según la fórmula de San Luis Grignion de Montfort, lo cubra con su manto maternal y lo haga gozar de la visión eterna de su Divino Hijo por toda la eternidad.

Directorio de la Fundación Roma.

[i] Juan Gonzalo Larrain Campbell, “Plinio Correa de Oliveira denuncia la revolución progresista en sus orígenes, en el libro En Defensa de la Acción Católica. Actualidad, eficacia e influencia en la historia de la Iglesia”. Editorial Art Press, 2017. https://www.pliniocorreadeoliveira.info/BIO_201704_plinio_em_defesa.htm. En breve se publicará la misma obra en italiano.

Juan Gonzalo Larraín Campbell, “Plinio Corrêa de Oliveira: Previsiones y Denuncias en defensa de la Iglesia y de la civilización cristiana”, 2001. Otra edición ampliada se publicó en el 2009, editorial Petrus, en portugués y en castellano. Los interesados en el libro pueden solicitarlo al correo froma@vtr.net      para leer en línea: https://www.pliniocorreadeoliveira.info/PyD_0001.htm

 

2 Comments
  1. Alvaro Orozco Carballo says

    Creo que es muy necesario un libro de actualizacion historica no doctrinal de “Defensa” estudiar como una vez que estos errores se infiltran en el evento Vaticano II son reasumidos por “la linea media o tercera fuerza” en las Conferencias del CELAM y CELAMS regionales y desde alli impulsan la teologia de la liberacion y el socialismo, refutando sidstematicamente esta recdepcion y trasmision, motor inicial y custodia permanente del progresismo mas radical

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.