Indulto a delincuentes

0 125

Este proyecto de ley es una vergüenza. Más aún por el hecho de que lo promuevan quienes han sido elegidos mediante el voto para proscribir la violencia y hacer del diálogo la única herramienta de transformación política y social”.

El proyecto de ley promovido por los senadores Latorre, Allende, Muñoz, Provoste y Navarro que busca indultar a los detenidos e imputados por ataques a la autoridad, destrozos y saqueos desde el 18 de octubre de 2019 en adelante constituye una ofensa a las miles de víctimas de esos delitos y un atentado a nuestro Estado de Derecho.

Indultar a quienes han destruido buses y estaciones del Metro, la infraestructura, la normalidad de los barrios, han saqueado el comercio y han incendiado iglesias, resulta justificable para estos senadores de izquierda. En su particular visión, los autores de estos delitos serían víctimas, “muchachos a los que el sistema dejó fuera” y cuyo actuar sería entendible y justificable, puesto que ocurrió “en un marco de graves y masivas violaciones a los Derechos Humanos”.

Para una parte de la izquierda los delincuentes que causaron estos destrozos son héroes que supieron sobreponerse a una “violencia estructural del sistema”, y con su actuar violento lograron echar a andar una serie de cambios en el país que a través del diálogo por la vía institucional —es decir, por la vía política, que estos mismos senadores representan— no habrían ocurrido.

Es la vieja idea marxista de que el fin justifica los medios violentos, y ante ello, no cabe sino que como sociedad los perdonemos y admiremos. Pronto vendrán otros insensatos pidiendo que nombremos alguna plaza o avenida en su memoria.

Los senadores en cuestión no solo deslegitiman su propia función —puesto que si la violencia es justificable como medio de cambio político, ¿para qué entonces tenemos un Senado?—, sino que de paso deslegitiman los reclamos de orden, seguridad y justicia de miles de vecinos, locatarios y empresarios afectados por los destrozos y saqueos.

¿Qué les dice con su proyecto de ley la presidenta del Senado, señora Muñoz, a los vecinos del barrio Lastarria, San Borja o de la Alameda? Pues que deben considerar el destrozo de sus hogares y locales como un “mal necesario” para conseguir los cambios tan anhelados en el país, y que ese mal necesario les será recompensado en el cielo.

¿Qué les dicen las senadoras Allende y Provoste a nuestros niños y alumnos que juzgan la historia desde sus pupitres? Simplemente, que en nuestro país las cosas se ganan destruyendo, saqueando, y no trabajando, y que la labor de nuestros políticos —¡de ellas mismas!— es en realidad una farsa, porque en definitiva la última palabra la tiene la violencia.

¿Y qué le dicen los senadores Latorre y Navarro a todo ese lumpen de barras bravas, delincuentes y narcotraficantes que asola y saquea sistemáticamente todos los viernes el centro de Santiago? Pues que vayan a buscar e invitar a sus amigos delincuentes, ya que aquí la fiesta sale gratis.

Este proyecto de ley es una vergüenza. Más aún por el hecho de que lo promuevan quienes han sido elegidos mediante el voto para proscribir la violencia y hacer del diálogo la única herramienta de transformación política y social. La violencia debe ser condenada, venga de donde venga, y el indulto de estos delincuentes no puede tener cabida en nuestro país.

Felipe Alessandri Vergara, Alcalde de Santiago

https://digital.elmercurio.com/2020/12/12/A/8B3T05NE

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.