Fuera de pantalla

0 44

Este 18 tuvo algo distinto: la televisión no transmitió el Te Deum y algunos canales se restaron de la cadena nacional que lleva la Parada Militar a las pantallas. Ambas son tradiciones de la liturgia republicana de cada año en Fiestas Patrias. Pero esta vez ni siquiera el canal público -que parece recordar su carácter público y “de todos los chilenos” solo cuando pide subsidios millonarios- se dignó transmitir el Te Deum, una ceremonia que se realiza desde 1811 y que desde principios de los 70 tiene carácter ecuménico. La centenaria Parada Militar, mientras tanto, fue emitida solo por tres canales.
El motivo sería económico: los canales enfrentan presupuestos ajustados y no quieren asumir el costo que supone poner al aire esos eventos. Sienten que su responsabilidad social se manifiesta de otras maneras durante las Fiestas Patrias: ponen cintas y guirnaldas tricolores en algún rincón de la pantalla, incluyen programas costumbristas y rellenan con películas extranjeras. Ayer, por ejemplo, Canal 13 transmitió “Los 33” en el horario de la Parada Militar.

Como ciudadanos corporativos de este país, los canales de TV deberían sentir una responsabilidad especial respecto de la sociedad en la que desarrollan su labor. Tendrían que entender, como parece que lo comprendían hasta hace poco, que contar con concesiones otorgadas por el Estado y ser actores claves del espacio público conlleva algunas responsabilidades ineludibles para la integración de la sociedad en la que todos -también ellos y sus ejecutivos- convivimos.

La no transmisión del Te Deum y la ausencia de algunos canales en la emisión de la Parada Militar es, sin duda, un detalle, una minucia en medio de un sinnúmero de otras situaciones más significativas para nuestra convivencia. Pero es un detalle revelador del compromiso (o la falta de él) de la televisión abierta con aquello que nos vincula e identifica a todos como chilenos.

El mínimo ahorro que han conseguido los canales con esta decisión no pondrá en azul sus balances. Si la televisión quiere reconquistar a las audiencias, debería escucharlas más. De acuerdo con una encuesta publicada este año por el Consejo Nacional de Televisión, el 57% de los chilenos se encuentra “poco y nada satisfecho” con la TV abierta. Reclaman por la poca variedad y la baja calidad de la programación, la ausencia de contenidos interesantes, el exceso de farándula, la escasez de programación cultural y familiar. Solo el 41% cree que la TV abierta en general “permite sentirse parte de la sociedad chilena”. La solución de los problemas de la televisión pasa por un adecuado análisis de esa crítica, y no por un ahorro miserable a costa de nuestras tradiciones.

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.