“El país se asusta”

0 42

Señor Director:

El país se asusta cuando vienen los cambios, ha dicho el distinguido profesor Agustín Squella en entrevista reciente.

Es evidente que al menos una gran parte del país se asusta si se le advierte en la Carta Fundamental que los jueces serán capturados políticamente. Es evidente que una importante porción de los habitantes se siente amenazada si los jueces quedarán con una autonomía e independencia si no expropiada, al menos muy menoscabada, como lo ha destacado la Corte Suprema. Es evidente que los propios magistrados se sentirán “asustados” si sus designaciones y remociones van a quedar en manos de una entidad en la que si bien participarán jueces, la voz cantante la llevarán representantes del poder político, de las organizaciones sociales y de los pueblos originarios, con cupos asegurados.

Es evidente que los jueces se sentirán amedrentados si su desempeño va a ser “evaluado” por personas que no son jueces y que carecen de conocimientos y experiencia en materias de judicatura. Sería lo mismo que a los médicos los evaluaran en su desempeño los arquitectos. Ya he dicho muchas veces algo elemental: de judicatura saben los jueces, no ciertos mandatarios del Presidente, no los miembros de una Junta de Vecinos, no los integrantes de las comunidades indígenas, en las cuales la institución tribunales de justicia es desconocida, según ha puntualizado el senador Huenchumilla.

Se ha dicho que debe terminarse con el “besamanos”; pues bien, ahora y con las nuevas reglas, tal “besamanos” deberá practicarse no con los superiores —ministros de Corte, si es que así existió—, sino con personas absolutamente ajenas al quehacer judicial e ignorantes de los problemas inherentes a tal función.

¿Debe “asustarse” o no el país, o una parte de él, por el cerco político a los magistrados, que tarde o temprano influirá en sus decisiones, con perjuicio para los ciudadanos, que se consideran iguales ante la ley?

Couture ha dicho que el Derecho se ejerce pensando. Pues bien, quienes se encarguen de pensar, de “reflexionar, examinar con cuidado una cosa para formar dictamen” en materias judiciales deben ser los jueces, no los personeros políticos ni los amanuenses de ellos.

Carlos Künsemüller
Abogado

https://www.elmercurio.com/blogs/2022/06/11/98748/el-pais-se-asusta.aspx

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.