El Banco Central y el 10 por ciento

0 39

El Mercurio                 Editorial              15 de noviembre de 2020

El impacto de los retiros sobre el ahorro y la inversión ha sido eludido en el debate.

Un crudo análisis de los efectos de mediano plazo que la aprobación de retiros de los fondos de pensiones tendrá sobre el crecimiento y la inversión realizó el Banco Central, al presentar su Informe de Estabilidad Financiera. El pronunciamiento, formulado por su presidente, da cuenta de una realidad respecto de la cual parece no haber conciencia en el debate actual o que simplemente no se quiere considerar.

Uno de los grandes pilares del crecimiento económico de los países —y, con ello, de las posibilidades de empleo y mejores remuneraciones— es la inversión. A su vez, la acumulación de capital físico y humano requiere, en esencia, la postergación de las opciones de consumo actual a cambio de mayores oportunidades futuras.

En efecto, uno de los determinantes del dinamismo que pueda alcanzar la inversión es la existencia de acceso a financiamiento disponible en términos competitivos. Y este financiamiento proviene, fundamentalmente, del ahorro doméstico, sea de personas, empresas y eventualmente del Gobierno. De hecho, aunque el financiamiento basado en ahorro externo también esté disponible, no representa una fracción importante del financiamiento a la inversión.

Por ello, el problema del desmantelamiento del sistema de ahorro previsional individual va más allá de sacrificar mejores pensiones en el futuro como costo por anticipar el acceso a esos fondos. Esta conclusión es evidente y, aunque no parece encontrar eco en el debate parlamentario y tampoco en muchas personas que —ya sea por necesidad o por falta de conciencia respecto del futuro— abogan por los retiros, es de fácil comprensión.

Los efectos fiscales directos de esta política también son claros, toda vez que el Estado deberá solventar las pensiones solidarias de aquellos que quedarán sin fondos y que, al final del día, nunca habrán contribuido al sistema. Pero el mensaje de fondo entregado por el Banco Central es más profundo. Sin ahorro doméstico, las posibilidades de crecimiento económico son menores. Existirán quienes ahorren por su cuenta para la vejez, pero ello no podrá compensar los menores niveles de ahorro que se derivan de un sistema basado en el reparto al que, sin mayor debate y contra toda la evidencia internacional, estamos en los hechos transitando.

El acceso a fondos de decenas de miles de millones de dólares permite mitigar situaciones familiares duras en tiempo de desempleo, y con ello potenciar el consumo en el corto plazo. Pero se equivocan rotundamente aquellos que interpretan lo sucedido en los últimos meses como demostración de que los retiros no tienen costos. Los tienen, y muchos. No son inmediatos, y se irán viendo en el tiempo. Primero, en la forma de menores pensiones que recibirán los próximos trabajadores que jubilen. Segundo, en una mayor presión fiscal. Y tercero, en niveles persistentemente más bajos de ahorro e inversión.

https://www.elmercurio.com/blogs/2020/11/15/83485/El-Banco-Central-y-el-10-por-ciento.aspx

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.