Debate sobre el aborto

0 126

Manuel José Monckeberg
Señor Director:

En relación con la carta publicada por Dominique Truan, directora de la Fundación Miles, es necesario aclarar inexactitudes y datos erróneos, para que el debate sea con altura de miras y sobre la base de la verdad.

1. Ella afirma tajantemente que la cardiopatía severa que afecta al niño sería una hipoplasia del ventrículo izquierdo, lo cual no es efectivo, pues los informes médicos señalan que la afección sería canal atrioventricular desbalanceado. Ahora bien, en cualquier caso, el diagnóstico definitivo solo se puede obtener a través de exámenes y evaluaciones del recién nacido y no antes y, por tanto, es evidente que no se trata de patologías incompatibles con la vida.

2. También señala que la hipoplasia del ventrículo izquierdo tendría una mortalidad del 80%, lo cual tampoco es correcto, pues distintos estudios científicos internacionales y recientes, uno de la Universidad Católica de Chile, demuestran una sobrevida del 60%.

3. A su vez, numerosos estudios publicados a partir de 1985, son categóricos en señalar que la condición genética del Síndrome de Down no aumenta el riesgo en estas cirugías reparadoras ni empeora el diagnóstico en ningún caso. Sostener hoy lo contrario constituye, en consecuencia, un acto de flagrante discriminación.

4. La señora Truan afirma que en el sector público no se operan estas cardiopatías complejas en niños con Síndrome de Down, lo cual tampoco es efectivo. Por el contrario, solo en el Hospital Calvo Mackenna se realiza una decena de estas operaciones por año.

5. La directora de la Fundación Miles señala que, a su juicio, la causal de incompatibilidad con la vida no tiene que ver con que el niño muera días o años después. Aquí, ya no estamos frente a un problema de vacío legal, pues sostener que un niño es incompatible con la vida aun cuando puede vivir años después de nacer es sencillamente torcer la ley.

Finalmente, lamento que la señora Truan se moleste porque en mi calidad de médico utilice el término de “niño”. Sin perjuicio de que es la propia Convención de los Derechos del Niño la que incluye a aquel que está por nacer, lo cierto es que no hago más que reproducir la forma en que el 100% de las madres que he atendido en más de 30 años se refieren a sus hijos durante el embarazo.

Manuel José Monckeberg
Médico ginecoobstetra
Concejal por Providencia
https://www.elmercurio.com/blogs/2019/06/09/69976/Debate-sobre-el-aborto.aspx

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.