Asamblea soberana: la ¿bravata? de Mesina

0 130

Hernán Corral

Pocas declaraciones han sido tan transversalmente rechazadas como las de Luis Mesina, el coordinador del movimiento No+AFP e integrante de la Mesa de Unidad Social: “Se puede dar el fenómeno —dijo el dirigente— de que, dada la capacidad de movilización, los constituyentes se constituyan en la primera reunión y se autodeclaren soberanos; y se acaba todo. Se cierra el Congreso inmediatamente”.

Estas afirmaciones fueron tachadas de antidemocráticas, irresponsables y falsas. La Convención, se dijo, deberá atenerse a las reglas incorporadas al capítulo XV de la Constitución vigente en virtud del acuerdo político del 15 de noviembre pasado.

La verdad es que Mesina, quizás imprudentemente, expresó un sentimiento genuino que muchos de los políticos y académicos que propician la Asamblea Constituyente no se atreven hoy a reconocer.

Pero la idea de una asamblea que se autoproclama soberana había sido anticipada ya por algunos intelectuales, si bien de manera más alambicada. Invitamos a los lectores a escuchar el podcast de Tele13 Radio “Hay algo allá afuera”, del 22 de noviembre pasado (disponible en internet), en que el cientista político Alfredo Joignant conversa con el profesor de la U. de Chile Fernando Atria sobre el “momento constituyente” en que estaría el país. Transcribo aquí parte del diálogo. Dice Atria: “Hay dos maneras de reformar la Constitución: por la vía regular o por la que el pueblo elija… el poder constituyente lo tiene el pueblo y el pueblo ejerce el poder constituyente cuando quiera, como quiera y del modo que quiera…”. Apunta Joignant: “Es más, el poder constituyente podría hacer estallar las instituciones que lo abrigan”. Atria confirma: “El hecho de que el poder constituido no pueda aherrojar al poder constituyente juega para todos los sentidos. El poder constituyente decidirá si usar o no los mecanismos; podrá no usarlos y hacerlos estallar o podrá manifestarse a través de ellos, pero estos mecanismos ya no van a ser mecanismos normales de ejercicio del poder constituido, van a ser el mecanismo de expresión del poder constituyente”. Por ello, la reforma constitucional que da paso a una nueva Constitución no sería ejercicio del poder constituido, sino un canal que el poder constituyente podría o no encontrar adecuado para expresarse.

Joignant insiste: “Ese poder constituyente… se va a materializar en una asamblea que va a redactar una Constitución, pero como es poder constituyente esa asamblea podría sentirse no obligada a respetar los términos del acuerdo que fue firmado… ¿o no?”. Atria dice: “Esa es la pregunta que yo prefiero no responder”. A buen entendedor pocas palabras.

No son solo elucubraciones teóricas. Se ha dado en la práctica, y no es necesario recurrir a los excesos de la actual asamblea constituyente venezolana. La Asamblea Nacional Constituyente de Colombia decidió por sí misma la forma de su régimen interno, el temario y los quorum de votación. Más aún, por mayoría, clausuró el Congreso Nacional y fijó nuevas fechas para elecciones parlamentarias, por lo que Colombia vivió ocho meses sin Congreso. No fue impedimento que una sentencia de la Corte Suprema previa a su instalación le hubiera exigido respetar los tratados internacionales y el período de las autoridades elegidas.

Manifestaciones de esta autoproclamada soberanía hay también en otras asambleas constituyentes sudamericanas, como la brasileña de 1987 y la boliviana de 2006.

Las incertidumbres del Apruebo no se refieren, por tanto, solo al largo tiempo de discusión y al contenido de la Constitución. Se extienden también a si el órgano colegiado encargado de redactarla respetará los límites y condiciones previstas, y se atendrá al quorum de los dos tercios, en que tanto parece confiarse. Mal que mal, a ese órgano se le está invistiendo del “poder constituyente del pueblo”, el que, como señala Atria, puede no usar los mecanismos que los poderes constituidos le han pretendido imponer.

La asamblea soberana de Mesina, lejos de ser una bravata, es una posibilidad que debe ser tomada en serio.

https://www.elmercurio.com/blogs/2020/02/19/76492/Asamblea-soberana-la-bravata-de-Mesina.aspx

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.