Adiós, Presidente

0 79

Señor Director:

La destacada articulista Lucía Santa Cruz, en su última publicación en “El Mercurio”, pretende achacar los magros resultados del gobierno de Piñera a graves problemas objetivos, como la revuelta de octubre de 2019, a la deserción de muchos en la derecha y a la oposición implacable sufrida de parte de los partidos contrarios a su gobierno.

En lo referido a la oposición desmesurada y mezquina, acierta, pero se equivoca en los otros dos factores que menciona.

La degradación y violencia comenzó antes del 18 de octubre de 2019. Ese día comenzó la fase más orgánica y crónica; pero desde mucho antes se escaló hasta llegar al límite insostenible.

Las manifestaciones violentas, la sistemática destrucción de instituciones a través de la coacción, por ejemplo, vista en el Instituto Nacional, en el Metro, y en tantas otras partes, no tuvo respuesta alguna de un gobierno pasivo, inmutable, y así, no cumplió con su básica función de resguardar el orden público, hasta que ya fue demasiado tarde.

No nos extrañemos entonces de la llamada deserción de amplios sectores que en un principio apoyaron al gobierno. Cuando este dejó de gobernar, por cierto los desencantados, al ver sus esfuerzos de corrección infructuosos, decidieron restar su apoyo a una gestión tan poco eficaz.

Rodrigo Cooper Cortés

https://www.elmercurio.com/blogs/2022/03/12/96289/adios-presidente.aspx

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.