“Quo vadis domine?”

9 535

Príncipe católico envía Reverente y Filial Mensaje al Papa Francisco

01

Ciertos rumbos de la Santa Sede bajo el actual pontificado, en cuanto afectan a la sociedad civil, vienen despertando serias perplejidades e interrogantes en muchos ambientes católicos. Un expresivo ejemplo de ello lo da el Reverente y Filial Mensaje dirigido al Papa Francisco por S. A. I. R. el Príncipe Don Bertrand de Orleans y Braganza, el día 8 de febrero. Por la importancia y gravedad de la materia, lo resumimos aquí para los lectores interesados.

En su doble carácter de Príncipe cristiano y activo participante de la vida pública de su país como director de la campaña Paz en el Campo, Don Bertrand expone al Papa que, en las últimas décadas, el medio rural del Brasil viene siendo conturbado por una constante agitación encabezada por el Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra (MST) y la organización internacional La Vía Campesina.

Por eso expresa su consternación por la invitación que la Academia Pontificia de Ciencias envió al Sr. João Pedro Stédile, coordinador nacional del MST y representante de la Via Campesina” para participar, con los viáticos pagados por el Vaticano, de un seminario que dicha Academia realizó en Roma el pasado 5 de diciembre, sobre La emergencia de las personas socialmente excluidas.

Stédile, explica Dom Bertrand, es un marxista declarado y utilizó ese evento como tribuna para hacer propaganda de su ideología. Incluso después del simposio asistió a un mitin de la ultra izquierda altermundialista italiana, donde hizo apología de sus métodos ilegales jactándose de que, como la vía institucional “parece decisivamente bloqueada” para las izquierdas, “todo lo que el MST ha conquistado en el curso de sus 30 años de vida es debido a la práctica de las ocupaciones de masa”, o sea, a la violación sistemática de la propiedad privada rural.

Ese recurso a la ilegalidad e incluso a la violencia se debe, según Stédile, a que actualmente “la correlación de fuerzas a nivel de lucha de clases es bastante desfavorable” para los revolucionarios: las izquierdas pasan ahora por un “período de reflujo” que él propone transformar en “período de resistencia”, dedicado a “aprender las lecciones de la lucha de clases” y profundizar la formación política del MST, “estudiando Marx, Lenin, Gramsci”.

Propone asimismo reunir “todos los movimientos sociales” en un nuevo frente mundial contra el capital internacional, pues según él, los frentes anteriormente formados con ONGs y “Forums sociales” han fracasado. De esa forma, vaticina que “la curva de la lucha de clases será mundial y, por tanto, cuando comience la fase de ascensión, será así por todas partes. Y la tierra temblará”.

Agitador comunista se jacta de apoyo de la Santa Sede:

Frente a esta amenaza, Dom Bertrand expresa: “no puedo dejar de preguntarme, Santo Padre, cuál es la razón de que ese paladín de una utopía revolucionaria anticristiana y promotor de la violación sistemática de las leyes haya sido convidado por la Pontificia Academia de Ciencias”. Pues es obvio que, careciendo de apoyo popular, el interés del líder del MST sólo puede ser “utilizar a la Iglesia Católica y organismos de la Santa Sede como compañeros de ruta en su utópica aventura”.

Este aprovechamiento es reconocido por Stédile, al jactarse de haber conseguido “motivar a que el Vaticano nos ayude con la Vía Campesina y como movimientos sociales”. Y dijo que ahora espera establecer “un diálogo mayor del Vaticano con los movimientos sociales”, y que “las iglesias locales oigan a los pueblos y no al Nuncio apostólico, que es un burócrata al servicio de no sé quién”.

“¿Quiénes serían —se pregunta Don Bertrand— los miembros de esas “iglesias locales” que así descalifican al representante de la Santa Sede a pretexto de oír a “los pueblos”, sino los adeptos de la Teología de la Liberación?”

Justamente uno de los más notorios elementos de esa corriente, el ex fray Leonardo Boff, se regocijó de que Stédile y sus congéneres fueran “convocados a Roma, junto a la Sede Apostólica”; pues, según afirma, el evento toca “un tema central de la Teología de la Liberación: la emergencia de los pobres”, y así, puede significar “el comienzo de una nueva voluntad de reinventar [sic] la Humanidad”. [1] Cómo esto parece evocar el mito del “hombre nuevo” colectivista, soñado por Marx…

Los lectores que se interesen por el documento completo pueden verlo en nuestra página:  https://www.credochile.cl/destacados/quo-vadis-domine-reverente-y-filial-mensaje-a-su-santidad-el-papa-francisco-del-principe-don-bertrand-de-orleans-y-braganza/

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.