Para la Araucanía no hay ley antiterrorista

5 465

Dos pesos y dos medidas: en la Araucanía colocar bombas, metrallar inocentes, incendiar casas con sus habitantes adentro no es terrorismo. 

Ley antiterrorista en La Araucanía

 Jueves 11 de septiembre de 2014

Señor Director:

En la edición de ayer, el intendente de La Araucanía, discrepando de opiniones mías, se opone a la aplicación de la ley antiterrorista en nuestra región por ser, en su opinión, “ineficiente” y porque “no resuelve estas situaciones”. Manifiesta que los resultados son igual a cero.

Está equivocado el intendente, sus resultados no han sido cero, lo que queda demostrado en distintas condenas en el sur de nuestro país, como es el caso de los atacantes de un fiscal regional y de un ex ministro de Estado. Además, es un hecho público que en el caso del ataque a otra familia, el tribunal dio por acreditada la existencia de delito terrorista, pero no la responsabilidad del imputado.

Pero el problema más grave que subyace a las declaraciones del intendente es que él confunde dos planos distintos cuando dice que la ley antiterrorista “no resuelve estas situaciones”, en una clara alusión al denominado conflicto de connotación indígena. Aquí está el núcleo del error de la autoridad que hemos venido haciendo ver desde hace tiempo, que es darle a la violencia el tratamiento de un problema social. Es obvio que el denominado problema indígena no se resuelve con la aplicación de la ley antiterrorista, ni de ninguna ley penal. No conozco a nadie que sostenga que esas leyes existen para resolver conflictos sociales.

Lo que nosotros sostenemos es algo distinto, es que quemar vivos a dos ancianos, por ejemplo, no forma parte ni es expresión legítima de ningún problema social. Es simplemente un crimen atroz, que seguimos viendo como un acto terrorista aunque los tribunales hayan resuelto otra cosa (en fallo dividido). Las leyes penales en general, y las antiterroristas en particular, no se aplican en función de consideraciones políticas o evaluaciones sociológicas, se aplican cuando se cometen actos que caen dentro de las conductas que la norma describe y sanciona. Las leyes penales no están hechas para “resolver situaciones”, sino para impartir justicia, sancionando al delincuente, restableciendo la paz social quebrantada y reparando jurídicamente -moral y humanamente es imposible- el daño causado a la víctima.

Efectivamente, “estas situaciones” (los conflictos sociales) no se resuelven aplicando la ley antiterrorista, pero la violencia tampoco se termina ni la paz social se restablece teniendo una actitud indulgente con quienes matan, roban y queman, imponiendo el terror a una región entera.

Ahora último se escucha mucho algo que el intendente también dice y es que la ley antiterrorista es mala. En mi opinión, si tenemos una ley antiterrorista mala es porque no ha habido en el país la voluntad política de hacer una buena; si no se ha mejorado a tiempo es porque tampoco ha existido la voluntad política de cambiarla; si no tenemos más condenados es porque no ha existido la voluntad política de aplicarla, como nos ratifica el intendente con sus declaraciones.

Una consideración final, dos condenados por delitos terroristas en el sur del país acaban de recibir un beneficio para salir los fines de semana. Yo pregunto: ¿esa es la actitud con la que vamos a enfrentar el terrorismo? Nuestras autoridades deben trabajar por la paz, con convicción, en todo el país, sin discriminación. Siempre puede haber leyes mejores o peores, pero eso no hace la diferencia de verdad. La historia la cambian las personas, no las leyes.

Emilio Taladriz
Presidente Multigremial de La Araucanía

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.