Érika Muñoz, presidenta de la agrupación de apoderados Confepa:

7 479

“Siento que se nos recibió para escuchar, como un trámite más, pero no para dialogar”

La dirigenta, tras presentarse ante los diputados de la comisión de Educación, fue acusada por el presidente de la instancia, Mario Venegas (DC), de “falsear” datos.

Florencia Polanco

“Ustedes, que pueden tener a sus hijos en colegios particulares pagados, seguramente los llevan en auto. Siguiendo la metáfora del ministro (Nicolás Eyzaguirre), lo que él está diciendo es que hay que bajar de los patines a los niños de la educación particular subvencionada para que se equiparen con los municipales y vayan todos descalzos”.

Con esa frase, Érika Muñoz, presidenta de la confederación de padres y apoderados de colegios particulares subvencionados (Confepa), terminaba ayer su exposición ante los diputados de la Comisión de Educación de la Cámara, en Santiago.

Muñoz ha organizado asambleas y manifestaciones contra la reforma y ha sido recibida por el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre.

La jornada estuvo marcada por varios momentos de tensión, y en la que también participaron el socio y representante de la sociedad educacional Homel Limitada, Wladimir Homel, y la directora de la escuela Francisco Ramírez (San Ramón), Cristina Barahona.

Una de las intervenciones que molestó a Muñoz, quien dijo salir “dolida” de la sesión, fue la del propio presidente de la comisión, Mario Venegas (DC). Luego de la ronda de preguntas de los diez diputados que participaron, Venegas acusó a Muñoz de “falsear” información en su presentación de power point .

“Han estado usando una encuesta que tenía otros fines con el propósito de afirmar sus argumentos, y esto me parece a lo menos poco serio, porque cómo puedo creer que usted no persigue otros intereses”, le dijo el diputado a Muñoz.

Venegas se refería a la “Encuesta educación escolar” que realizó el Centro Democracia y Comunidad en 2012, y que arroja, entre otros datos, que 68% de los encuestados prefiere un colegio particular subvencionado para sus hijos que uno municipal. Ante las acusaciones del presidente de la comisión, reaccionó el diputado Jaime Bellolio (UDI), quien buscó la encuesta por internet y dijo que los datos eran legítimos.

“El presidente nos acusa de falsificar datos y no es verdad. Es una palabra fuerte y fea”, dijo Muñoz, quien, acompañada de otras apoderadas, señaló que “llegamos con la esperanza de dialogar y ser escuchados, pero nos vamos dolidos y confundidos. Siento que se nos recibió para escuchar, como un trámite más, pero no para dialogar”

Las críticas al proyecto que pone fin a la selección, el copago y el lucro que presentó Muñoz se resumen en dos puntos: el temor de que los establecimientos donde estudian sus hijos cierren y que con el fin del financiamiento compartido la calidad de los planteles donde ellos estudian baje.

“Terminando con el copago se termina también con lo que enriquece los proyectos educativos y si el aumento de la subvención nos asegurara lo que se necesita en Chile, que son mínimo $170 mil, nadie estaría en contra del copago”, sostuvo.

Otro momento tenso se dio en el pasillo, cuando una apoderada del colegio José Arrieta (La Reina) increpó a la diputada Camila Vallejo (PC) por la compra de colegios. Mientras la apoderada sostuvo que se debería permitir a los sostenedores arrendar los inmuebles para seguir operando, Vallejo retrucó que eso era “un despilfarro”.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.