Frase de la Semana

0 407

“No es correcto afirmar que Lutero inicialmente tenía buenas intenciones, queriendo decir que fue la rígida actitud de la Iglesia la que lo empujó por el camino equivocado. No es cierto: Lutero luchaba contra la venta de indulgencias, pero el objetivo no era la indulgencia como tal, sino como un elemento del sacramento de la penitencia (…) Por lo tanto, es inaceptable que se afirme que la reforma de Lutero “fue un acontecimiento del Espíritu Santo”. Es lo contrario, se produjo contra el Espíritu Santo.”.

Cardenal Muller, “Bussola Quotidiana”, Octubre 2017.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.