Sacerdote del norte de la China pide no renovar acuerdo chino-vaticano.

0 41

El sacerdote alega que el acuerdo no contribuye con la defensa de la fe.

Gaudium Press / InfoCatólica  2/08/20

En sus publicaciones, Asia news, la agencia de prensa oficial del Pontificio Instituto Católico Romano para Misiones Extranjeras, ha ido presentando una serie de reportajes investigativos sobre la situación de la Iglesia en China. Esto como antesala a la fecha (septiembre) en que se vence el acuerdo provisional entre China y la Iglesia Católica.

Hoy nos presenta una carta de un sacerdote del norte de China que se nombra el Padre John. Esta es la traducción de la carta:

«En mi opinión, las conversaciones y negociaciones entre China y el Vaticano reflejan la preocupación y el cuidado del Papa por la Iglesia en China. Ha intentado de todas las formas posibles romper las cadenas que atan nuestros cuerpos y corazones. Para algunos, esto tiene sentido porque ya no tienen que soportar los problemas de consagración [legal o ilegal] o comunión sacramental causados ​​por China.

A menudo, en el pasado, algunas personas se han aprovechado de la benevolencia del Papa; para la salvación de las personas, él siempre ha perdonado, y nunca ha logrado ser tan duro para castigarlos o abandonarlos, siempre dispuesto a liberar sus corazones de cadenas y cargas. Pero la verdad del asunto es que los corazones de estas personas nunca han sentido el peso de su carga. Lo más crítico es que el Papa quizás haya subestimado el deseo de poder de algunas personas, su voluntad de mantener el control total sobre la Iglesia.

La acción de la Iglesia es destruida o debilitada

Puedo garantizarle que la presión ejercida sobre la Iglesia en varios lugares es cada vez mayor, hasta que es destruida o al menos su influencia se debilita, excepto cuando la Iglesia reemplaza la fuente de su fe con la del Gran Líder Kim il -sung [un apodo cáustico para el presidente de China Xi Jinping]. En algunos lugares, tal reemplazo ya se ha hecho. En cierto sentido, el Acuerdo casi ha legitimado la consecución de este objetivo.

Si el Papa no hubiera justificado inconscientemente esto, esto habría continuado sin dudarlo, la única diferencia es que a sus promotores les habría faltado una pantalla para ocultar su intención. Por ejemplo, en una diócesis o parroquia en Hujian [probablemente Fujian], se pidió a los sacerdotes que registraran sus nombres y ubicaciones, o de lo contrario, sus actividades no habrían sido autorizadas.

Los menores no pueden ir a la Iglesia

En “Huonan” [probablemente Henan], una diócesis o parroquia ya se ha registrado, con la prohibición de que los menores vayan a la iglesia, bajo pena de ser clausurados. En una parroquia, a los menores ya no se les permite ir a la iglesia; y más tarde, cuando la iglesia aparentemente no cumplió con las restricciones de coronavirus, se cerró al público.

En otros lugares, si un condado tiene demasiadas iglesias protestantes, se puede pedir que cierren hasta una docena, y los funcionarios del gobierno citan cualquier cantidad de razones para hacerlo, como que la congregación es demasiado pequeña o cita sus problemas financieros. En cualquier caso, el trabajo de los funcionarios está hecho.

Esto no sucede en todas partes. Incluso en los momentos más oscuros de la historia, algunos funcionarios han actuado concienzudamente y protegido a los inocentes. Sin embargo, algunos temen que ellos también puedan enfrentar problemas en un entorno cada vez más difícil. Creo que el Papa no puede salvarnos de esta situación. Lo mejor es dejar las cosas como están, o quizás esperar [una solución] en la próxima generación».

Padre John, sacerdote, norte de China.

https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=38302

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.