Restaurando la belleza de la Iglesia: artistas restauran imágenes en tiempos de vándalos

0 41

Artistas especializados están desafiando «la cultura de lo desechable» para renovar la majestad de las imágenes católicas que atraen los corazones y las mentes hacia la belleza de la santidad.

Peter Jesserer Smith                   InfoCatólica                    17/12/20

La iglesia católica de San Miguel se levanta como su centinela homónimo sobre una ciudad que necesita la presencia de la iglesia. Para los fieles que cruzan su umbral, las puertas de esta iglesia neogótica están abiertas de par en par para revelar un espectáculo de luz y color. Alrededor del santuario de Rochester, Nueva York, y sobre el altar hay imágenes que, a pesar del paso de decenios, han sido restauradas en su esplendor por una artista local y feligresa desde hace mucho tiempo.

«He estado haciendo esto durante 18 años y empecé realmente por accidente», le dijo Arlene Miller al National Catholic Register. Otra de las parroquias de la ciudad vendía algunas hermosas imágenes y antes que dejar que se las llevaran, un grupo de San Miguel las compró para adornar su parroquia, que se parece a una catedral, y le pidieron a Miller que restaurara su belleza y ayudara a añadir riqueza a las personas que viven en una de las partes más pobres de la ciudad. «Luego lo hice todo en San Miguel», dijo sobre la iniciativa de la restauración.

Miller es una de esas artistas cuya vocación abarca desde repintar a restaurar imágenes devocionales católicas en una era en la que los objetos rotos, y con demasiada frecuencia, las personas rotas como los de Rochester, terminan siendo desechados. Miller atribuye a su madre el haber comenzado su amor por la pintura, cuando le dio una caja de pinturas que había ahorrado para comprar y algunos restos de telas que había en el ático.

La joya de la corona de la obra de Miller, le dijo al Register, es el Nacimiento de la iglesia de Rochester. Pacientemente limpió, restauró con barro y luego repintó con colores cada una de las figuras para capturar la luz de la noche de Navidad. La restauración fijó la montura del camello de uno de los Reyes Magos, resanó los miembros rotos de los corderos, e hizo que los tres Reyes Magos parecieran majestuosos. En la misa del gallo en San Miguel, estas imágenes están en el centro delante del altar.

«Todos nos convertimos en amigos», dijo Miller. «Una vez alguien entró y me preguntó: ¿estás hablando con ellos?». Ahora, la gente trae sus imágenes para devolverles la vida, desde una imagen rota de San Miguel y el Niño Jesús de Praga al que le falta la cruz del mundo que lleva en su mano hasta una de la Virgen a la que le faltan las manos. Todas estas imágenes tienen un significado especial para la gente, pero Miller dijo que, sobre todo, llevan a las personas a la presencia de Dios. «Estas imágenes te mantienen alerta y te recuerdan: «Ah. si, Dios, debo rezarle hoy», dijo.

En unos tiempos en los que las imágenes católicas han sido noticia por ser vandalizadas, restauradores especializados las están rescatando, o incluso sacando la belleza latente que hábiles manos humanas pusieron en ellas, el tipo de belleza que no puede ser reemplazado por la producción en masa de la imaginería moderna. De manera parecida a Miller, Sheila Lehman, una pintora decorativa de interiores en Arcadia, California, llegó al negocio de la restauración de imágenes por hacerle un favor a su parroquia. Le pidieron que restaurara una imagen de madera bastante dañada y empezó a aplicarle numerosas habilidades técnicas y conocimientos de pintura y color a la restauración. Reflexionando mientras veía la imagen terminada y restaurada de vuelta en su lugar en el santuario, Lehman se dio cuenta de una cosa mientras caminaba de vuelta a casa. «Podría hacer esto siempre», pensó para sí misma.

Lehman se dirigió a las parroquias del sur de California y se encontró con un negocio estable, al que llamó «Paint Changes Everything» (la pintura lo cambia todo). El nuevo negocio se expandió con el boca a boca. Como testimonio de su habilidad y la belleza del producto final, Lehman provee a sus clientes fotos del «antes y después» de las imágenes que ha restaurado. »Esas fotos son como mi curriculum», dijo. Una de las fotos que muestra a los futuros clientes, normalmente pastores y personal de las parroquias, es una estación del Viacrucis, la décimosegunda, que se estrelló contra el suelo cuando el alambre que la fijaba a la pared de la iglesia se rompió.

El diseño original de la obra de arte de los años 20 tenía fallos que tuvo que subsanar en la restauración, añadiendo una combinación de vigas de soporte, madera y epoxy. «Esa es aun probablemente a día de hoy la pieza más compleja que he hecho», dijo. Lehman dijo que una de las cosas más hermosas del trabajo de restauración es que está rodeada de estas bellas imágenes mientras trabaja en su estudio. Algunos proyectos se hacen fuera del estudio: tal como el de la restauración de una imagen de la Virgen de Gracia, de estilo barroco español, que ha sido vandalizada en 2019, con excrementos, por razones desconocidas, ya sea por maldad, por alguna afección mental o por ambas.

Independientemente del proyecto, a la gente le encanta ver las imágenes a las que se les ha devuelto la belleza. «La gente se vuelve loca cuando las ve de vuelta», dijo. «Y tú estás profundamente feliz de hacer algo bello de nuevo».

Siendo una niña en el oeste de Pensilvania, la artista Mary Birkos se sentaba en el banco de la iglesia católica y se deleitaba con la belleza de la luz y el color que encontraba en el santuario. «Yo era pobre, y solía sentarme en la iglesia y miraba todas aquellas bellas obras de arte», dijo Birkos. Se sentía atraída por la pintura, pero su familia no podía permitírselo. Sin embargo, ella les preguntó a las religiosas de un colegio católico si necesitaban ayuda, y a cambio, le dieron pinturas, brochas y materiales muy preciados por ella.

Birkos finalmente haría el trabajo de su vida pintando subida a un andamio, adornando iglesias por toda Pensilvania durante 50 años. La iglesia que inspiró su vocación fue derribada para construir un edificio moderno que carecía de la belleza del original, un acontecimiento que fue doloroso para Birkos. Ahora ya casi con setenta años, sus días de andamios han terminado, pero la restauración de imágenes continúa.

«Siempre estaba haciendo algo que me encantaba», dijo, aunque por muy hermoso que sea el trabajo, paga poco al artista. «Para mí, la forma adecuada de hacer una imagen es la misma que cuando haces una pintura», dijo. El encuentro personal con la Belleza en este trabajo es una experiencia espiritual en sí misma. «Te afecta», dijo, resaltando la singularidad del trabajo a través del proceso de dar un paso atrás y verlo terminado y resplandeciente. «Te hace llorar».

Peter Jesserer Smith

https://www.infocatolica.com/?t=opinion&cod=39400

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.