Müller: “Un sacerdote debe desobedecer al obispo que ordena cualquier cosa contra el Evangelio”. Comunión a los no católicos

0 247

El cardenal Gehrard Müller, anteriormente prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha hecho una intervención importante hace pocos días en LifeSiteNews, y de la cual hoy se hace eco en italiano La Nuova Bussola Quotidiana. Nos parece interesante relanzarlo y subrayarlo porque representa un elemento de claridad en un momento de extrema confusión en la Iglesia.

El purpurado se refería, sobretodo, a la controvertida cuestión de la comunión a los cónyuges no católicos de los cónyuges católicos; un problema llegado a Roma que parecía resuelto desde Roma, pero que tal vez no lo fue y no lo es, dado que todavía una buena parte de los prelados de Alemania se impacientan para poder dar la Eucaristía a todos y cada uno.

Les remitimos a la lectura de la Nuova Bussola Quotidiana y de LifeSiteNews, para aquellos que conozcan el italiano o el inglés, si quieren tomar conciencia de la declaración íntegra de Müller. Pero nos parece útil reportar algunas frases.

Los obispos socavarían su autoridad si exigieran obediencia a violaciones contra la ley moral natural y enseñanzas falsas sobre cuestiones doctrinales y morales. Obviamente, el ex arzobispo de Washington, McCarrick, ha pedido a los seminaristas y sacerdotes que cometan actos inmorales al abusar de su poder para recompensar o castigar a las personas. Este es solo un aspecto del escándalo de abuso. También hay una incapacidad fundamental para enfrentarlo, es decir, que uno no quiere ver su origen en el declive de la moral sexual, y que, por lo tanto, se niega a drenar esta ciénaga “

“Sería igualmente grave si un obispo, apelando a la” obediencia religiosa ” que los sacerdotes y fieles de su diócesis le deben (Lumen gentium25), les pidiera una proclamación y un cuidado pastoral que se desviase de la “verdad ” de los Evangelios” ( Gal 2:14).

“En este caso, cada católico, y en particular cada pastor, tiene el deber, como lo hizo San Pablo hacia San Pedro, de “oponerse abiertamente a él en la cara, porque tenía que reprocharle” (Gálatas 2:11). Desafortunadamente, no solo tenemos “pastores” como San Pablo. Algunos obispos son liberales, es decir, indulgentes e indiferentes en la doctrina, sí, casi relativistas, mientras que al mismo tiempo actúan de manera hiper autoritaria hacia los católicos ortodoxos y solo saben aplicar amenazas y castigos “.

“Un obispo que impone sanciones contra los sacerdotes quienes, en este caso y con razón lo desobedecen, abusa de manera tan seria de su autoridad apostólica que debe responder por esto ante un tribunal eclesiástico pontificio. Pero aquí se deben aplicar criterios objetivos. Incluso si los acuerdos subjetivos tras los bastidores dan una ventaja por un momento a los jugadores individuales que desean adquirir poder, la autoridad del Magisterio y especialmente del Papa se debilita permanentemente”.

En la práctica, se afirma que es lícito que un sacerdote, y no solo un sacerdote, desobedezca a una autoridad de la Iglesia si pide, ordena o impone algo que se desvíe de la verdad de los Evangelios. Esto nos parece una declaración casi banal y para otros explosiva en el contexto histórico en el que se encuentra la Iglesia hoy. Del mismo modo que es importante, porque en la última frase se refleja una lúcida lectura de lo que estamos experimentando. En ella se advierte contra el peligro de que la lectura ambigua y subjetiva, en realidad, socave la autoridad del Magisterio de manera irreversible. Quien tenga oídos para escuchar …

 

Traducido por Montse Sanmartí para Como Vara de Almendro

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.