Monseñor Chaput: seguir la voluntad de Dios es la respuesta a nuestros tiempos oscuros

A LOS ESTUDIANTES DE LA UNIVERSIDAD DE MARY EN BISMARCK

0 286

InfoCatólica 24/03/19

Hay una escena en medio de El Señor de los Anillos, una serie de fantasía escrita por el autor católico J.R.R. Tolkien, donde la búsqueda para destruir un anillo maligno y todopoderoso parece ser absolutamente desesperanzada. La oscuridad y el peligro han rodeado y acosado a Frodo, el pequeño hobbit finalmente recibió la misión de destruir el anillo, desde que puso un pie fuera de la Comarca, el hogar idílico y seguro que dejó para esta búsqueda.

Esta fue la escena que el Arzobispo Charles Chaput referenció a los estudiantes de la Universidad de Mary en Bismarck, Dakota del Norte, mientras les hablaba sobre sus vocaciones y el propósito de sus vidas el miércoles por la noche.

En un momento de desesperación, notó Chaput, Frodo se dirige a su amigo más fiel, Samwise Gamgee, un hobbit que se ha negado a dejar a Frodo, y le pregunta si vale la pena continuar con una misión aparentemente imposible.

Sam dice que sí: «Porque hay algo bueno en el mundo, señor Frodo, y vale la pena luchar por ello».

Las Dakotas, anotó Chaput anteriormente en su discurso, se parecen mucho a la idílica Comarca de la que provienen esos hobbits: seguros, en muchos aspectos idílicos, y casi nunca el centro de atención.

«He servido como obispo en 3 diócesis diferentes, y cada una ha sido una gran bendición de amigos y experiencias. Los he amado a todos. Pero mi primer amor es la Diócesis de Rapid City, Dakota del Sur», dijo Chaput.

«Hay una belleza y cordura en los Dakotas que no puedes encontrar en ningún otro lugar. También creo que el diablo tiende a enfocarse en lugares como Nueva York y Washington y a ver lugares como Bismarck como menos importantes, que es su error. Significa que se pueden hacer muchas cosas muy buenas aquí, justo debajo de su nariz», dijo.

Pero al igual que los hobbits no se quedaron en la Comarca, Chaput notó, también los cristianos son llamados a salir de sus hogares y lugares de formación para participar en el mundo y difundir el Evangelio.

«Llega el día en que los hobbits son llamados a abandonar sus hogares para acudir a una gran guerra entre el bien y el mal por el alma del mundo entero, una guerra en la que juegan el papel decisivo, precisamente porque son pequeños y con tan poca importancia aparente», dijo.

Pero el mundo exterior tiene una necesidad desesperada de rehacer, anotó Chaput, incluso desde dentro de la Iglesia Católica.

El reciente aluvión de escándalos de abuso sexual en la Iglesia puede hacer que parezcan tiempos muy oscuros, dijo.

«Muchas personas muy buenas están enojadas con sus líderes en la Iglesia por el escándalo de abuso, y con razón. No quiero disminuir esa ira porque la necesitamos; tiene raíces sanas y rectas», dijo.

Pero la respuesta correcta a esa ira justa no es un resentimiento venenoso, sino una respuesta de humildad y amor que purifica tanto al individuo como a la Iglesia, dijo, al igual que Santa Catalina de Siena, quien a través de su santidad y persistencia convenció al papa de trasladarse de regreso a Roma.

«Dios nos llama a todos, no solo a renovar la faz de la tierra con su Espíritu, sino a renovar el corazón de la Iglesia con nuestras vidas; hacerla joven y hermosa una y otra vez, para que ella brille con su amor por el mundo. Esa es nuestra tarea. Ese es nuestro llamado. Eso es lo que es una vocación: un llamado de Dios con nuestro nombre en él».

También hay mucha oscuridad en el mundo que viene de fuera de la Iglesia, anotó Chaput.

«La vida estadounidense de hoy está preocupada por 3 grandes preguntas: ¿Qué es el amor? ¿Qué es la verdad? ¿Y quién es Jesucristo?», dijo. «El mundo secular tiene respuestas a cada una de esas grandes preguntas. Y son falsas».

El mundo define el amor únicamente con las emociones y la compatibilidad sexual, mientras que define la verdad como algo que solo se puede observar a través de datos objetivos y medibles, dijo. El mundo también dice que Jesucristo fue un buen hombre en una larga línea de buenos maestros, pero en última instancia es solo una buena creencia supersticiosa en lugar de una persona real que es el Hijo de Dios y el Salvador del mundo.

«La clave de todas estas respuestas seculares es la siguiente: no solo son falsas, sino también peligrosas. Reducen nuestro espíritu humano a nuestros apetitos. Bajan la imaginación humana y la búsqueda de sentido a lo que podemos consumir. Y debido a que el corazón humano anhela un significado que la cultura secular no puede proporcionar, anestesiamos esa hambre con ruido, drogas, sexo y distracciones. Pero el hambre siempre vuelve», dijo.

El mundo secular ofrece respuestas fáciles, anotó, pero no ofrece respuestas satisfactorias a algunas de las preguntas más profundamente humanas que se podrían plantear: «¿Por qué estoy aquí? ¿Qué significa mi vida? ¿Por qué las personas que amo envejecen y mueren? ¿Volveré a verlos?, dijo. El mundo secular no tiene una respuesta satisfactoria a ninguna de estas preguntas. Ni tampoco quiere que hagamos tales preguntas debido a su ceguera autoimpuesta; no puede tolerar un orden superior al de sí mismo; hacerlo lo obligaría a comportarse de una manera que no quiere comportarse. Y así odia, como Caín lo hizo, a aquellos que buscan vivir de otra manera».

La respuesta a todas estas preguntas, dijo Chaput, no es una teoría o ecuación, sino la persona de Jesucristo.

«Es la única guía confiable para nuestro viaje por el mundo. Los cristianos lo siguen como lo hicieron los apóstoles porque en él y en su ejemplo, Dios nos habla directamente y nos guía en el camino a casa a su reino. Para decirlo de otra manera, Jesús no es solo la encarnación de Dios, sino también la encarnación de lo que debemos ser».

Y el mensaje de Jesús es que cada vida es «irrepetible y preciosa, tiene un significado y un propósito que Dios pretende solo para ti. Sólo para ti», dijo.

Para muchas personas, esto significará vivir la vocación del matrimonio y testimoniar a Cristo entre la familia, los amigos y los lugares de trabajo, «y dejarás tu huella en el mundo con un testimonio cotidiano de la vida cristiana», dijo.

«El matrimonio y la familia son cosas muy buenas», agregó, y los laicos son llamados no solo a ser «ayudantes» del clero más sagrado, sino a compartir la misma responsabilidad en la promoción de la misión de la Iglesia.

«Recuerda que al considerar tu futuro», dijo. Dios también llama a algunos a ser testigos radicales de santidad en el sacerdocio o en la vida religiosa consagrada, dijo.

«Los religiosos son testigos vivientes de la conversión radical y del amor radical; una prueba constante de que las Bienaventuranzas son más que simples ideales, sino el camino hacia una vida nueva y mejor», dijo.

«Y los sacerdotes tienen el privilegio de tener al Dios de la creación en sus manos. Sin sacerdotes, no hay Eucaristía. Sin la Eucaristía, no hay Iglesia. Y sin la Iglesia como una comunidad viva y organizada, no hay presencia de Jesucristo en el mundo».

Las claves para encontrar la vocación y el propósito en la vida son el silencio y la oración, que dejan espacio para la voz de Dios, dijo.

«Hacer tiempo para el silencio y la oración debe ser la principal práctica de Cuaresma para todos nosotros, pero especialmente para cualquiera que busque la voluntad de Dios para su propia vida».

Entonces, en lugar de lamentarse por el hecho de que los tiempos son malos, Chaput instó a los estudiantes a recordar que están viviendo en este momento por una razón, y pueden, por su santidad y testimonio de sus vidas, remodelar los tiempos.

«Como el obispo, San Agustín que vivió en un momento en que todo el mundo parecía desmoronarse, y la Iglesia misma estaba luchando contra las amargas divisiones teológicas. Pero cada vez que su gente se quejaba de la oscuridad de los tiempos, él les recordaba que los tiempos son hechos por las elecciones y acciones de las personas que los habitan», dijo.

«En otras palabras, hacemos los tiempos. Somos los sujetos de la historia, no meramente sus objetos. Y a menos que trabajemos conscientemente para mejorar los tiempos con la luz de Jesucristo, entonces los tiempos nos empeorarán con su oscuridad».

«Hay algo bueno en el mundo y vale la pena luchar», reiteró Chaput, recordando nuevamente al Señor de los Anillos. «Esa es una descripción bastante buena de la vocación que Dios nos pide a cada uno de nosotros».

http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=34502

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.