Mons. Nicola Bux: “Señor, haz que el Papa y los obispos no sigan la quimera del mundo nuevo”.

0 113

InfoVaticana                                                  5 de diciembre de 2020

En vista de las festividades de Fin de Año, Mons. Nicola Bux ha enviado una reflexión en forma de oración a todos los amigos de Duc in altum.

Mons. Nicola Bux

Oh, Señor Jesús, mi Salvador, haz que tu venida, antigua y siempre nueva, haga crecer en la Iglesia la fe en ti y no en el progreso del mundo, que aparta e incluso sustituye las cosas últimas que nos esperan: la muerte, el juicio, el infierno o el paraíso. Haznos comprender que la promesa de la felicidad está unida a ella y no a este mundo, porque tu reino no es de este mundo.

Las ciencias no han mejorado la condición del mundo y no han traído a la tierra el paraíso; los sistemas totalitarios, que lo prometían con su ideología, han fracasado. También los intentos actuales de construir el futuro bajo el nombre de Nuevo Orden Mundial, expresado de manera cada vez más evidente en la ONU, son un engaño, porque fijan los límites del bienestar diciendo que los recursos se están agotando y recomendando no preocuparse por quienes ya no son productivos o no pueden esperar en una determinada calidad de vida. Tú, que eres el Creador y el Señor del mundo, ¿podrías permitirlo?

Por consiguiente, te suplico, abre los ojos a los hombres de Iglesia, empezando por la jerarquía, para que se den cuenta de que esta nueva ideología no propone a los hombres el sacrificio necesario para alcanzar un bienestar general, sino una estrategia para reducir el número de comensales a la mesa de la humanidad, para que no se toque la pretendida felicidad que algunos han alcanzado.

Te pido ahora por la mujer, a la que te dirigiste en los Evangelios con este extraordinario nombre: hazle comprender que su autorrealización no la obstaculizan ni la familia y la maternidad, sino que, al contrario, constituyen su especificidad femenina, que no se puede anular ante la ideología de un ser humano indiferenciado y uniforme. Ayúdala, Señor, a no tener miedo de ser madre, como hizo tu Madre María, porque el hijo que nace no es una amenaza para su yo y su libre desarrollo, y que comprenda que en el momento en que se le desaconseja amar, se le impide ser mujer.

Haz que el papa y los obispos no sigan la quimera del mundo nuevo, sino que ayuden a los cristianos antes que a otros a alzar la voz. Así serán verdaderamente proféticos, porque hablarán claramente al mundo. De hecho, ¿cómo pueden ser respetados y promovidos los derechos de los más pobres cuando el hombre es presa de los celos, la angustia, el miedo e incluso el odio? ¿Cómo pueden las prácticas abominables y contradictorias que, por un lado, pretenden y, por el otro, rechazan la vida (esterilización, aborto, anticoncepción sistemática, útero de alquiler, eutanasia) devolver la alegría de vivir y de amar?

Oh Señor Jesús, ayuda a los laicos cristianos a luchar de manera firme contra este pseudo-nuevo humanismo, sin desviar la mirada de la vida eterna, que confiere a la existencia terrena su responsabilidad, su grandeza y su dignidad. Son los rasgos fundamentales de la imagen cristiana del hombre, el contenido concreto, políticamente realista y realizable que Tú fijaste y que el papa Juan Pablo II expresó a menudo, de una “civilización de la verdad y el amor”.

Este es el antiguo y siempre nuevo orden del mundo, en una palabra, la paz que Tú, oh Jesucristo, traes con tu venida a todos los hombres de buena voluntad, con la ayuda de María, Tu Madre. Amén.

Nicola Bux

Publicado por Aldo Maria Valli en su blog, Duc in Altum.

https://infovaticana.com/2020/12/25/nicola-bux-senor-haz-que-el-papa-y-los-obispos-no-sigan-la-quimera-del-mundo-nuevo/

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.