El cardenal Zen acusa al cardenal Parolin de dar un discurso repugnante y lleno de mentiras sobre el acuerdo Vaticano-China.

0 61

El cardenal Joseph Zen, obispo emérito de Hong Kong, ha elevado el tono de sus críticas al cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, al que acusa de manipular a Benedicto XVI y de engañar a Francisco en lo relacionado con el pacto entre la Santa Sede y la dictadura comunista china.

NCR/InfoCatólica 8/10/20

El cardenal Joseph Zen rechazó las afirmaciones de que el Papa Benedicto XVI aprobó en forma preliminar el acuerdo entre el Vaticano y China de 2018 y acusó al secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, de «manipular» al Papa Francisco sobre el compromiso de la Iglesia con China. En un artículo publicado en su blog el 7 de octubre, ‘Per amore della verità non tacerò‘, el cardenal Zen, obispo emérito de Hong Kong, ofreció una crítica extensa y personal de un discurso pronunciado el 3 de octubre por el cardenal Parolin sobre la historia y el futuro de la actividad misionera de la Iglesia en China.

«Leí el discurso del Cardenal Parolin», dijo el Cardenal Zen. «¡Es repugnante!» «Como no es estúpido e ignorante, he llegado a la conclusión de que dijo una serie de mentiras a sabiendas», asegura el purpurado chino, quien añade que «lo más repugnante es el insulto al venerable Benedicto XVI al decir que aprobó en su momento el acuerdo firmado por la Santa Sede hace dos años, sabiendo que nuestro dulce y gentil Benedicto ciertamente no saldrá a negarlo».

El cardenal Parolin dijo en su discurso del 3 de octubre que el objetivo pastoral del acuerdo era liberar a las iglesias locales para «dedicarse a la misión de proclamar el Evangelio» y reiteró el compromiso del Vaticano con una renovación provisional del mismo, que expira el 22 de octubre.

«Para que el diálogo dé frutos más consistentes es necesario continuarlo», dijo el secretario de Estado en un acto con motivo del 150 aniversario de la presencia del Pontificio Instituto para las Misiones Extranjeras (PIME) en China.

Parolin citó al papa Benedicto XVI en su discusión sobre los esfuerzos misioneros de la Iglesia en China. El Papa Benedicto, que había citado a su propio predecesor, San Juan Pablo II, dijo en 2007: «No es un misterio para nadie que la Santa Sede, en nombre de toda la Iglesia Católica y, creo, en beneficio de toda la humanidad, espera abrir un espacio de diálogo con las autoridades de la República Popular China, en el que, una vez superados los malentendidos del pasado, podamos trabajar juntos por el bien del pueblo chino y por la paz en el mundo».

El cardenal Parolin también citó al cardenal Giovanni Battista Re, decano del Colegio Cardenalicio y ex prefecto de la Congregación para los Obispos, quien dijo en marzo, según el cardenal Parolin, que «el Papa Benedicto XVI [aprobó] el proyecto de acuerdo sobre el nombramiento de obispos en China, que solo fue posible firmar en 2018». El cardenal Zen cuestionó los supuestos comentarios del cardenal Re y calificó de «muy ridículo y humillante» que «sea ‘utilizado’ una vez más para respaldar las falsedades del muy eminente Secretario de estado».

Acusó al cardenal Parolin de «mentir» sobre la aprobación de Benedicto XVI de un borrador de acuerdo con China y de manipular al Papa Francisco sobre el acuerdo. «El cardenal Parolin sabe que está mintiendo, sabe que yo sé que es un mentiroso, sabe que le diré a todo el mundo que es un mentiroso, así que además de descarado, también es audaz».

Los cristianos en China han seguido siendo perseguidos y acosados ​​por las autoridades, dijo el cardenal Zen, «a pesar del acuerdo». Sin embargo, «parece que para salvar el acuerdo, la Santa Sede está cerrando los dos ojos a todas las injusticias que el Partido Comunista inflige al pueblo chino», dijo. Parolin dijo que había visto señales de que el acuerdo estaba ayudando a unificar a los católicos clandestinos con los miembros de la CPCA, y «definitivamente» ayudaría a la Iglesia a evitar consagraciones ilícitas de obispos en el futuro.

Ha habido «malentendidos» sobre el acuerdo, dijo, reconociendo que si bien todavía hay «muchos otros problemas» que enfrentan los católicos en China, no se pueden abordar todos a la vez.

«Sabemos que el camino hacia la normalización total seguirá siendo largo, como predijo Benedicto XVI en 2007», dijo Parolin. Además enfatizó que el acuerdo «se refiere exclusivamente al nombramiento de obispos», y el Vaticano ha señalado que no se han realizado más consagraciones ilícitas desde que se firmó el acuerdo en 2018.

El cardenal Zen descartó que tal cosa sea un logro valioso.

«Todos los obispos legítimos, pero en una Iglesia objetivamente cismática, ¿eso es bueno? ¿Es un progreso? ¿Es este el comienzo de qué tipo de viaje?»

El acuerdo entre el Vaticano y China les dio a los funcionarios del PCCh voz en la ordenación de obispos, pero también permitió la aplicación de la «chinización» en asuntos de la Iglesia, dijo el cardenal Zen. La política de chinización, anunciada por el presidente chino Xi Jinping en 2015, tiene como objetivo reforzar la identidad china y comunista en todas las prácticas religiosas del país. Ha incluido instruir a las iglesias para que eliminen las imágenes de los Diez Mandamientos y las reemplacen con dichos del presidente Mao y Xi.

El cardenal Parolin dijo anteriormente que «la inculturación es una condición esencial para un buen anuncio del Evangelio que, para dar fruto, requiere, por un lado, salvaguardar su auténtica pureza e integridad y, por otro, presentarlo según la experiencia particular de cada pueblo y cultura ». «Estos dos términos, ‘inculturación’ y ‘chinización’, se refieren entre sí sin confusión y sin oposición», dijo el cardenal Parolin en 2019.

Un obispo chino, el obispo John Fang Xingyao de Linyi en la provincia de Shandong, dijo en noviembre de 2019 que «el amor por la patria debe ser mayor que el amor por la Iglesia y la ley del país está por encima del derecho canónico. »

A semejante argumento, el cardenal Zen advierte que la política del Partido Comunista Chino de «chinización» de la religión «no es lo que entendemos por inculturación, es la religión del Partido Comunista, done la primera divinidad es el país, el partido, el líder del partido». «¿Cómo puede el Muy Eminente decir que todo esto no tiene nada que ver con el acuerdo? ¿Se puede cortar la vida en pedazos?».

El cardenal también acusó al cardenal Parolin de manipular al Papa Francisco sobre el acuerdo. «Me preguntarán: ¿dice usted que el cardenal Parolin manipula al Santo Padre? Sí, no sé por qué el Papa se deja manipular, pero tengo pruebas para creerlo y eso hace que sea menos doloroso y repugnante criticar a la Santa Sede».

https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=38818

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.