Cardenal Tobin tampoco irá al cuestionado Sínodo de los jóvenes

0 67

El Cardenal Tobin, elegido personalmente por Francisco, no asistirá al Sínodo de los Jóvenes. El cardenal Joseph Tobin, arzobispo de Newark, seleccionado hace solo unas semanas por Su Santidad, ha anunciado que no asistirá al Sínodo de los Jóvenes que se iniciará en Roma el próximo día 3 de octubre, pretextando “obligaciones pastorales”.

El Sínodo de la Juventud, que tendrá lugar durante tres semanas en Roma a partir del 3 de octubre, corre camino de parecerse al Encuentro Mundial de las Familias de Dublín de este verano en lo que se refiere a cancelaciones de última hora. En esta ocasión se ausentaron de sus intervenciones programadas el Cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington, y el Cardenal Sean O’Malley, responsable de la Comisión de Protección a la Infancia vaticana.
Ya contamos ayer el caso del obispo auxiliar holandés Rob Mutsaerts, que alegó expresamente su disconformidad con la celebración de un sínodo sobre la juventud cuando la cúpula eclesiástica aún no ha dado respuesta al gravísimo asunto de los escándalos de encubrimiento de abusos sexuales.
De hecho, han sido numerosas las voces que han aconsejado posponer la celebración de este sínodo, entre otras la del arzobispo de Filadelfia, Charles Chaput, quien alegaba que los obispos convocados “carecen de toda credibilidad”. Chaput ha vuelto a la carta con una durísima crítica al documento introductorio del sínodo que glosamos en estas mismas páginas.

Pero la ausencia de Tobin no es como la de un obispo auxiliar sin importancia seleccionado por su propio episcopado, sino la de todo un cardenal cuya participación en el sínodo fue decidida por el propio pontífice.

“Este Sínodo es un momento de importancia única en la vida de la Iglesia, y me honra haber sido nombrado por el Santo Padre como partícipe de esta reunión especial cuyo tema, Jóvenes, Fe y Discernimiento Vocacional, es de vital interés para la Iglesia hoy y en el futuro”, escribe Tobin en una carta dirigida a los fieles de su diócesis. “Sin embargo, como ya sois conscientes, la Archidiócesis de Newark sufre considerable-mente como consecuencia de la crisis que sigue en desarrollo. Tras las revelaciones de este verano pasado, no podría verme ausente durante un mes de nuestra diócesis y alejado de vosotros, quienes habéis sido confiados a mi cuidado. Tras someterlo a la oración y a consultas, escribí al Papa Francisco pidiéndole que me dispense de asistir, pero asegurándole que apoyo firmemente los objetivos del Sínodo y que acataría cualquier decisión suya”.

Que la Archidiócesis de Newark tiene ‘problemas’ no lo duda nadie; que no pueda prescindir de Tobin durante un mes, en cambio, es algo que está más abierto a debate.
Newark es la archidiócesis en las que se produjeron algunos de los peores escándalos cuando su titular era el defenestrado ex cardenal Theodore McCarrick. Por su parte, Tobin es un de sus ‘protegidos’, es decir, del grupo de clérigos que lograron la tiara en buena medida debido a la enorme influencia de McCarrick en la Curia romana en general y en la Congregación de Obispos en particular. Otros tres de estos aupados por influencia de McCarrick serían su sucesor en Washington, Donald Wuerl, que ya ha anunciado que ‘discutirá’ en breve sobre su renuncia, Blase Cupich, Arzobispo de Chicago y Kevin Farrell, en tiempos su vicario general y ahora prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida.
De todos ellos se sostiene que, contra lo que suele ser la costumbre, ni siquiera ocupaban alguno de los tres primeros puestos de la lista que se manda a Roma con motivo del nombramiento de un nuevo obispo para que el Papa elija entre ellos.
En particular, Tobin ha destacado por una adhesión especialmente conspicua a la nueva Curia romana, por presidir una archidiócesis donde los grupos LGBTI católicos se enseñorean de algunas parroquias y de un misterioso lapsus en Twitter al que no se ha dado una explicación convincente.
Es, pues, perfectamente legítimo sospechar que “sus actuales obligaciones” es un pretexto formulario, de protocolo, y que las razones de Tobin para no asistir -o de la propia Roma para sugerirle que su presencia no era ya conveniente- son otras de distinta naturaleza.

https://infovaticana.com/2018/09/21/tobin-tampoco-ira-al-cuestionado-sinodo-de-los-jovenes/

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.