Sin pan ni pedazo

0 32

EDUCACIÓN, 

De sentido común

SIN PAN NI PEDAZO

La Tercera, 27 DE MAYO DE 2016, José Ramón Valente

Quienes nos opusimos a la reforma tributaria, lo hicimos basados en la convicción de que el proyecto del gobierno iba a deteriorar la capacidad de crecimiento de nuestro país. Los argumentos eran sencillos: para crecer se requiere invertir, y para invertir se requiere ahorro. La principal fuente de ahorros en Chile son las utilidades reinvertidas de las empresas (aquella parte que no se paga en dividendos a los accionistas). Si reducimos los incentivos a la reinversión de utilidades, cae el ahorro, cae la inversión y cae el crecimiento.

La contra argumentación del gobierno tenía dos versiones. Una para la galería, según la cual no había nada de qué preocuparse, pues la reforma tributaria simplemente no afectaría el crecimiento.

La otra versión, la que daban los técnicos de la Nueva Mayoría (NM) en privado a los técnicos de oposición, era bastante más sofisticada y sin demagogia, aunque a mi juicio igualmente equivocada. En esta segunda versión la reforma tributaria sí afectaría negativamente el ahorro, la inversión y el crecimiento, pero sólo transitoriamente.En el largo plazo, la mayor inversión en educación redundaría en un aumento de las tasas de crecimiento de Chile a niveles mayores de los que existían previos a la reforma. De manera que en el neto la reforma tributaria combinada con la reforma educacional serían pro crecimiento.

Habiendo pasado prácticamente dos años desde que se presentó la reforma tributaria, está claro que los efectos negativos de la misma se están sintiendo con fuerza en el país. La tasa de ahorro ha caído, la tasa de inversión también y el crecimiento económico está por el suelo. De ahí el enojo de la ciudadanía con el gobierno. La versión para la galería era claramente engañosa, por decir lo menos. Pero, ¿qué pasa con la versión privada de los técnicos de la NM? Lo cierto es que no hay visos de que la reforma educacional vaya a aumentar la calidad de la educación en Chile. Los proyectos que se han presentado, y lo que se sabe de los que vienen, tienen que ver con el lucro, la participación del Estado en la educación, el copago de los padres y la gratuidad de la educación superior. Ninguno de dichos proyectos aborda el tema calidad. Por lo cual no es esperable que el eventual aumento en la productividad de los trabajadores chilenos que debía producirse con la reforma educacional termine materializándose.

En esas circunstancias los chilenos nos vamos a quedar sin pan ni pedazo. La reforma tributaria terminará dañando la capacidad de crecimiento de largo plazo de la economía chilena, tal como lo previmos quienes nos oponíamos a ella. Una potente señal de que este sombrío panorama se está materializando la entregan las cifras de crecimiento de cinco años plazo, que realiza semestralmente el FMI. Desde abril del 2014 a la fecha, ha recortado cuatro veces la tasa de crecimiento proyectada para Chile a un plazo de cinco años. Ahora la versión privada de los técnicos de la NM ya reconoce que la mala calidad de las reformas educacionales no permite augurar un aumento de la productividad.Lamentablemente la versión para la galería no ha cambiado.

http://voces.latercera.com/2016/05/27/jose-ramon-valente/sin-pan-ni-pedazo/

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.