Referéndum o golpe a la democracia

0 320

El Mercurio – Cartas –  1° de octubre de 2017

Señor Director:

Tuve la oportunidad histórica de estar presente en Barcelona, en uno de los encuentros finales de la campaña de Artur Mas para acceder al gobierno de Cataluña.

Convergencia y Unión, movimiento político que respaldaba su gobierno, representaba en aquel entonces a cerca de un 40% del electorado y contaba con el respaldo de amplios sectores representativos de una Cataluña pujante y ganadora.

La posición del nuevo gobierno era la tradicional idea de seguir convirtiendo a los catalanes en grandes impulsores de su desarrollo, y desde luego ser reconocidos como actores especiales y distintos de una España variopinta en sus orígenes y que ya hace más de 500 años se convierte en un sólido Estado.

Diferentes situaciones van desgastando la unidad y fortaleza del movimiento tradicional que da respaldo al gobierno de Artur Mas, que hoy cuenta con un insignificante respaldo.

Los sucesivos vaivenes de aquel gobierno, atenazado por diversos escándalos de corrupción, entre los cuales destaca el del histórico Presidente Jordi Pujol, padre político de Mas, termina por hundir la importancia y trascendencia política de Convergencia, ya abandonada por sus socios de Unión de Durán i Lleida.

Sin saber cómo ni cuándo, la seria y emprendedora Cataluña cae de mano en manos de su izquierda más radical (CUP). Hace unas horas se ha conocido en la vorágine de noticias una especialmente significativa. La CUP ha notificado al gobierno de Puigdemont que habrá una «Trinchera de resistencia» de no declararse la independencia. Ello confirma que los anarquistas, cuya sede ha estado desde hace mucho en esas tierras, han tomado el control de quienes tras bambalinas son los reales detentores del proceso en curso.

Con el «Populismo» puesto en boga, en el acontecer de muchos países, sea de un signo o de otro, hoy España está a punto de ser objeto de un golpe a su democracia, ya que está claro que no habrá un referéndum como lo prescriben la Constitución y las leyes vigentes, y así lo ha declarado la justicia y formalmente el Tribunal Constitucional.

Las tres más grandes colectividades políticas españolas se han pronunciado en el mismo sentido y han declarado que el proceso secesionista impulsado por el gobierno de Carles Puigdemont no está ajustado ni en la forma ni en el fondo a las normas vigentes, como también, anecdóticamente, lo ha declarado en Chile el conocido cantautor independentista Joan Manuel Serrat.

Así las cosas, los efectos adversos para Cataluña se traducen en la falta de confianza y seguridad de reglas de juego estables y claras, y la propia Unión Europea advierte que no reconocerá una situación de hecho como la descrita.

Este virtual «salto al vacío» que produciría una declaración de independencia, viciada y al margen de la institucionalidad, y desde un balcón de la demagogia y el populismo, se enfrentará a una sólida España, hoy la más pujante del concierto europeo y que al decir de Otto von Bismarck hace más de un siglo, no será desestabilizada ni por los propios españoles.

Sergio Romero Pizarro, ex embajador de Chile en España 

http://www.elmercurio.com/blogs/2017/10/01/54576/Referendum-o-golpe-a-la-democracia.aspx

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.