Partido ¿Demócrata Cristiano?

0 26

El Mercurio – Cartas

Sábado 17 de septiembre de 2016

 

Señor Director:

El aborto implica eliminar deliberadamente al hijo que una madre lleva en su seno; implica, por lo tanto, excluir de la sociedad a aquellas personas que se considera “no deseadas”. El Cristianismo, por su parte, reconoce el valor de la vida del que está por nacer, oponiéndose firmemente a la práctica del aborto.

No puedo menos que poner de relieve esta contradicción esencial: poco de demócrata y menos de cristiano tiene un partido gracias a cuyos votos se podrá, eventualmente, aprobar una ley de aborto. Acentúa esta contradicción -si es que es posible acentuarla- el hecho de que el partido se ha beneficiado por décadas de su condición de “cristiano”, con el fin de obtener el voto de un importante sector de la sociedad que adhiere a las ideas que profesa el Cristianismo.

Quiero subrayar, en fin, la escasa claridad de conceptos y la tibieza con que algunos dirigentes de dicho partido dicen oponerse al aborto en su vida privada, pero que no pueden imponer sus ideas al resto. Tales dirigentes no alcanzan a advertir que la ilicitud del aborto es, antes que un tema de fe, una cuestión racional, que logra imponerse por sí misma, sin necesidad de echar mano a creencias religiosas.

Es de esperar que en la votación del proyecto de ley de aborto los parlamentarios democratacristianos honren el nombre, la historia y la tradición de su partido, factores estos que, en definitiva, llevan a las personas a inscribirse en uno y no en otro partido.

Fernando Ugarte Vial

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.