Nuestro Señor Jesucristo, Rey del universo

0

José María Iraburu  –  InfoCatólica    –   25.11.17

«Todos los pueblos, Señor, vendrán a postrarse en tu presencia». El corazón de la Iglesia en este domingo, fiándose de esa profecía, está pleno de una esperanza absolutamente cierta… ¿Pero está verdaderamente viva la fe de esta esperanza en la mayoría de los cristianos de hoy?… Son muchos los que dan por derrotada a la Iglesia en la historia del mundo. 

Sin embargo, nuestras esperanzas son las mismas promesas de Dios en las Sagradas Escrituras. En ellas los autores inspirados nos aseguran una y otra vez que «todos los pueblos vendrán a postrarse en tu presencia, Señor, y bendecirán tu Nombre» (Sal 85,9; cf. Tob 13,13; Is 60 y otros profetas; Mt 8,11; 12,21; Lc 13,29; etc.). El mismo Cristo nos asegura que «habrá un solo rebaño y un solo pastor» (Jn 10,16). Y que, finalmente, resonará grandioso entre los pueblos el clamor litúrgico de la Iglesia:

«Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios, soberano de todo; justos y verdaderos tus designios, Rey de las naciones. ¿Quién no te respetará? ¿quién no dará gloria a tu Nombre, si sólo tú eres santo? Todas las naciones vendrán a postrarse en tu presencia» (Ap 15,3-4).

Siendo ésta la ciertísima esperanza de los cristianos, no tenemos ante el mundo ningún complejo de inferioridad, sino que lo vemos con inmensa compasión. No nos asustan sus persecuciones, ni nos fascinan sus halagos, y tampoco nos atemorizan los ataques de la Bestia, potenciada por el Diablo, que «sabe que le queda poco tiempo» (Ap 12,12). Los cristianos sabemos con toda certeza que el Príncipe de este mundo ha sido definitivamente vencido por Cristo. Por eso no queremos ser cómplices del mundo. «Nosotros somos de Dios, mientras que el mundo entero está bajo el Maligno» (1Jn 5,19). Que la Iglesia, «sacramento universal de salvación» (Vat. II, LG 48; AG 1), con la fuerza salvadora de Cristo, evangelice a todos los que hoy dicen: «no queremos que Él reine sobre nosotros» (Lc 19,14). Que todos busquemos la salvación en el único Salvador que Dios ha dado al mundo: «venga a nosoros tu Reino» (Lc 11,2); «ven, Señor Jesús» (Ap 22,20).

* * *

Cristo vence, Cristo reina, Cristo impera. Cada día confesamos en la liturgia –quizá sin enterarnos de ello– que Cristo «vive y reina por los siglos de los siglos. Amén». No sabemos cuándo ni cómo será la victoria final del Reino de Cristo. Pero habiéndosele dado a Cristo resucitado, en su ascensión a los cielos, «todo poder en el cielo y en la tierra» (Mt 28,18); siendo el Rey del universo, el Rey de todas las naciones; teniendo, pues, sobre la historia humana una Providencia omnipotente y misericordiosa, estamos bien seguros de la victoria final de Cristo, que todo lo sujetará a su imperio benéfico.

Reafirmemos nuestra fe y nuestra esperanza. La secularización, la mundanización, es decir, la complicidad con el mundo, el horizontalismo inmanentista, la debilitación y la falsificación del cristianismo proceden hoy del silenciamiento y olvido de Cristo Rey hoy, y mañana Rey en la Parusía. Sin la esperanza viva en la segunda Venida gloriosa de Jesucristo, único Rey y Salvador del mundo, los cristianos malviven defraudados, y caen en la apostasía. Para evitar la persecución del mundo esconden su identidad cristiana, y acaban por renegar de ella.

Acto de consagración del género humano a Jesucristo Rey

Enchiridion Indulgentiarum, nº 27. La versión española que sigue es la publicada en 1995, hoy vigente, y traduce el texto original latino de 1986.

 «Jesús dulcísimo, Redentor del género humano, míranos arrodillados humildemente en tu presencia. Tuyos somos y tuyos queremos ser; y para estar más firmemente unidos a ti, hoy cada uno de nosotros se consagra voluntariamente a tu Sagrado Corazón. Muchos nunca te han conocido; muchos te han rechazado, despreciando tus mandamientos. Compadécete de unos y de otros, benignísimo Jesús, y atráelos a todos a tu Sagrado Corazón.

«Reina, Señor, no sólo sobre los que nunca se han separado de ti, sino también sobre los hijos pródigos que te han abandonado. Haz que vuelvan pronto a la casa paterna, para que no mueran de miseria y de hambre. Reina sobre aquellos que están extraviados por el error o separados por la discordia, y haz que vuelvan al puerto de la verdad y a la unidad de la fe, para que pronto no haya más que un solo rebaño y un solo pastor.

«Concede, Señor, a tu Iglesia una plena libertad y seguridad. Concede a todo el mundo la tranquilidad del orden. Haz que desde un extremo al otro de la tierra no se oiga más que una sola voz : Alabado sea el Divino Corazón, por quien nos ha venido la salvación. A él la gloria y el honor por los siglos. Amén.

«Al fiel cristiano que rece piadosamente el precedente acto de consagración del género humano a Jesucristo Rey se le concede indulgencia parcial. La indulgencia será plenaria si este acto se reza públicamente en la solemnidad de nuestro Señor Jesucristo Rey».

José María Iraburu, sacerdote

http://infocatolica.com/blog/reforma.php/1711251218-466-nuestro-senor-jesucristo

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.