La Universidad jesuita de Georgetown invita a la presidenta de la principal multinacional proabortista en América

0 329

ABORTO

CECILE RICHARDS, DE PLANNED PARENTHOOD

La Universidad jesuita de Georgetown invita a la presidenta de la principal multinacional proabortista en América

La Universidad jesuita de Georgetown invita a la presidenta de la principal multinacional proabortista en AméricaSegún ha sabido la Cardinal Newman Society (CNS), la Universidad de Georgetown, de la Compañía de Jesús, invitará en el mes de abril, para dar una conferencia, a Cecile Richards, presidenta de la Federación Americana de Planned Parenthod (PPFA).

InfoCatolica 7/03/16

(Life Site News) «Este es el último de una larga serie de escándalos en la Universidad de Georgetown», ha dicho el presidente de la CNS. «Disfrazado como un acto académico, esto no es sino una plataforma de apoyo al aborto en una universidad católica y delante de las narices de los obispos católicos, presentando a una mujer perversa que defiende la venta de diferentes parte de los cuerpos de los niños abortados y, además, responsable de la muerte de millones de niños abortados».

El estudiante que preside el ‘Fondo para Conferencias’ de la universidad, confirmó a la CNS por medio de un correo electrónico, que la Sra. Richards hablará en Georgetown en Abril pero, añadió, que aún estaba pendiente la fecha exacta y el tema de su charla. El formato del acto está por acordar, pero el ‘Fondo’ desearía un tiempo mínimo de 30 minutos para ‘Ruegos y Preguntas ‘. De todas maneras, el acto no estará abierto al público; solo se podrá asistir previa invitación y los periodistas, y aquellos que tengan un documento de identidad de la Universidad Georgetown.

El ‘Fondo para Conferencias’ es una organización estudiantil, de ideario independiente, que trata de enriquecer la experiencia académica de la comunidad de Georgetown. El Fondo procura traer conferenciantes al campus para iluminar, educar y, a veces, divertir.

La Sociedad Newman se puso en contacto con el departamento de comunicaciones de la universidad Georgetown para comentar la preocupación de que la más antigua universidad católica del país, fuera a recibir a la Sra. Richards, a la vista de la naturaleza de su carrera profesional y su público apoyo al aborto, pero no se ha recibido respuesta alguna a la hora de publicar esta noticia. Como cabeza visible de la PPFA del Fondo de Acción de Planned Parenthood, la Sra. Richards promociona a diario posicionamientos y actividades que contradicen directamente la enseñanza de la Iglesia católica sobre la dignidad de la persona humana y sobre la sexualidad humana.

Los obispos prohibieron actos así

En el documento publicado en 2004, con título «Los católicos en la vida pública», los obispos americanos prohibieron a las instituciones católicas que honrasen de cualquier manera a aquellos que «actúan en total desafío a nuestros principios morales», con «premios, honores o facilitando plataformas que pudieran sugerir apoyo a sus acciones».

Más aún, en la «Ex corde Ecclesiae», la constitución apostólica que regula el funcionamiento de las universidades católicas, de san Juan Pablo II, se establece que «las enseñanzas de la Iglesia y su disciplina deben influir en todas las actividades de la universidad … Cualquier acto oficial o compromiso de la universidad debe estar de acuerdo con su identidad católica».

Según los informes anuales de la PPFA sobre abortos producidos, la Sra. Richards ha ‘supervisado’ la muerte de más de 2.800.000 bebés desde que se hizo cargo de la organización en 2006. Los abortos provocados aumentaron significativamente desde 2006 al 2011, hasta que han empezado a disminuir lentamente después (2014: 323.999 bebés matados; 2013:327.653; 2012: 327.166; 2011: 333.964; 2010: 329.445; 2009: 331.796; 2008: 324.008; 2007: 305.310; 2006: 289.750 bebés asesinados. Total: 2.893.091 vidas perdidas.

Además de ser conocida como el mayor facilitador de abortos de Estados Unidos, Planned Parenthood promociona el uso de medicinas anticonceptivas, así como aparatos para evitar el embarazo (incluida la abortiva contracepción de emergencia), y también anima a los jóvenes a masturbarse y a tener relaciones sexuales. Estas prácticas son consideradas por la Iglesia como moralmente perversas.

Las fuertes protestas públicas para quitar la financiación gubernamental a Planned Parenthood, comenzaron con energía el pasado año, al conocerse por vídeos rodados ocultamente que demostraron que los empleados de Planned Parenthood se dedicaban a vender partes de los cuerpos de los bebés abortados. Planned Parenthood recibe cerca de cinco mil millones de dólares cada año, tanto del gobierno federal como de los gobiernos de los diferentes Estados de la Unión. Con esa causa, el Comité de Justicia y el de Control y Reformas del Gobierno, del Parlamento americano, han iniciado sus propias investigaciones, basados en la información de aquellos videos.

La Conferencia americana de obispos católicos (USCCB) manifestó, al conocer los vídeos, que ellos demuestran el fallo de Planned Parenthood en «respetar la humanidad y dignidad de la vida humana». Igualmente, reclamó que se le retiren los fondos oficiales. Las revelaciones más recientes sobre las intenciones de Planned Parenthood de vender tejido fetal obtenido en los abortos, así como el alterar los métodos de aborto, no en interés de la salud de las mujeres que se someten a él, sino simplemente, para obtener órganos intactos, sin daño, en la última demostración de su insensibilidad hacia las mujeres y sus hijos no nacidos, es lo que ha despertado a muchos americanos.

Recientemente, la USCCB publicó ‘Los hechos de Planned Parenthood’, con una lista de 11 puntos clave sobre la peligrosa naturaleza de la organización y su continua lucha por conseguir más apoyo legal para el aborto y la contracepción.

La Sra. Richards ha atacado públicamente a los obispos americanos por su oposición al aborto, argumentando que estaban en contra de las mujeres al defender la enseñanza católica sobre el derecho a la vida. En 2009, la Sra. Richards escribió que «si los obispos llegaban a tener razón, el sistema nacional de salud haría que las mujeres americanas se convirtiesen en ciudadanas de segunda clase».

«El peligro, desde luego, no es simplemente que los obispos traten de erosionar décadas de acceso legal al aborto y a la contracepción en América. Su dura línea opositora a los derechos de las mujeres pone en peligro también a millones de mujeres de todo el mundo», según la Sra. Richards, quien añadió, «El esfuerzo en criminalizar el acceso al aborto seguro pone en peligro a la mayoría de las mujeres del mundo en desarrollo, que son las mujeres por las que creo que los obispos deberían estar más preocupados».

 

Feliz de haber matado a un hijo no nacido

 

En octubre de 2014 la Sra. Richards admitió que ella había tenido un aborto y añadió que «no fue una decisión difícil». Cuando en Febrero de 2014 se le preguntó cuándo empieza la vida humana, la Sra. Richards respondió que «se debatirá durante siglos», antes de establecer que ella creía que la vida de sus propios hijos no empezó hasta que nacieron.

 

Esta no es la primera vez que el ‘Fondo para Conferencias’ ha invitado al campus a personas altamente controvertidas porque su carrera profesional y las causas a las que apoyaban estaban en frontal contradicción con las enseñanzas morales de la Iglesia. En 1999 el ‘Fondo’ invitó a Larry Flint, creador y editor de la revista pornográfica’ Hustler’. Georgetown defendió la intervención de Flynt en el campus en base a su política de promover la libertad de expresión en la universidad.

 

El Arzobispo William Lori, de Baltimore, que entonces era Obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Washington, criticó a la Universidad y al entonces Presidente de la misma, el Padre Leo J. O’Donovan, S.J., por permitir a Flynt que hablase en Georgetown. Hablando en nombre del Cardenal James Hickey, ausente del país en aquel momento, el Obispo Lori dijo de la presencia de Flynt en la universidad que «es absolutamente contraria a la identidad católica de Georgetown. Este acto de la Universidad es indefendible».

 

«Una universidad católica no debe facilitar medios a los que favorecen la degradación de la mujer, conductas inmorales, o las opiniones contra la religión que representa el Sr. Flynt», dijo el obispo Lori. «La presencia del Sr. Flynt no tiene nada que ver con la libertad de expresión»

 

Traducido por “Laudetur IesusChristus” del equipo de traductores de InfoCatólica

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.