La modificación de la Humanae Vitae podría causar daños incalculables a la Iglesia

13

InfoCatólica – 21/09/2017


El padre George Woodall advierte contra poner en tela de juicio la prohibición de la Iglesia contra la anticoncepción artificial contenida en la encíclica Humanae Vitae.

Cualquier decisión papal que ponga en tela de juicio la prohibición de la Iglesia sobre la anticoncepción artificial, ya sea expresa o implícitamente, haría «un daño incalculable al magisterio de la Iglesia», advirtió un especialista en teología moral.

El P. George Woodall, profesor de teología moral en el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum de Roma, también expresó su preocupación porque una comisión encargada de examinar y revisar la encíclica Humanae Vitae del Beato Paulo VI provoque «serios problemas» si la «revisión», aboga por excepciones que permitan la anticoncepción artificial en oposición a la enseñanza moral de la Iglesia.

Dijo que también debilitaría la capacidad de la Iglesia para combatir el relativismo moral y desencadenaría «una nueva crisis pastoral al menos tan grave» como la que siguió a la publicación de la encíclica que conmemora su quincuagésimo aniversario el próximo año.

La reafirmación de Pablo VI respecto a la enseñanza infalible de la Iglesia de que el uso de anticonceptivos es «intrínsecamente desordenado» llegó en un momento en que el mundo occidental estaba adoptando la anticoncepción de manera generalizada, convirtiéndola en una de las encíclicas más controvertidas y resistidas de la historia de la Iglesia. Inmediatamente muchos clérigos y académicos rechazaron rotundamente las enseñanzas de Humanae vitae.

Carácter profético de la Humanae Vitae
Muchos, sin embargo, defienden vigorosamente como profético el carácter de la Humanae Vitae, argumentando que la aceptación generalizada del control artificial de la natalidad ha separado los propósitos unitivos y procreadores de las relaciones sexuales, llevando a la sexualización de la cultura en Occidente, la promiscuidad, el aborto legalizado, el colapso del matrimonio, e infligiendo un profundo daño a la familia. A medida que se acerca el 50 aniversario de la promulgación de la encíclica, varios intentos de algunas de las figuras más importantes de la Iglesia están ahora en marcha para desafiar la encíclica.

Preocupaciones del padre Woodall
A este respecto, el P. Woodall ha explicado sus preocupaciones, centrándose en los peligros de que cualquier revisión utilice la misma clave interpretativa de Amoris laetitia, afirmando erróneamente que aunque la práctica pastoral se ha alterado, la doctrina sigue siendo la misma.

Ha habido importantes acontecimientos desde la encíclica de Pablo VI, en particular la confirmación por parte de Juan Pablo II de su cuerpo doctrinal en la Familiaris Consortio y su intento de proporcionar un fundamento antropológico y una explicación doctrinal de la encíclica en lo que comúnmente es llamado «teología del cuerpo».

Varios aspectos de esta doctrina han sido incorporados al texto de Amoris laetitia. No habría ninguna dificultad en anticiparse a una comisión destacando estos aspectos porque están en completa armonía con la doctrina de Pablo VI.
En Amoris laetitia se ha prestado considerable atención a la naturaleza del amor conyugal, a los diversos factores que deben considerarse para evaluar si una persona tiene o no una vocación matrimonial, a lo que implica vivir esa vocación a través de los años y a través de las diversas etapas de la vida matrimonial. La exhortación contiene una sección sobre la fecundidad, que trata en gran medida un amplio concepto de la fecundidad del matrimonio en general, en términos de enriquecer a la pareja, a la familia y a la sociedad. No hay nada especialmente nuevo en estas reflexiones, pero son útiles a nivel pastoral. Nada en estos enfoques está necesariamente en desacuerdo con la Humanae vitae y se podría esperar que la compatibilidad de la reciente exhortación con la encíclica de Pablo VI fuera sacada a relucir por la comisión.

Los puntos precisos de la doctrina en la Humanae vitae que se podría esperar serían objeto de escrutinio sería el principio de la inseparabilidad de los significados unitivos y procreativos del acto conyugal (HV, 12), declarado por Pablo VI como la base de la condena para la anticoncepción artificial (HV, 14), la enseñanza de que todo acto conyugal debe permanecer abierto a la procreación (HV, 11), la condena de la anticoncepción artificial como intrínsecamente y moralmente desordenada y por lo tanto incapaz de justificarse bajo la excusa de la «buena intención» o en circunstancias apremiantes sobre la base de que podría ser un mal menor, o que podría participar de la bondad de los actos conyugales antes, y durante toda la vida matrimonial, debido a que aquello que es intrínsecamente desordenado nunca se debe cometer ni siquiera con «buena» intención (HV, 14). A esto se añade que la enseñanza constante del Magisterio en esta materia es inmutable porque el Magisterio no tiene poder para decidir lo que es verdad, sino solo para proclamarlo (HV, 6, 18).

Si la comisión recomendara y si el Magisterio enseñara formalmente que las «normas morales objetivas» como éstas, y otras en la Humanae vitae, deberían ser rechazadas o, probablemente, no deberían ser interpretadas de manera legalista, ni ser impuestas como cargas a las parejas incapaces de soportarlas por quienes desean arrojar pedradas a las personas en dificultades, sino que deben ser presentadas como meros «ideales» que los matrimonios deben tratar de cumplir, pero que no podrían ser capaces de cumplir siempre en circunstancias apremiantes y que , para bajo una «buena» intención y quizás a través del discernimiento, asistido por un pastor a la luz de sus circunstancias «únicas», podrían violar, dejar de lado o interpretar creativamente, lo cual, ocasionaría graves problemas.

Esta «revisión» de la Humanae vitae implicaría una revisión igualmente radical de la Veritatis Splendor, que rechazaba el consecuencialismo, el proporcionalismo y una interpretación «creativa» de la conciencia moral entre otros graves errores que afligen la teología moral reciente y reafirmó firmemente la enseñanza de que elegir deliberadamente qué es moralmente desordenado, el objeto moral del acto, incluso bajo una buena intención en circunstancias apremiantes, haría el acto inmoral (VS, nn 75-78) y que algunos actos, incluyendo la contracepción, eran de naturaleza intrínsecamente inmoral, de tal manera que nunca podrían ser «ordenados» al verdadero bien de los seres humanos o a Dios y a su voluntad (VS, nn 79-83).

El «enfoque pastoral» de la «gradualidad» sería muy problemático si implicaba la idea de que las normas de la Humanae Vitae no se aplicaban realmente a algunas parejas porque, en sus circunstancias, no se podía esperar que las respetaran; sugiriendo que ahora podrían no respetarlas como parte de un plan de no violarlas en el futuro según la gradualidad de la ley, no la ley de la gradualidad, en la que alguien se esfuerza por seguir la verdad expresada en la norma, cuyos pecados él o ella se arrepienten y son menos que en el pasado, se animan a renovar el compromiso de vivir plenamente esa verdad. El rechazo de la gradualidad de la ley y la aceptación de la ley genuina de la gradualidad apareció en Familiaris consortio (34).

Puede ser improbable que exista una negación explícita y explícita de las doctrinas clave de Humanae vitae y / o de la Veritatis Splendor, pero la situación sería muy grave en mi opinión si alguna recomendación de la comisión fuera incorporada en una forma formal magisterial, que implica que o parezca implicar tal negación, y cuya ambigüedad la haga parecer incompatible con las doctrinas recién mencionadas. La crisis pastoral que rodeaba a Humanae vitae era grave, pero una nueva crisis pastoral por lo menos tan grave sería desencadenada, lo cual implicaría un grave daño al respeto al Magisterio dentro de la Iglesia Católica.

Ese sería el resultado de la comisión, si fuera aprobado y promulgado en la enseñanza magisterial formal, a menos que el Magisterio fuese capaz de ofrecer una explicación muy convincente de cómo esto no contradiría las doctrinas de una o ambas de estas encíclicas principales, doctrinales y pastorales.

Una negación formal o implícita, la contradicción o el descarte de lo que Pablo VI y Juan Pablo II enseñaron, en plena armonía con la tradición centenaria de la doctrina moral católica de la teología moral, podría llevar a la afirmación de que el actual pontífice debe ser seguido en contra sus predecesores. Una norma moral enseñada por el Magisterio requiere un obsequio religioso de la voluntad y el entendimiento, pero tal afirmación se reduciría entonces a obediencia ciega a la voluntad de un papa o del Magisterio actual en contradicción con la del Magisterio moral anterior – obediencia a la mera voluntad de un superior (voluntarismo) lo cual está totalmente desacreditado porque es contrario a la razón.

Tampoco se puede comparar con un mero cambio disciplinario, como el color de las vestiduras, la fecha de una fiesta o las reglas del ayuno, porque involucra la verdad moral. La explicación de que las cosas han cambiado entretanto no convencería tampoco porque la verdad moral objetiva no es cambiante en sus aspectos esenciales; precisamente ese relativismo fue condenado en Veritatis splendor. El Magisterio no puede inventar la verdad moral. No puede contradecirla, sino que está vinculado a ella, al Evangelio de Cristo, a la Revelación, a las verdades dogmáticamente definidas y a las doctrinas constantemente enseñadas que se han propuesto definitivamente para la Iglesia universal.
Si una decisión, como consecuencia de la comisión, pusiera esto en tela de juicio, expresa o implícitamente, a mi juicio, sería un daño incalculable para el Magisterio de la Iglesia, el respeto por el Magisterio Católico y a la capacidad de la Iglesia en su Magisterio para enseñar eficazmente la doctrina moral en general y la misión de la Iglesia para combatir el relativismo moral que es la plaga del mundo contemporáneo.

Edward Pentin
http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=30485

Cargando Comentarios de Facebook...

Leave A Reply

Your email address will not be published.