La misión de las Fuerzas Militares en el postconflicto

1

Hoja de ruta busca fortalecer y transformar la institución para responder a las amenazas del país.

EL TIEMPO 19 de julio de 2016

Gral. Juan Pablo Rodríguez, Comandante general de las Fuerzas Militares de Colombia.
Gral. Juan Pablo Rodríguez, Comandante general de las Fuerzas Militares de Colombia.

 

Lograr el fin del conflicto entre las FARC y el Estado colombiano es muy importante, es un punto de inflexión significativo para el país y para las Fuerzas Militares, pero eso no significa que todo se terminó y que, al otro día de haber firmado el acuerdo, ya no vamos a tener ningún problema”.

Estas palabras del general Juan Pablo Rodríguez Barragán, comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, resumen la razón por la cual desde el 2012 la cúpula de esta “empresa”, que según el alto oficial es la más grande del país, comenzó a contemplar un cambio radical en su quehacer diario, que involucra por igual a soldados y oficiales en el Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y hasta la Policía. Este nuevo proceso, cuyo objeto principal es la transformación y la modernización de las Fuerzas Militares y que contempla unas metas a 14 años, recibió el nombre de Plan Estratégico Militar 2030 y busca ‘cambiarle el chip’ a la tropa, darle la bienvenida a una nueva doctrina y mantener su capacidad operativa, de la mano de tecnología de última generación.

El Plan 2030, de acuerdo con el alto oficial, además reafirma que el tránsito de un país inmerso en un conflicto armado por más de 50 años a un país próximo a terminarlo e iniciar la construcción de una paz estable y duradera requiere de una nueva mentalidad y capacidades de sus Fuerzas Militares.

“Las Fuerzas Militares no se van a acabar o a reducir, ni el país va a perder a sus soldados, porque el narcotráfico, las bandas criminales y la minería ilegal siguen presentes en algunas zonas del territorio colombiano, sin desconocer además que hay fronteras por vigilar”, dice el general Rodríguez, para quien estas son las amenazas persistentes.

La nueva estrategia incluso pretende que los hombres del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y la Policía piensen, hablen y actúen para la paz, como una sola fuerza púrpura, un concepto que nace de la mezcla de los tres colores de sus uniformes (verde, negro y azul) y de la necesidad de unir esfuerzos para lograr objetivos comunes.

“Este ya no es el momento de pelear y pelear, es el momento de pensar y pensar”, dice el mayor general Gonzalo Cárdenas Mahecha, jefe de Planeación Estratégica del Comando General de las Fuerzas Armadas y quien colaboró en la elaboración de dicho plan.

Según el general Cárdenas, fueron seis meses de duro trabajo para concluir que, de ahora en adelante, se actuará de una manera conjunta, coordinada e interagencial en las Fuerzas Militares, para recibir el postacuerdo (como dentro de la institución castrense denominan la etapa que sigue al fin del conflicto armado interno) y al mismo tiempo hacerle frente a la multicriminalidad existente.

Un reto más grande que la guerra

“Transformarse significa fortalecerse”, advierte el general Rodríguez, antes de explicar que el Plan 2030 permitirá que las Fuerzas Militares sigan siendo “ese modelo exitoso, referente para los demás países del mundo, que ha defendido el Estado de derecho por más de cinco décadas (de conflicto con las guerrillas) y ha generado situaciones de progreso y prosperidad para el país”.

¿Cómo? De acuerdo con el plan estratégico, esto se logra fortaleciendo las capacidades militares para el cumplimiento de la misión constitucional, direccionando el talento por competencias, estableciendo un modelo de educación militar y una doctrina conjunta coordinada e interagencial, y afianzando su cultura organizacional.

 

Igualmente, el Plan 2030 –explica el general Cárdenas– contempla mantener una organización robusta, sencilla, flexible, moderna, viable y efectiva, al tiempo que fortalece el proceso de estandarización y cooperación internacional, contribuye al desarrollo de la Nación y busca transformar tecnológicamente las Fuerzas Militares.

“Hacia el futuro, con el postacuerdo vamos a construir una paz estable y duradera. Las Fuerzas Militares tendrán retos y desafíos, como estabilizar las áreas que fueron parte del conflicto y consolidar el esfuerzo (en 15 zonas ya identificadas) conjunto para generar condiciones de paz”, asegura el general Juan Pablo Rodríguez.

La hoja de ruta

El Plan Estratégico Militar para los próximos 14 años mantiene una hoja de ruta con criterios claros, entre los cuales están anticiparse a las amenazas, la defensa preventiva con una reacción inmediata, veloz y precisa, y un respaldo jurídico y presupuestal.

“Lo más importante no es ganar la guerra, es consolidar el esfuerzo militar porque, de lo contrario, se puede perder. Tenemos un plan que, obviamente, tiene una hoja de ruta y unos objetivos generales sobre los cuales tendrá que trabajarse y generarse unas metas, y estas, a su vez, requieren recursos, responsables y plazos para cumplir, al igual que resultados finales”, insiste el general.

Según el alto oficial, se aspira a que para el 2018 las condiciones de seguridad se hayan incrementado de manera significativa, por ser un proceso continuo; para el 2022, que haya óptimas condiciones de seguridad; para el 2024 se propone haber logrado que esas 15 áreas de mayor influencia de los grupos insurgentes tengan mejores condiciones de seguridad y desarrollo, con una paz estable y duradera, proyectos productivos y mejor nivel de vida. Y a que para el 2026, de mantenerse esas metas, se tengan mejores condiciones de vida e índices de seguridad especiales, y ser referentes regionales e internacionales del post-acuerdo.

http://www.eltiempo.com/politica/proceso-de-paz/mision-de-las-fuerzas-militares-en-el-posconflicto/16649277

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.