La competitividad de las universidades del Estado

0 363

“La compleja realidad micro de lo que ocurre dentro de las universidades del Estado es un tema ausente en el debate educacional. Se apuesta a que un trato preferencial macro que implique más recursos, mejorará su competitividad: “wishfull thinking”…

28_03_14_1Chile debe apuntar a competir globalmente en todo ámbito. Por eso mi entusiasmo el año pasado al ser invitado al seminario de científicos chilenos en los Estados Unidos, “Nexos 2013”. La oportunidad me permitió conocer más de la comunidad de compatriotas haciendo investigación de primer nivel en la primera potencia del conocimiento del planeta.

De la experiencia pude sacar dos conclusiones. La buena: la increíble calidad de nuestros investigadores -¡quizás la educación no anda tan mal después de todo!-. La mala: el pesimismo entre los participantes respecto de la posibilidad de hacer ciencia en Chile. “No hay recursos ni espacio”, “está lleno de vacas sagradas”, “es imposible lidiar con la burocracia”, escuché una y otra vez.

La queja respecto de los recursos me sorprendió un poco. Sin duda, aún estamos lejos de la realidad de los países desarrollados, pero noté un grado de desconocimiento de los importantes esfuerzos pro investigación de muchas universidades en nuestro país. Lo que no me sorprendió para nada fue la queja sobre las “vacas sagradas”, tema para otra columna, y la burocracia, virus que ha atacado particularmente a las universidades del Estado.

¿Qué tan grave es la situación? Un ejemplo típico: suponga que, como investigador de una universidad del Estado, necesita comprar algo tan esencial como un computador. Tiene dos modalidades: vía convenio marco o por licitación. En el primer caso, estará sujeto a la oferta contenida en el acuerdo que su universidad tenga con algún vendedor. ¿Busca última generación? ¿Negociar precios? Olvídese: el convenio es el convenio. Va entonces por licitación. Para esto, primero debe esperar que la unidad de compras de su facultad suba al sitio www.chilecompra.cl el pedido, luego aguardar por la adjudicación y la emisión de la orden de compra. Con suerte, en unos 20 días, largo plazo en el calendario del académico, y tras muchos papeleos y firmas, tendrá su computador.

Lo increíble es que este engorroso proceso se aplica a todo lo que quiera comprar el investigador. Desde un cuaderno hasta pasajes aéreos. ¿Cuál ha sido la solución? Fácil: más personal. La necesidad de lidiar con los trámites explica, por ejemplo, la gran cantidad de secretarias por profesor, algo extraño de observar en EE.UU. y Europa.

La compleja realidad micro de lo que ocurre dentro de las universidades del Estado es un tema ausente en el debate educacional. Se apuesta a que un trato preferencial macro que implique más recursos mejorará su competitividad: wishful thinking . Sin resolver la absurda burocracia que estas enfrentan, poco efecto tendrán los esfuerzos. Hay que avanzar en hacer a las universidades del Estado realmente más competitivas. Es un paso esencial para atraer capital humano.

http://www.elmercurio.com/blogs/2014/04/13/21021/La-competitividad-de-las-universidades-del-Estado.aspx

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.