*Ex colaborador de Uribe: ‘El marxismo se financia en las FARC con el narcotráfico’

0 204

LEÓN HERNÁNDEZ         EL NUEVO HERALD         14 DE ABRIL DE 2017

Luis Alfonso Plazas Vega, ex director de estupefacientes del gobierno de Álvaro Uribe Vélez

 

Al coronel retirado Luis Alfonso Plazas Vega, ex director de estupefacientes del gobierno de Álvaro Uribe Vélez, se le recuerda en América Latina, especialmente, por haber comandado la operación de recuperación del Palacio de Justicia de Colombia durante la toma por parte de la guerrilla del Movimiento 19 de abril (M-19), en 1985. Plazas Vega se hizo célebre por su frase: “Defendiendo la democracia, maestro”.

Hoy hace denuncias sobre lo que a su juicio son las verdaderas implicaciones del acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“Los acuerdos de La Habana son un monumental lavadero de dólares del narcotráfico, esa es la realidad de los que hay detrás de los acuerdos de paz. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, tiene engañada a la comunidad internacional. Los tiene convencidos de que él maneja una democracia que es una aparente democracia y esta es una narco-democracia”, dijo Luis Alfonso Plazas Vega a El Nuevo Herald.

Al historiador, docente y administrador de empresas también se le recuerda por haber estado en la cárcel durante ocho años por supuestas desapariciones durante la recordada intervención militar al Palacio de Justicia de su país, por la que antes había sido considerado un héroe. Además, por recobrar la libertad en 2015, tras demostrarse definitivamente su inocencia ante falta de pruebas, según dictamen de la Corte Suprema de Justicia de Colombia.

LAS FARC LE REPORTA A RAÚL CASTRO. CUANDO LAS FARC ESTÁN OCUPANDO TERRITORIOS A LO LARGO Y ANCHO DE LA GEOGRAFÍA COLOMBIANA, NO ES OTRA COSA QUE UNA INVASIÓN DE MERCENARIOS COLOMBIANOS AL SERVICIO DE LA DICTADURA DE RAÚL CASTRO.

 

Plazas Vega denuncia que el narcotráfico de las FARC se beneficia de los términos del acuerdo con la administración de Santos, dejando de lado la aplicación de justicia. Asegura que la guerrilla tiene vínculos directos con el gobierno castrista y que el narcotráfico pone en riesgo a las democracias latinoamericanas.

Plazas Vega: Acuerdo de Paz en Colombia servirá para el narco-lavado

Luis Alfonso Plazas Vega, ex director de estupefacientes del Gobierno de Álvaro Uribe Vélez, denuncia que el narcotráfico de las FARC se beneficia de los términos del acuerdo de paz con la administración del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dejando por fuera la aplicación de justicia. Asegura que la guerrilla tiene vínculos directos con el Gobierno castrista y que el narcotráfico pone en riesgo a las democracias latinoamericanas.

José A. Iglesias de El Nuevo Herald 

“Cuando se llevó a cabo en septiembre de 2015 una reunión en La Habana, al llegar, Rodrigo Londoño Echeverry, alias Timonchenko, no fue a saludar a otros guerrilleros que se encontraban allí, ni fue a saludar a Santos ni a su gobierno. Fue directamente adonde se encontraba Raúl Castro, se cuadró militarmente frente a él, subió la mano en actitud militar y le dijo: ‘Presidente, el comandante de las FARC se presenta sin novedad’. Las FARC le reporta a Raúl Castro. Cuando las FARC están ocupando territorios a lo largo y ancho de la geografía colombiana, no es otra cosa que una invasión de mercenarios colombianos al servicio de la dictadura de Raúl Castro”, espetó.

Por los hechos los conocerás

Plazas Vega enumera lo que a su juicio es la entrega de la nación neogranadina a las FARC, por parte de la administración de Santos.

“Antes del plebiscito, la Corte Constitucional estableció que los acuerdos sobre los cuales se iba a votar “sí” o “no”, no eran de paz. Los acuerdos eran entre el gobierno y las FARC. El presidente Santos, en una alocución televisada, desconoció lo determinado por la Corte Constitucional y presentó la pregunta como que ‘si usted apoya o no apoya los acuerdos de paz’. Aun así el pueblo no se dejó engañar y en su mayoría votó “no”. Sin embargo, Santos desconoció esa decisión popular en las urnas y está en este momento implementando, a través de un Congreso sobornado, unos acuerdos que fueron negados por el constituyente primario que es el pueblo de Colombia”, arguye.

Mencionó que cuando solo faltaban dos meses para que el procurador general de Colombia, Alejandro Ordóñez Maldonado, culminara su período, Santos lo hizo destituir, cobrándole el haber manifestado ante los medios de comunicación que los acuerdos con las FARC en realidad favorecían el lavado de dólares del narcotráfico.

UNA MÁSCARA QUE PERMITE EL LAVADO DE DINERO A NARCO-TERRORISTAS

En marzo, la oficina del Departamento de Estado para Narcóticos de Estados Unidos atribuyó a Colombia un dramático incremento al reducirse las operaciones de erradicación en áreas controladas por las FARC.

“Suspendió la extradición de narcos de las FARC a Estados Unidos. Hay más de 70 miembros de este cartel de las FARC pedidos en extradición en Estados Unidos que el presidente Santos se niega a enviarlos por manifestar que no hay tratado de extradición con Estados Unidos. Pero cuando se trata de un ex ministro de Alvaro Uribe Vélez, entonces sí, dice que sí hay tratado de extradición para él. ¿Esto qué es? Es el manejo de las conveniencias”, cuestionó, haciendo referencia al proceso de extradición solicitado por Colombia, que se sigue en Miami en contra de Andrés Felipe Arias Leyva.

Afirma Plazas Vega que cuando llegó el presidente Uribe al gobierno, en el año 2002, había 155,000 hectáreas de coca en Colombia y que cuando Uribe entregó la presidencia a Santos, había 60,000 hectáreas de cultivos ilegales. “Suspendió las fumigaciones o aspersiones aéreas y dijo que las iba a cambiar por erradicación manual y sustitución de cultivos. No ha hecho nada. El año pasado, al completar seis años el presidente Santos, los sembradíos de coca subieron a 188,000 hectáreas, es decir, mucho más de lo que había cuando empezó el Plan Colombia”.

“Anteriormente, el gobierno de Estados Unidos gastó $15,000 millones de para erradicar los cultivos ilícitos en Colombia. Todo iba bien entre el 2002 y el 2010. Con el gobierno de Santos se acabó la erradicación por la vía de la fumigación y entonces la coca pasó de 60,000 a 188,000 hectáreas, mucho más de lo que había antes del Plan Colombia. Es decir que el dinero de los impuestos de los ciudadanos norteamericanos –$15,000 millones– se perdió”, dijo.

Otro cambio entre la administración de Santos con sus predecesores habría sido burocrático. “El gobierno de Santos cerró la oficina de estupefacientes, que le hacía la guerra al narcotráfico”, indicó, recordando la oficina que condujo durante dos años. “Santos decidió que por cuenta de la paz, el ejército no podía seguir persiguiendo a los narcotraficantes, ni bombardeando las cocinas y los laboratorios donde se produce la cocaína”, añadió.

De fugitivos a intocables

Plazas Vega denuncia el decaimiento del sistema de justicia contra el flagelo del narcotráfico y el terrorismo en su país. Denunció que de los 35 cabecillas de las FARC, 20 han sido pedidos por extradición en Estados Unidos.

“Santos nombró a los criminales como negociadores con nivel de plenipotenciarios en La Habana para los llamados acuerdos de paz. Las dos personas que en el globo terrestre tienen mayores recompensas ofrecidas por la justicia de los Estados Unidos son precisamente los dos principales cabecillas de las FARC: Rodrigo Londoño Echeverry, “Timochenko”, y Luciano Marín Arango, alias Raúl Márquez. Por cada uno de ellos la justicia norteamericana está ofreciendo una recompensa de $5 millones. También ofrece $5 millones por la señora Tanja Nijmeijer, una holandesa que es la mujer de uno de estos dos cabecillas. Y por cada uno de los 17 restantes, ofrece $2.5 millones de recompensa”.

Indignado, Plazas Vega se pregunta: “¿Cómo es posible que el gobierno colombiano se burle de la justicia de Estados Unidos y de los tratados suscritos por este país y los nombre como plenipotenciarios? Ahora andan haciendo pedagogía por la paz por todas las ciudades de Colombia”.

Además, resalta que el gobierno colombiano ha decretado, a través del grupo político parlamentario que lo apoya, la amnistía y el indulto a líderes de las FARC. Opina que “en este momento ya las FARC están gobernando en Colombia, porque estos acuerdos, que buscan proteger al narcotráfico, los metieron a la Constitución política de Colombia, los aprobó el Congreso de la República en el que Santos tiene mayoría”.

“En esos acuerdos con las FARC el gobierno de Santos no tiene la mayor vergüenza en decir que las FARC van a erradicar los sembradíos de coca. Eso es un chiste, una burla”.

El papel del régimen castrista

“El narcotráfico atenta contra la democracia de América Latina en general, porque se ha convertido en el sustento, en buena parte, de Cuba. Durante el tiempo en que se han mantenido las conversaciones, la cantidad de dinero que entró de Colombia a La Habana, con el pretexto de las conversaciones de paz, fue enorme”, indica Plazas Vega, quien estima que el gobierno de Raúl Castro, después de desangrar a Venezuela, ahora va a hacerlo con Colombia.

“Cuando cae el muro de Berlín, el comunismo internacional volcó los ojos hacia el único lugar donde todavía imperaba el comunismo que es la isla de Cuba. En los años 1990 se reunió en Sao Paulo, Brasil, un foro en el cual empezaron a reunir a todos los partidos comunistas de América Latina y los grupos que había formado el propio gobierno de Fidel Castro en cada país y analizaron la forma de reemplazar a la Unión Soviética, por algo que se llamaría el socialismo del siglo XXI. Tenían un problema, que carecían de los alcances económicos de la Unión Soviética, de modo que pusieron sus ojos en dos fuentes de riqueza para subsidiar las intenciones de crear un estado marxista enorme: el petróleo por una parte y el narcotráfico por la otra”.

Cree que hoy en día se evidencia el desarrollo de ese plan, luego de que Hugo Chávez y más tarde Nicolás Maduro echaran mano del petróleo de Venezuela para repartirlo a sus aliados ideológicos –regalándolo a Cuba– y que en Colombia se adueñaran de la producción de droga.

“Este marxismo se financia en las FARC a través del narcotráfico, el único capaz de sostener su ejército. Las FARC llegaron a tener 35,000 hombres en armas. ¿Cómo hace un jefe de esas guerrillas para sostener 35,000 hombres? ¿Cuánto vale la alimentación diaria, las vituallas, el armamento, las municiones, el transporte, el manejo de medios de comunicación? Eso vale un dineral que solamente es capaz de subsidiarlo la utilización del tráfico de narcóticos. ¿Y quién paga entonces eso? A la hora de la verdad, ese enorme capital viene de los países desarrollados, cuyas juventudes están siendo envenenadas por el narcotráfico. El 80 por ciento del dinero que llega a las arcas de narcotráfico de las FARC proviene de Estados Unidos, el 20 por ciento restante de Europa y el resto del mundo”, destacó.

http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/trasfondo/article144725349.html

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.