El retorno de los 600 mil

0 8

EDUCACIÓN

Por Hno. Jesús Triguero, Presidente de FIDE

 

Días atrás se supo que 600 mil alumnos dejaron en los últimos 15 años la educación municipal para irse a la particular subvencionada. ¿La razón? Educación de baja calidad, inseguridad, falta de compromiso de los profesores, tomas, destrozos…, en fin, no creo que haga falta continuar enumerando, cuando todos sabemos en qué situación se encuentra hoy la tan mencionada educación pública. Esa que no lucra y que el Gobierno se empecina en promocionar como la solución a todos los problemas de equidad e inclusión.

A pesar de lo enfáticas que han sido las declaraciones del Gobierno al señalar que la provisión mixta de la educación está asegurada por ley, la realidad nos demuestra otra cosa, y surgen merecidas dudas sobre las intenciones que las fundamentan. Es difícil creer que la educación particular subvencionada sea del agrado de las autoridades cuando hasta ahora ha sido excluida de todo beneficio justo e igualitario a través de nuevas iniciativas de ley. Con este accionar se desprende a todas luces que la meta final de la reforma a la educación no es la formación de un sistema educativo mixto e inclusivo de calidad para todos, sino más bien dotar a la educación pública de mayores y mejores condiciones para obtener así el regreso hacia la educación municipal de los alumnos que migraron y, con la carrera docente, de los mejores profesores.

Es decir, aunque no se señale abiertamente, lo que pretende el Gobierno es debilitar a la educación particular y someterla a peores condiciones laborales y salariales; pero con la obligación de cumplir con los mismos estándares de calidad que su homóloga, dotada esta última de todos los recursos profesionales, financieros y legales necesarios para responder a las metas exigidas. Como consecuencia inevitable, los colegios particulares no podrán cumplir, la Agencia de la Calidad calificará mal a muchos de ellos y luego la Superintendencia procederá a su cierre inducido.

Definitivamente, esto es una persecución abierta contra una forma de provisión que ha estado presente con éxito desde siempre en la historia de la educación chilena y que ha entregado resultados valiosos para las familias y para el país. Como no han logrado derrotarla en igualdad de condiciones con su par, han recurrido a privilegios legales que constituyen un verdadero atentado contra la igualdad de trato, la libertad de enseñanza y la provisión mixta, garantizada constitucionalmente. Muestra de esto son las iniciativas de fortalecimiento de la educación pública a través del otorgamiento de bonos extraordinarios, los perdonazos que se le han hecho por mala utilización de fondos SEP y la nueva ley de carrera profesional docente.

La máxima de “bajar de los patines” a los colegios particulares subvencionados se ha convertido en una política sin pudor de la reforma, que ha afectado no solo a los alumnos, sino también a profesores, auxiliares de aseo, porteros, secretarias, administrativos, inspectores de patios y de otros oficios técnicos y profesionales que colaboran en la tarea educativa, y que nada tienen que ver con el lucro, el copago o la selección.

De seguir esto así, esos 600 mil niños pronto volverán a la educación municipalizada y el Gobierno los estará esperando con los brazos abiertos. Los que no estarán nada contentos son ellos y sus padres, cuyas esperanzas de entregar una educación segura, estable y de calidad se habrá esfumado para siempre.

http://www.elmercurio.com/blogs/2016/09/18/45115/El-retorno-de-los-600-mil.aspx

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.