El Estado de Derecho será reemplazado por soviets, para hacer de Colombia un país socialista

0 34

El Acuerdo Final establece que innumerables comisiones controladas por las FARC asumirán las funciones del Estado, lo que llevará a Colombia a un régimen totalitario.

 

Después de más de cuatro años de negociaciones secretas entre el Gobierno y las FARC, por fin fue dado a conocer el Acuerdo Final, del que se dice nos conducirá a “una paz estable y duradera”, que acabará con el sangriento conflicto ideológico y político que nos llevó a casi 60 años de masacres y crímenes cometidos contra la población colombiana principalmente por las FARC.  

En sucesivos análisis publicados, la Sociedad Colombiana Tradición y Acción denunció que, sin saberlo ni quererlo, el País estaba siendo conducido a una situación que la mayoría de los colombianos rechaza totalmente. Pese a que las FARC fueron derrotadas militarmente en este largo conflicto, ahora se nos quiere imponer su sistema político e ideológico inspirado en las dictaduras de Rusia, Corea del Norte, Cuba y Venezuela.

Ante la inminencia del plebiscito, tenemos muy pocos días para enterarnos de lo que se va a votar en él, y la única propaganda que existe al respecto es la del Gobierno, que nos quiere imponer por la fuerza el SI.  Convocamos pues a todos los colombianos a votar por el NO, por las siguientes razones:

1.- NO a la creación de incontables comisiones burocráticas

para subvertir el Estado de Derecho

Causa asombro la gran cantidad de comisiones que se crean por imposición del Acuerdo, todas ellas integradas por funcionarios del Gobierno y por guerrilleros o simpatizantes de las FARC. Todos los problemas existentes en el País supuestamente serán resueltos por esas comisiones, que dejarán absolutamente de lado a las instituciones encargadas de atenderlos, según el ordenamiento jurídico que establece la Constitución.

Estas entidades serán la versión moderna de los soviets, que impusieron el totalitarismo en Rusia; de los comités revolucionarios y de las milicias bolivarianas, que hicieron lo mismo en Cuba y en Venezuela; y serán los guerrilleros “pacificados” quienes impondrán sus aberrantes criterios a la Nación. Sin embargo, en ningún lugar del Acuerdo se dice cómo y dónde funcionarán esos comités, ni quienes los integrarán, ni cómo ni con qué criterio se escogerán sus integrantes.  

2.- NO queremos una Reforma Rural Integral

que expropie 10 millones de hectáreas (Pág. 11)

Las expropiaciones masivas conducirán al País al desabastecimiento agrícola y a la miseria del sector agropecuario. Durante décadas las FARC asesinaron, secuestraron y extorsionaron a los propietarios rurales y muchos de ellos tuvieron que abandonar el campo. ¡Y ahora el Acuerdo Final determina que sus predios deben ser expropiados porque no están debidamente explotados o sus propietarios son ilegítimos! (Pág. 11. Punto 1).  

3.- NO queremos 26 guerrilleros en el Congreso de la República (Págs. 48, 64).

Se conceden a las FARC cinco escaños en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes, por dos periodos legislativos. Además, tendrán derecho a tener tres veedores en el Senado y otros tres en la Cámara, con todas las prerrogativas y derechos para participar en los debates y en las comisiones, aunque no podrán votar. (Pág. 64. Punto. 3.2.1.2.). Adicionalmente se crearán 16 circunscripciones electorales especiales en las zonas marginadas, por dos periodos, en las cuales podrán ser elegidos 16 representantes de las FARC a la Cámara por cuenta de las minorías que habitan en esas regiones. Así, llegarán 26 representantes de las FARC al Congreso de la República.  (Pág. 48. Punto. 2.3.6.).

4.- NO hay claridad acerca de la supuesta “dejación de las armas” (Págs. 59, 60)

Mientras dure el proceso de entrega de armas, que será de 180 días, éstas se guardarán en contenedores en el interior de las Zonas Veredales. Cada guerrillero conservará consigo su arma personal, mientras que el armamento pesado, las armas más sofisticadas, la dinamita y las granadas, quedarán guardadas en caletas secretas, cuya ubicación supuestamente sólo será conocida por funcionarios de la ONU. ¿Qué garantías hay de que no habrá depósitos clandestinos de armas que serán usadas después por disidentes o que pasen a otros grupos subversivos?  (Pág. 59. Punto 3.1.7.).

5.- NO al hecho escandaloso de ignorar que las FARC

son el mayor cartel de drogas del mundo  (Págs.  88 a 119)

Aunque todos los colombianos saben que las FARC son el cartel de drogas más poderoso del mundo, el Acuerdo Final no dice una sola palabra sobre la producción y el comercio de cocaína por parte de esa organización. En ningún punto del Acuerdo se dice que las FARC reconocen que se dedican al narcotráfico y mucho menos que dejarán de hacerlo.   

6.- NO a que las FARC usen los dineros ilícitos

del narcotráfico en la política (Págs. 88 a 119)

¿Dónde está escondido el dinero acumulado por las FARC? Esos cientos o miles de millones de dólares, manchados de sangre por todos los crímenes cometidos, ahora serán la fuente de financiación del partido político que formarán. En ninguna de las páginas del Acuerdo Final hay alguna referencia acerca de dónde está ese dinero y menos aún sobre el peligro que representa que con él se haga política.

7.- NO a que se actúe como si no hubiera víctimas del conflicto (Pág. 112 a 130)

Durante décadas las FARC han masacrado, secuestrado, extorsionado y desplazado a cientos de miles de colombianos. Sin embargo, no reconocen uno solo de los crímenes cometidos, ni hablan de una sola víctima por efecto de sus continuos ataques contra la población civil o a la Fuerza Pública.

8.- NO a la total impunidad para las FARC (Pág. 130 a 192)

En relación a lo anterior, por cada víctima evidentemente hay un delito o un crimen. Y uno de los puntos más chocantes del Acuerdo es la consagración de la total impunidad para las FARC. Ninguno de los guerrilleros pagará un día de cárcel, ni siquiera los responsables de delitos atroces, ni los de lesa humanidad. Y además, tampoco podrán ser extraditados por los delitos ligados al narcotráfico. (Pág. 150. Punto 72).

9.- NO a la creación de una Jurisdicción Especial para la Paz (JEP)  (Pág. 130).

La JEP será un gran organismo burocrático que tendrá la responsabilidad de garantizar absoluta impunidad a todos los guerrilleros. Entre sus funciones, podrá reabrir procesos que hayan sido resueltos en las otras Cortes, con lo cual el principio universal de Cosa Juzgada desaparecerá de la justicia colombiana. Serán los victimarios los que se aprovechen de esta circunstancia para acusar a las víctimas, llamadas en todos los casos de “paramilitares”, y hacerlas encarcelar, mientras ellos son amnistiados y gozarán de plenas libertades. (Pág. 170. Punto 5.3.).  (Pág. 255. Puntos 1 al 9).      

10.- NO a que el Estado financie a los guerrilleros (Pág. 66, 67).

A partir de la desmovilización, cada guerrillero de las FARC recibirá una partida mensual de $ 620.000 durante dos años y además el Estado pagará el costo adicional de salud y pensión para cada uno de ellos. Cuando termine su permanencia en las Zonas Veredales, cada uno recibirá un auxilio adicional por valor de 2 millones de pesos. (Pág. 67. Punto 3-2-2-7). Y como ayuda del Estado para que los guerrilleros emprendan proyectos productivos, le dará además la suma de 8 millones de pesos a cada uno. (Pág. 66. Punto 3-2-2-6 ítem c).

11.- NO a que los acuerdos sean elevados a norma constitucional (Pag. 251)

Uno de los aspectos más escandalosos del Acuerdo Final, es que todo el conjunto de normas, acuerdos, exigencias y disposiciones que contiene ya hacen parte integral de la Constitución Política de Colombia. Esto es una clara violación a la Constitución. (Pág. 251. Punto IV). (Pág. 249. Punto 1).

12.- NO a que el Presidente expida decretos para hacer viables los acuerdos

En este punto, se viola también el Orden Constitucional del País, pues las leyes deben ser promulgadas por el Congreso de la República según un conducto regular obligatorio para todas ellas, pero ahora serán expedidas por decretos reglamentarios del Presidente de la República, que podrá legislar a su antojo durante seis meses para implementar el Acuerdo Final. (Acto Legislativo 01 de 2016).

13.- NO a que se persiga a quienes no están de acuerdo

con el “Proceso de Paz”. (Pág. 72).

En muchas de las 297 páginas del Acuerdo Final se hace referencia en contra de los paramilitares. En el lenguaje del Acuerdo Final, un paramilitar es cualquier persona que se opone a la entrega del País a las FARC y es a estas personas que se debe perseguir y neutralizar. Y en esta persecución política estarán incluidos los oficiales de las FFAA y de la Policía, empresarios, ganaderos, agricultores, campesinos y dirigentes nacionales que se han opuesto al dominio de las FARC.  (Pág. 72. Punto 3.4.3.).

14.- NO a que se cree un gigantesco organismo para garantizar

la protección a los guerrilleros (Pág. 81).

El Gobierno creará un Cuerpo de Seguridad y Protección, que será coordinado por la Policía Nacional e integrado por personas de confianza de las FARC con el fin de proteger a todos los guerrilleros. Desarrollará actividades en todo el País y evidentemente será un cuerpo armado. (Pág. 81. Punto 3.4.7.3.3.).

15.- NO a la financiación estatal del partido político de las FARC (Pág. 62)

Se entregará al partido político que creen las FARC el 10% del total del dinero que el Estado destine para la financiación de los partidos políticos, desde la fecha de su creación hasta el año 2026. (Pág. 62. Punto 3.2.1.1.). Y adicionalmente un 5% de esos mismos dineros para financiar la difusión de su plataforma ideológica hasta el año 2022 (Pág. 63. Punto 3.2.1.1.).

16.- NO a la entrega a las FARC de un canal de televisión, de 31 emisoras radiales y de un centro de difusión de pensamiento marxista (Págs. 49, 65, 191).

El Gobierno dará a las FARC un canal de televisión y 31 emisoras de radio, totalmente financiadas por el Estado y en forma indefinida, para que hagan propaganda de sus ideas marxistas. Además, deberá crear y mantener un centro de pensamiento para la difusión de la ideología de las FARC hasta el año 2022.  (Canal de TV: Pág. 49. Punto 2.3.8.). (31 emisoras: Pág. 191. Punto 6.5.). (Centro de pensamiento: Pág. 65. Punto 3.2.2.2.).

17.- NO a las amenazas del Presidente de la República, al anunciar que las FARC nos van a matar en las ciudades si votamos NO en el plebiscito

Es un constreñimiento al elector que el Presidente anuncie que, si gana el NO en el plebiscito, entonces las FARC desatarán una oleada terrorista en las ciudades. El Estado existe para defender a los ciudadanos honestos y debe perseguir a los criminales, y no para aterrorizar a los que cumplen con las leyes, y menos aún para presionarlos para que acepten la capitulación ante los terroristas.

18.- NO a la Reforma Tributaria anunciada para financiar la sovietización de Colombia

Por último, como en el Acuerdo Final no se trata acerca de cómo se financiarán las entidades burocráticas que se crearán, entonces el Gobierno anuncia una nueva Reforma Tributaria que será presentada al Congreso de la República apenas sea realizado el plebiscito. De esta forma se crearán nuevos y asfixiantes impuestos para que se pueda financiar la demolición del País que está consignada en el Acuerdo Final.   

***

Ante el alud de propaganda del Gobierno, se ha creado una ilusión engañosa, en el sentido de que toda Colombia está dichosa con el Acuerdo Final. Los funcionarios que negociaron la paz están siendo encumbrados por la publicidad oficial, que los presenta como héroes de la Patria y dignos del mayor reconocimiento.  

¡Que nadie se engañe a este respecto! Cuando baje la polvareda de mentiras a favor del proceso de paz y se conozca la realidad de lo pactado, Colombia despertará del letargo en que se encuentra y esa euforia artificial se transformará en indignación. Y cuando se comience a transformar la verdadera Colombia en otra totalmente diferente, diseñada por las FARC, los promotores del proceso pasarán a ser objeto del más profundo rechazo por parte de la mayoría de los casi 50 millones de colombianos. Y la gloria que se atribuyen estos personajes se transformará muy pronto en vergüenza y repudio de todo el País.  

Una vez más nos dirigimos hacia nuestra Patrona, la Virgen de Chiquinquirá, a quien en este momento elevamos la más fervorosa plegaria, pidiéndole que salve a Colombia de las garras del totalitarismo comunista, y de sus cómplices enquistados en las tres ramas del Poder Público, mostrando que el contenido de la letra y del espíritu del Acuerdo Final, que deberá ser aceptado o rechazado por todos los colombianos el próximo 2 de octubre en el plebiscito, es todo lo contrario de lo que pide el bien común de la Nación.  

En consecuencia, invitamos a todos los colombianos a votar por el NO. Aún estamos a tiempo de evitar que Colombia sea el día de mañana lo que hoy es Venezuela, que fue engañada y traicionada por unos demagogos marxistas insensatos, por lo que ese país sufre las consecuencias difícilmente reversibles de haber permitido una absurda transformación política que la llevó de la opulencia a la miseria, de la libertad al totalitarismo, de la tranquilidad a la violencia desmedida en tan solo 15 años.

Sociedad Colombiana Tradición y Acción

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.