El aborto

0 356

Mucho molestan a los abortistas quienes defienden la vida de los bebés por nacer, justamente porque el pecado reclama impunidad. Y  también exigen que se omita la doctrina católica, para que no haya oposición alguna. Naturalmente, algunos ya quieren cerrar iglesias…

El Mercurio                                                 Sábado 21 de noviembre de 2015

Respecto de la carta publicada ayer sobre la despenalización del aborto, los señores Arriagada y Vacarezza aluden a la defensa de la vida como una posición conservadora, intolerante y extrema. La perspectiva realmente más extrema e intolerante es el aborto, ya que no hay ningún hecho que lo sea más que la muerte. ¿Qué podría ser más intolerante y extremo que la posición nazi de la selección de humanos, para matarlos? ¿No han leído los señores los aberrantes frutos de tan antiquísimo método -que ya viene en franco receso-, el enorme arsenal de información acerca del nefasto efecto del aborto en la sociedad a nivel personal, familiar y social? ¿Puede imaginarse una forma más institucionalizada de coacción impositiva de orden “moral” que el aborto?

Institucionalmente se decide coartar y extirpar, por medio de la tortura, la vida de un ser vivo e inocente, alegando la moralidad del derecho a elegir de unos (los nacidos) sobre los otros (los por nacer). Los autores de la carta nos llaman al orden: Esto se trata de un debate serio. Si es así, partamos por el lenguaje. No utilicemos entonces la expresión “interrupción del embarazo”. ¿Qué embarazo puede continuar después del aborto? Ninguno.

Nuevo llamado imperativo de los señores: Nada de nombrar a Dios, esto es un debate razonable. No es necesario basar la discusión en fundamentos religiosos ni en actos de fe. Hablemos de valores republicanos, pluralistas y derechos cívicos. Hablemos de justicia. Los señores Arriagada y Vacarezza, ¿fueron sometidos a algún tribunal que decidiera si merecían o no vivir? ¿Fueron categorizados como viables/inviables por su potencial de sobrevivencia, por su manera de ser concebidos o por alguna discapacidad física? ¿Sus vidas fueron tasadas como propiedad y derecho de otros?

Tercera advertencia de los señores: No se puede hablar de inicio de la vida, ya que eso es “materia discutible de visiones y creencias”. Se trata sencillamente de que el niño está vivo. Es un hecho comprobable. ¿Cómo puede ser eso materia discutible de “visiones y creencias”?

Ahora soy yo la que debo realizar un inmenso acto de fe y suponer con gran esfuerzo que toda la vastísima información escrita, auditiva y visual que poseemos es una maquiavélica falacia. Si el niño ya no es un niño vivo, sino una flor, un hongo o cualquier otra cosa, ¿por qué y para qué hay que matarlo? ¿Qué peligro tan inminente representa algo que no es nada?

Y en cuanto a la despenalización, ¿a quién van a despenalizar?: Ninguna mujer se encuentra recluida por delito de aborto y el único privado de libertad por este delito es un facultativo que fue condenado por abusar de su oficio en Punta Arenas. ¿Sabrán los autores de la carta lo que es el horror? No hay acompañamiento que valga. El acompañamiento es una herramienta para evitar el horror.

Y al niño, tirado en un higiénico contenedor de clínica, ¿cómo lo van a arreglar?

María Paz Vial   Vocera de Mujeres de Blanco

http://www.elmercurio.com/blogs/2015/11/21/37121/El-aborto.aspx

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.