Educación en Venezuela: crisis de maestros y copia del modelo castrista

0 236

 DICIEMBRE 29, 2016.En Nuevo  Herald

LEÓN HERNÁNDEZ  lhernandez1@elnuevoherald.com

El Nuevo Herald  29 12 2016

 

Juan es un niño ficticio que emula testimonios de docentes venezolanos para este reportaje. Juan se acostó sin comer, pero al llegar a clases titubeó sobre el por qué de su hambre. La crítica de su mamá al gobierno contradecía lo que encontró en el texto obligatorio que le dieron en el colegio. Se encontró con un dibujo colorido del extinto presidente Hugo Chávez, junto al líder de la Independencia de Venezuela, Simón Bolívar, unidos con la frase “Tenemos Patria”.

Nada hace pensar a Juan que Venezuela está en crisis porque en el texto de la llamada Colección Bicentenario hablan de un país revolucionario y pujante. Bombardeado por la duda, Juan vuelve a su casa y ve en la televisión censurada de su país declaraciones de la canciller venezolana Delcy Rodríguez, del pasado 22 de diciembre: “El desarrollo del pueblo venezolano en los últimos 15 años también se debe a la cooperación Cuba-Venezuela y eso es algo con lo cual nosotros estaremos eternamente agradecidos”.

CRISIS ECONÓMICA, VENEZUELA Y TRUMP: UN TENSO 2017

Esa contradicción entre realidad y discurso político en un libro escolar pudo haber llegado a Venezuela como consecuencia de la influencia castrista. Los docentes tienen algunas sospechas de que la intención de ambos regímenes es oprimir el pensamiento, para evitar la crítica, la disidencia, viendo al alumno como un futuro militante.

Los años dirán cómo asimilará Juan la propaganda política en sus libros de texto, la falta de crítica en medios de comunicación, las críticas en su casa que no se explican en la escuela y el baile de Nicolás Maduro, en momentos de crisis humanitaria e incertidumbre económica. Pero algunos expertos en materia educativa aluden al efecto que prácticas semejantes han tenido en pueblos como el cubano.

VENEZOLANOS SOBREVIVEN VENDIENDO AREPAS Y LIMONADA 

El Dr. Eduardo Zayas-Bazán, profesor emérito de la Universidad Estatal del Este de Tennessee, esboza cómo son los libros de primaria que invadieron las aulas cubanas desde hace décadas. “Los libros de texto en la escuela primaria han estado totalmente politizados desde el segundo año de la revolución. Un libro de texto para aprender a leer dice en la página 50: ‘En manos buenas el fusil es bueno’; en la página 52: ‘Al final iban los milicianos, sus fusiles en las manos’; en la página 84: ‘Cuba, sí; Yanquis, no’, ‘El Guerrillero es valiente’; en la página 119: ‘Yo quisiera ser como el Ché’. Sin el más mínimo pudor se empezó a controlar cómo pensaba el estudiante desde el segundo año de la revolución”.

El adoctrinamiento está presente también en los libros de los infantes y jóvenes en Venezuela, durante los últimos 17 años. “Los libros de la Colección Bicentenario –los libros de texto únicos que ha pretendido imponer el gobierno para la enseñanza en Venezuela en los niveles básico y medio– tienen la intención de adoctrinamiento a favor de las políticas del Gobierno. Eso ha quedado evidenciado”, destaca la doctora en Educación, Nacarid Rodríguez, profesora del Doctorado de Educación en la Universidad Central de Venezuela.

‘VENEZUELA LE DEBE A CUBA PARTE DE SU DESARROLLO’

En los libros de la colección no se menciona crítica alguna a la administración de Hugo Chávez, dedicándose amplias reseñas a elementos favorables a su gestión y sólo debilidades de mandatarios demócratas anteriores. Para el doctor Mariano Herrera, director del Centro de Investigaciones Culturales y Educativas (CICE) de Venezuela, el gobierno venezolano “ha pretendido lograr que el venezolano sea partidario de una religión, que el chavismo se convierta en una religión dogmática y ortodoxa”.

Los funcionarios venezolanos “están volviendo al siglo XVII, cuando la educación era simplemente un sistema para adoctrinar, cuando hoy en día el sistema educativo es para producir autonomía e independencia de criterio, con posibilidad de tener una actitud crítica con la sociedad en la que vives. Aquí es imposible criticar el sistema que estás viviendo”, indica Herrera, quien señala que el fin buscado es que el estudiante no haga preguntas y salga con fe ciega.

ESTUDIANTES VENEZOLANOS SE JUEGAN ÚLTIMAS CARTAS

La diócesis cubana de Pinar del Río, al esbozar un diagnóstico del estado actual de la educación en la isla deja entrever el resultado del modelo educativo pretendido por el régimen cubano: “El autoritarismo, el irrespeto a las libertades individuales, pérdida de la responsabilidad personal y colectiva, de la identidad personal y cívica, con la consiguiente despersonalización, pérdida de la autoestima, falta de iniciativas personales, ausencia de la capacidad de discernimiento y la creatividad, deterioro creciente de los valores morales, imperio de la doble moral. (…) Han provocado daños irreparables (…) Es lo que algunos llaman genocidio masivo de las conciencias”.

“Cuando uno se lee los documentos del Ministerio de Educación de Venezuela, lee un lenguaje muy propio y muy típico de este régimen. Alabanzas a la revolución, al socialismo, y también una manera de escribir un tanto más bien confusa, poco pedagógica. La pedagogía, como ciencia, desde finales del siglo XVIII, lo que propone es la libertad del niño y el respeto a la libertad del niño y la conciencia del niño”, indica la profesora Escalona.

Si no come, no piensa

Zayas-Bazán, socio fundador y ex presidente de la Asociación Nacional de Educadores Cubano-Americanos, destaca que el venezolano no fue tan rápido en la imposición de doctrinas a nivel educativo como el régimen cubano. “El pueblo de Cuba está muy pisoteado. Es triste decirlo, pero el cubano típico es una especie de oveja, no está dispuesto a luchar contra el gobierno, lo que quiere es subsistir. Está acostumbrado a obedecer. La preocupación de este cubano es tener suficiente comida en la mesa todos los días, o tratar de irse de Cuba para conseguir una vida mejor y eso es lo que está pasando en Cuba hace ya 30 años, donde toda la juventud lo que quiere es irse de Cuba”, añade.

En su descripción del cubano resultante de décadas de un modelo educativo restrictivo de la libertad de criterio, más de un venezolano podría verse reflejado en el presente, al tomar en consideración “el plato en la mesa” como motor de supervivencia, por encima de valores más abstractos, tales como el derecho a disentir o a ir a referendo revocatorio, violado por el Estado venezolano en los últimos meses. Más de dos millones de venezolanos han salido del país durante la revolución chavista, en su mayoría jóvenes.

La precaria situación de la alimentación y la escasez de bienes que se vive en Venezuela, hace otro enganche con la descripción del sistema de motivaciones del cubano promedio que esboza Zayas-Bazán. El profesor tiene parientes en Cuba, una odontóloga, que acaba de llegar a Estados Unidos con su esposo, que es oncólogo.

“Todos ellos fueron a misiones al extranjero, pero tenían que ir solos, con la idea de pasarse hasta dos años fuera para poder entonces tener un dinerito para comprar refrigeradores, televisores, lavadoras de platos, etc. que pudieran poner en un container y llevar a Cuba”.

Cualquier parecido con la realidad venezolana, a juicio de la propia canciller Delcy Rodríguez, podría no ser coincidencia. Sobre cómo progresa este bloqueo cultural que impone el régimen castrista en la vida cubana, Zayas-Bazán añade: “Aparte de maravillarse cuando ven un supermercado, lleno de todo tipo de mercancías, no han hecho un cheque en su vida, no tienen idea de cómo funciona la economía, porque viven en dependencia total con el Estado”.

Control venezolano

Para Zayas-Bazán, existen claras diferencias en el ritmo impuesto al pensamiento en Cuba, y la manera como se ha adoctrinado en Venezuela, gracias, en parte, a que ésta no es una isla y está rodeada por otros países.

“En Cuba se instauró el terror rapidito. Allí se fusilaron a más de 1000 personas el primer año sin juicio, y el que llevaba la voz cantante era Raúl Castro, porque Raúl Castro comenzó todo en la provincia de Oriente, en Santiago de Cuba, con todas las personas que estaban en el Ejército. Allí se fusilaron de 300 a 400 miembros de las fuerzas armadas al principio de la revolución y eso instauró un terror en la población que no se hizo evidente rápidamente, pero fue algo que apocó mucho a la gente”, destaca.

En opinión del profesor Mariano Herrera, no es seguro que la huella del marxismo o del chavismo sea tan fuerte en el venezolano: “Eso está por verse. Sin embargo, sí hay una generación completa que ha vivido el impacto. Lo que más influye en la educación, no es el currículo, sino el profesor, y si los docentes han cambiado su favoristismo a repudio”.

MADURO SIN PARTIDA DE NACIMIENTO NI FUTURO

El aislamiento vivido por el pueblo cubano, en medio de adoctrinamientos, tiene un recurso educativo que aún no ha sido aplicado por los imitadores venezolanos: el Expediente Acumulativo del Escolar, empleado para llevar el control del comportamiento político del estudiante.

“Es un récord académico que el maestro llena y donde el maestro tiene que velar por la pureza de las opiniones de los estudiantes. Los estudiantes de Cuba tienen que ocultar sus ideas para entrar en ciertas carreras universitarias, como las ciencias sociales. Tienen que pasar por una evolución político moral y someterse a un examen sobre su opinión sobre los líderes mundiales para entrar en la Universidad. Si es inteligente tiene que probar que tiene suficiente integración a la revolución. Porque la Universidad en Cuba es sólo para los revolucionarios, lo dicen los que mandan desde el primer momento”, indica Zayas Bazán.

UNIVERSITARIOS Y MÉDICOS EN PROTESTA POR LA CRISIS

En Venezuela, en cambio, empobrecer la calidad de la educación parece ser la premisa. “Aquí se ha tratado más bien que la educación tienda a promover al estudiante, aunque no haya cumplido los logros y los requisitos que se establece para cada grado. Hablan de una batalla a la repitencia, y allí se revela que ellos están promoviendo a los estudiantes de la manera más fácil posible”, indica Escalona.

El último cambio curricular a la educación publicado recientemente en Gaceta Oficial, es garrafal y proclive a la “piratería en las aulas”, señalan expertos. “Lo que tiene de particular es que le cambia los nombres a las asignaturas y las agrupa por áreas de conocimiento, entonces hay un área de lenguaje, un área de ciencias, etc. En vez de tener un profesor de Química, otro de Física y otro de Biología, tienes uno solo para Ciencias Naturales. En Venezuela, desde hace 20 años, hay escasez de profesores, hay muchos liceos en donde no hay profesor de Matemática, o de Física, o de Química. Al agruparlos por área, es un modo de justificar que cómo se consiguió un profesor de Biología y eso es de ‘Ciencias’, entonces que el docente imparta también Física y Química”, indica el pedagogo Mariano Herrera.

“Eso es una piratería. Los especialistas en un área no son especialistas en otras”, añade Herrera. A Juan, además, le redujeron dramáticamente el número de horas de aula, con más formación para el trabajo y menos para el estudio catedrático, lo que opositores han calificado como un esfuerzo del gobierno para guiar al pueblo a la ignorancia.

No obstante, pese a la intención, el resultado puede ser distinto. “En educación y todo lo que es en el área de las ciencias sociales, no existen los determinismos, porque el ser humano reacciona de muchas maneras. Lo que podemos identificar con las intenciones. Pero hasta qué punto esas intenciones tienen efecto, eso es ya otra cosa. Lo que sí está demostrando es que nuestro sistema escolar tiene muy baja calidad, y que lamentablemente pasar por el sistema escolar no está dejando a la gente con la preparación que necesitaría para seguir progresando”, concluye Escalona. “Además, el venezolano no se ha amansado”, destaca Zayas-Bazán. Con los años, se verán los efectos que irán teniendo estas prácticas en niños como Juan y en las venideras generaciones.

http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article123624514.html

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.