Agricultores validan la autodefensa como táctica para protegerse de ataques en La Araucanía

6

Respaldan a empresario que repelió atentado en Niágara:

11 de julio de 2016, El Mercurio, Óscar Riquelme Bracho

Avalan uso de armas como derecho legítimo para contrarrestar la “indefensión” en la que, dicen, se encuentra la región.

Álvaro Bernedo
Álvaro Bernedo

 

“Bernedo lo hizo bien”. Es la frase que se repitió en la semana entre no pocos agricultores de La Araucanía, luego del ataque que el lunes pasado casi le costó la vida al empresario Álvaro Bernedo, en Padre Las Casas, quien repelió a tiros a tres encapuchados que le dispararon para luego incendiar su casa. Agricultores y empresarios -algunos públicamente y otros en reserva- apoyan la autodefensa que a balazos mostró Bernedo, en una región en la que, según Carabineros, hay 47.633 armas inscritas legalmente: una por cada cinco hogares.

“Habría actuado igual”

La noche del ataque a Bernedo, una de las primeras personas en auxiliarlo fue su vecino, el empresario Heinz Gildemeister, quien afirma que la seguidilla de hechos de violencia rural ha empujado a las personas a comprar armas para defenderse en caso de un ataque. “Hay mucha gente que está cansada de que el Estado no la proteja, y eso produce que las personas en La Araucanía se estén armando, y bastante”. Por eso, añade, “en el caso de Álvaro, hubiese actuado igual, porque tienes que defender a tu familia”.

Un caso emblemático de autodefensa lo representa Juan de Dios Fuentes, del fundo Centenario de Pidima, en Ercilla, que a la fecha registra más de 250 atentados, mientras él ha recibido decenas de amenazas de muerte. “Si el señor Bernedo no se hubiera defendido, estaría muerto. En el caso de los Luchsinger McKay, si no se hubieran defendido, probablemente, no habría ningún detenido, ya que el único condenado hoy es la persona que resultó herida”, comenta.

Agrega que hay lugares en la región donde se vive un verdadero Far West, donde deben dormir con las armas cerca, por el temor constante a sufrir un ataque. “En muchas ocasiones despertamos con los impactos de bala en la casa”, sostiene. Por ello, considera “absolutamente legítimo” que las personas busquen defenderse, ejerciendo los principios que exige el Código Penal para la legítima defensa, “y si es necesario y pertinente, así como lo estimamos nosotros, tener armas por cierto que es un derecho, siempre y cuando se cumpla con la Ley de Control de Armas”.

La presidenta de la Multigremial de La Araucanía, Angélica Tepper, afirma que “la autodefensa es algo a lo todos tenemos derecho. Si somos atacados debemos proteger nuestra vida y la de nuestra familia. La legítima defensa no es penada”. Sergio González Jarpa, dueño del fundo San Sebastián, en Angol, acumula 60 denuncias por abigeatos, amenazas de muerte y ocupaciones ilegales desde 2004. “Para nosotros, una escopeta no es un arma de ataque, es una herramienta de trabajo, porque con ella defiendo a mis ovejas de las jaurías de perros, que se las comen. No vivimos pendientes de matar a nadie, pero si nos atacan debemos hacer uso de la autodefensa”, explica.

“Hay que defenderse, porque al final no te queda nada, ya que la justicia no nos cree a las víctimas”, añade su esposa, Karin Poggini, quien reafirma que están dispuestos a defenderse, “ya que si un carabinero dispara con balines de goma, ¿a quién va a defender? Si los encapuchados disparan con armas reales”.

Al igual que ellos, en otros predios de la zona los agricultores han tomado la decisión conjunta de repeler los ataques usando armas de fuego.”Tenemos medidas de seguridad, estamos armados y tenemos gente que recorre el campo armada, porque en estos momentos la sensación de inseguridad es mucha”, indica un agricultor que pide reserva de su identidad, mientras reconoce que junto a sus vecinos, unos 25 en total, tienen claro que apoyarán en armas a cualquiera que sea atacado.

“No nos juntamos para planear cómo vamos a disparar, pero tenemos claro que vamos a llegar; si uno de mis vecinos alcanza a avisar, ahí estaremos. (…) Carabineros está para disuadir, no para resolver el problema, y con toda razón, porque no están respaldados”, concluyó.

“Tenemos armas, cerco eléctrico, extintores, estamos como en una trinchera esperando que cualquier noche nos ataquen”.

KARIN POGGINI, dueña del fundo San Sebastián

“Cada día va a ser peor y va a haber más autodefensa. Sé de muchos agricultores que se están armando, porque el Estado no da protección”.

HEINZ GILDEMEISTER, agricultor de Padre Las Casas

http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=270181

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.