Baja Natalidad en Chile, un problema presente y un drama futuro

Estimado radioyente:

En reciente carta a los medios de comunicación, el Dr. Enrique Oyarzún, Ginecoobstetra
Clínica Universidad de los Andes, escribió una alarmante carta sobre la baja natalidad que está sufriendo Chile.

Le pasamos la palabra al Dr. Oyarzún:“Hace algunos días los medios de comunicación publicaron que estamos frente a la tasa de fecundidad más baja de la historia. Este es un hecho que, como especialistas, miramos con preocupación, ya que significa que nuestra población en los próximos años comenzará a reducirse cada vez más.

“Es importante tener a la vista que el número de nacimientos en Chile ha disminuido progresivamente desde los 90. En ese período, había aproximadamente 300 mil nacidos por año, el 2000 era de 2,1 hijos por mujer, y actualmente esa cifra ha disminuido a 1,3. Otro aspecto relevante es que, de esos nacidos, sobre el 15% son hijos de madres inmigrantes. Es decir, los extranjeros han jugado un rol importante en los nacimientos. Esta caída se traduce en la baja de más de un 40% entre los nacimientos actuales y los que teníamos en la década de 1980 y 1990.

“Respecto de las causas, principalmente se deben a cambios en las preferencias familiares, que privilegian tener uno o dos hijos y en edades más avanzadas. La incorporación masiva de las mujeres a la fuerza laboral también hace que la maternidad se vea retrasada”.

Hasta aquí las consideraciones del Ginecólogo Oyarzún.

Respecto a las causas más profundas de esa disminución universal de la natalidad, conviene recordar lo sostenido por Philip Jenkins, profesor de Historia y codirector del Programa de Estudios Históricos de la Religión en la Universidad de Baylor.

De acuerdo con el Profesor Jenkins, “Existe una relación constatada entre el hundimiento demográfico y el hundimiento de la religiosidad, especialmente llamativo en los países cristianos, y más en particular aún en las naciones católicas”

El profesor Philip Jenkins, escribió una exhaustiva investigación sobre el tema, Fertility and Faith [Fertilidad y fe] donde establece una dramática correspondencia entre «cunas vacías e iglesias vacías»:

La tesis del Profesor Jenkins es que el descenso de la natalidad y la secularización van siempre de la mano.

«Existe una estrecha relación entre los índices de natalidad de una comunidad y el grado de fervor religioso. Las sociedades con una natalidad elevada, como la mayor parte del África contemporánea, son sociedades fervientes, devotas y religiosamente entusiastas. Viceversa, menor es el índice de natalidad, menor es la dimensión de la familia; y mayor es la tendencia a separarse de la religión. Europa es el ejemplo más claro al respecto, puesto que su descenso de la natalidad está relacionado con una rápida secularización. Pero ahora este modelo de baja natalidad y fe se está difundiendo en todo el mundo, en América Latina, en Asia oriental y en parte del mundo islámico».

Ambas condiciones caminan en paralelo, y la disminución de la práctica religiosa precede al descenso demográfico. «Los índices de natalidad proporcionan un indicador eficaz del comportamiento religioso, y los cambios rápidos deberían servir como campana de alarma sobre una inminente secularización y el declive de la religión».

El cambio tuvo lugar en los años 60. «Cuando este proceso empezó en los países escandinavos y los Países Bajos, los estudiosos pensaron que estaba relacionado con el protestantismo progresista. Pero a inicio de los años 70 también empezó a afectar a los países católicos. Ese cambio estaba estrechamente relacionado con el fuerte descenso de la práctica religiosa, medido con la regularidad con la que se iba a la iglesia, las vocaciones al sacerdocio y el número de mujeres en las órdenes religiosas. A medida que los vínculos religiosos disminuyen, las personas definen cada vez más sus valores en términos que son individualistas y laicos. Están más dispuestas a oponerse a las iglesias o las instituciones religiosas sobre cuestiones sociales y políticas de género y moralidad”.

Si fuéramos a establecer esta misma relación de Iglesias vacías y cunas vacías en Chile, veremos que ella se aplica enteramente.

De acuerdo a la encuesta de Adimark, en 1970, el 83 % de los encuestados se confesaba católico. De ellos el 33% decía acudir algunas veces al mes a la misa. El año 2021 esas cifras habían disminuido al 62%  que se consideraban católicos y al 16% que decía ir algunas veces al mes a la misa.

En el mismo año de 1970, la tasa de natalidad en Chile (número de nacimientos por cada mil habitantes en un año) fue del 28,76‰, y el índice de Fecundidad (número medio de hijos por mujer) de 3,78 hijos por mujer.

La tasa de natalidad en Chile en 2021 fue del 11,79‰, y el índice de Fecundidad (número medio de hijos por mujer) bajó a 1,54.

Como se ve, la relación fe y nacimientos sostenida por el Profesor Jenkins se cumple enteramente en nuestro país.

Un tema para meditar y sacar conclusiones.

De partida, la primera que podemos sacar es la razón que tenía la Encíclica Humane Vitae cuando pronosticaba que el uso de la píldora de control de la natalidad, iba a producir una mentalidad antinatalista.

El Papa convidaba a practicar a que las familias promuevan que las leyes “no sólo no ofendan, sino que sostengan y defiendan positivamente los derechos y los deberes de la familia. En este sentido las familias deben crecer en la conciencia de ser protagonistas de la llamada política familiar, y asumir la responsabilidad de transformar la sociedad; de otro modo las familias serán las primeras víctimas de aquellos males que se han limitado a observar con indiferencia”.

“Además, decía la Encíclica, “no se necesitan profundos estudios sobre temas demográficos para darnos cuenta de que el mundo actual se encamina hacia su propia destrucción. Sin necesidad de utilizar armas el hombre está generando su propio triste final. Unos pocos lo programan y la mayoría parece caminar hacia su sacrificio sin oponer resistencia”.

Una advertencia que muchos desoyeron y que se está cumpliendo de modo dramático.

***

Gracias por acompañarnos en este comentario y recuerde que nos podemos volver a encontrar, semana a semana en esta Su emisora, o en nuestra página web. Credochile.cl

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enquire now

Give us a call or fill in the form below and we will contact you. We endeavor to answer all inquiries within 24 hours on business days.