Algunos destaques de la acción pública de Plinio Corrêa de Oliveira

El presente texto es transcrito con adaptaciones del ensayo “Autorretrato filosófico” de Plinio Corrêa de Oliveira publicado en “Catolicismo, N° 550 de Octubre de 1996.

Inicia su acción pública, aún muy joven, como diputado por la Liga Electoral Católica en la Asamblea Federal Constituyente de 1934, alcanzando la votación más alta del Brasil.

Además, tuvo una larga actuación en el magisterio -ya como profesor de Historia de la Civilización en el Colegio Universitario, anexo a la Facultad de Derecho de la Universidad de São Paulo; bien como profesor de la misma disciplina en el Colegio Roosevelt de São Paulo; o ya como Catedrático de Historia Moderna y Contemporánea en la Facultad de Filosofía de São Bento y en la Facultad de Filosofía Sedes Sapientiae, ambas de la Pontificia Universidad Católica de esa ciudad.

Fue Director del conocido semanario católico Legionário, órgano oficioso de la Arquidiócesis de São Paulo; Presidente de La Junta Arquidiocesana de la Acción Católica; y también Secretario de la Federación de las Congregaciones Marianas de la misma ciudad.

Su primer libro fue publicado en 1943, y se titulaba En Defensa de la Acción Católica (Ed. Ave María, São Paulo). Era una voz de alarma contra los gérmenes de laicismo, liberalismo e igualitarismo que comenzaban a invadir la Acción Católica. En calidad de Presidente de la rama paulista de esta entidad le cabía iniciar la lucha contra esos errores. El libro despertó controversias apasionadas, que no cesaron ni siquiera cuando, en 1949, recibió, a propósito del libro, una calurosa carta de elogio enviada, en nombre del Papa Pío XII, por Mons. Montini, entonces Sustituto de la Secretaría de Estado de la Santa Sede y, después, Papa Pablo VI.

En 1959 publicó el libro Revolución y Contra-Revolución. En Brasil tuvo cuatro ediciones. La publicación inicial fue hecha en el número 100 de “Catolicismo” (dos tirajes). Las ediciones se sucedieron en el mundo hispánico, en los Estados Unidos, en Canadá y en Italia

El efecto más destacado de Revolución y Contra-Revolución fue de haber inspirado, en Brasil, la constitución de la Sociedad Brasileña de Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad — TFP, y, fuera de ese país, la fundación de organizaciones congéneres y autónomas, que brotaron en casi todas las grandes naciones de Occidente y se extendieron por los otros continentes.

En 1960, publicó Reforma Agraria – Cuestión de Conciencia, obra de gran porte, que exigió un trabajo en equipo. Fue así que redactó la primera parte del libro, sometiéndola a la consideración de dos ilustres prelados, Mons. Antonio de Castro Mayer, Obispo de Campos, y Mons. Geraldo de Proença Sigaud, Obispo de Jacarezinho y después Arzobispo de Diamantina, para que revisaran el texto desde el punto de vista teológico. La segunda parte, de naturaleza técnica, quedó a cargo del economista Luis Mendonca de Freitas. La obra con más de 22.000 ejemplares tuvo una acogida muy favorable en el medio rural, siendo objeto de aplausos por parte de gobernadores, diputados estatales y federales, senadores, centenares de alcaldes, cámaras municipales y asociaciones de agricultores y ganaderos. Los mismos autores publicaron, en 1964, la Declaración de Morro Alto, programa positivo de reforma agraria.

De todas sus obras, la que tuvo mayor divulgación fue de modo innegable La libertad de la Iglesia en el Estado comunista, que, en las últimas ediciones, apareció con el título de Acuerdo con el régimen comunista: para la Iglesia, ¿esperanza o autodemolición? La obra fue honrada con una carta de elogio de la Sagrada Congregación de los Seminarios y Universi¬dades de la Santa Sede, fechada el 2 de diciembre de 1964 y firmada por los Cardenales Pizzardo y Staffa.

También alcanzó gran repercusión Transbordo ideológico inadvertido y diálogo. Ensayo que muestra de qué forma usan los comunistas el diálogo para debilitar de modo subrepticio la resistencia ideológica de sus adversarios, en especial la de los católicos.

En 1976 publicó el libro titulado La Iglesia ante la escalada de la amenaza comunista – Lla¬mamiento a los Obispos silenciosos, que fue un análisis doctrinal de las posiciones adoptadas entonces por miembros de la Jerarquía eclesiástica en Brasil a favor del comunismo. Por ejemplo, la predicación claramente pro comunista de Mons. Pedro Casaldáliga, Obispo de São Félix de Araguaia.

A fines de 1977 publicó el libro Tribalismo indígena, ideal comuno-misionero para el Brasil del siglo XXI para dar a conocer una inesperada faceta de la crisis dentro de la Iglesia. Una nueva corriente misionera, que circula libremente en los medios eclesiásticos, sustenta que la civilización actual debería desaparecer para dar lugar al sistema de vida tribal. Instituciones como la propiedad privada, la familia monogámica y el matrimonio indisoluble, deberían ser eliminadas. La figura clásica de los misioneros — evangelizadores y civilizadores — como lo fueron los Padres José de Anchieta (hoy Beato) y Manuel da Nóbrega, tendrían que ser abandonadas. La nueva corriente misionera, al no querer civilizar, no quiere catequizar. Y, por no querer catequizar, tampoco quiere civilizar.

Ante la nueva embestida agro-reformista promovida por el Gobierno con amplio apoyo de la Conferencia Nacional de Obispos del Brasil (CNBB), Plinio Correa de Oliveira publicó el libro Soy católico: ¿puedo estar en contra de la Reforma Agraria? (4 ediciones y 29.000l ejemplares), con la colaboración en los aspectos técnicos y económicos del Prof. Carlos Patricio del Campo, Master of Science en Economía Agraria por la Universidad de Berkeley, en California (EE.UU.) El libro muestra que el católico debe ser fiel, por sobre todo, a las enseñanzas tradicionales del Supremo Magisterio de la Iglesia. Dado que, un examen detenido del proyecto llevó a la conclusión de que no existía consonancia entre tales enseñanzas y la Reforma Agraria preconizada por el documento de la CNBB, el católico anti-agro-reformista no tenía sólo el derecho, sino también el deber, de seguir siendo contrario a la Reforma Agraria.

El socialismo autogestionario: frente al comunismo, ¿barrera o cabeza de puente? El título del epígrafe encabeza una amplia exposición y un análisis crítico del programa autogestionario de Mitterrand, entonces recién elegido Presidente de la República Francesa. El trabajo, redactado por Plinio Correa de Oliveira -reproducido y divulgado en nombre propio por las trece TFPs entonces existentes- fue publicado íntegramente, a partir de diciembre de 1981, en 45 diarios de los de mayor circulación de 19 países de América, Europa y Oceanía. Un sustancioso resumen del mismo se publicó en 49 países de los cinco continentes, en trece idiomas. De este modo, la difusión del documento alcanzó un tiraje de 33,5 millones de ejemplares.

En 1982, Plinio Correa de Oliveira escribió junto con los hermanos Gustavo Antonio Solimeo y Luiz Sérgio Solimeo, el libro titulado “Las CEBs… de las cuales mucho se habla, poco se conoce – La TFP las describe cómo son”. La obra fue lanzada para desenmascarar las llamadas Comunidades Eclesiales de Base, instrumento creado para la difusión de la Teología de la Liberación entre los fieles católicos.

Esta corriente teológica, explicitada por los teólogos Gustavo Gutiérrez y Hugo Assmann, e impulsada de inicio por la Conferencia del Episcopado Latinoamericano de Medellín, en1968, se expandió ampliamente en círculos teológicos de todo el mundo, buscando base en las Escrituras para errores transmitidos por dos corrientes doctrinales distintas, pero conjugadas entre sí: una, constituida por el progresismo en el campo de la Teología, la Filosofía y la Moral, con reflejos en los estudios de Derecho Canónico, Historia Eclesiástica, etc.; y la otra, compuesta por el izquierdismo en el campo de la sociología católica, reflejándose también en los estudios de Economía y de Política promovidos bajo influencia católica, así como en la vida, en el pensamiento y en la acción de las corrientes políticas denominadas demócrata-cristianas, socialistas cristianas, socialistas católicas, etc.

En un momento en que Brasil entraba en una fase de grandes controversias sobre materias doctrinales, técnicas y similares, que marcaban a fondo el ejercicio de la Nueva República, Plinio Correa de Oliveira publicó el libro La propiedad privada y la libre iniciativa, en el tifón agrorreformista. Allí analiza el Plan Nacional de Reforma Agraria (PNRA) lanzado entonces por el Gobierno Federal. Como siempre, toma como base doctrinal las enseñanzas del Supremo Magisterio de la Iglesia en defensa de la propiedad privada y de la libre iniciativa — y de sus respectivas funciones sociales — heridas gravemente por el PNRA.

Al mismo tiempo, la TFP se preparaba para entrar en otra campaña, para divulgar el libro, también de Plinio Correa de Oliveira, En Brasil, la Reforma Agraria lleva la miseria al campo y a la ciudad – La TFP informa, analiza, alerta, en el que hace un balance de los 25 años de lucha contra el agro-socialismo confiscatorio y estimula a los hacendados y productores rurales a no dejarse engañar con el slogan agro-reformista ceder para no perder, alertándoles que su falta de decisión era la condición de éxito de la embestida agro-reformista. Fueron hechas cuatro ediciones de la obra, con 55.000 mil ejemplares, vendidos directamente al público en campañas en la calle por los propagandistas de la TFP.

En 1987, en pleno debate sobre el proyecto de una nueva Constitución, Plinio Correa de Oliveira lanzó el libro Proyecto de Constitución angustia al país, que fue ofrecido a todos los constituyentes como contribución para evitar el funesto desenlace que se podía vislumbrar ante el eventual divorcio del nuevo texto constitucional y el pensamiento mayoritario de la nación.

Cabe resaltar el récord de un promedio de 1.083 ejemplares diarios vendidos durante los diecinueve días de difusión intensiva en Sao Paulo. Finalmente, se esbozó una cierta reacción de los elementos más conservadores en el seno de la Constituyente; sin embargo, les faltaba el ímpetu y determinación necesarios para revertir el proceso descrito en el libro. Y Brasil recibió una Constitución que suscitaría en seguida toda especie de embarazos para la gobernabilidad del País.

En cualquier actividad en se quiere reintroducir la honradez, la competencia y el orden, no faltan sugerencias inteligentes para poner en práctica. Pero la cuestión que realmente surge es la de constituir, en cada plano, un equipo moral e intelectualmente capaz. Inteligencias -muchas, inclusive insignes- no nos faltan. Por desgracia, nuestra mayor carencia radica en el plano moral, y continuamente nos encontramos frente a esta lamentable constatación. ¿Por qué no poseemos tales equipos? -Porque no tenemos las élites necesarias. Donde existen élites moral e intelectualmente capaces, los hombres idóneos por su competencia y por su moralidad no faltan. Donde no hay élites, los hombres realmente valiosos son raros, poco conocidos y condenados a vegetar anónimos en la multitud de los mediocres o de los oportunistas.

Para contribuir a la solución de este magno problema, Plinio Correa de Oliveira publicó en Marzo de 1993 el libro Nobleza y élites tradicionales análogas en las alocuciones de Pío XII al Patriciado y a la Nobleza romana, en el cual analiza el estado del mundo contemporáneo a la luz de esas catorce alocuciones.

No sólo por medio de libros se desenvolvió la actuación doctrinal de Plinio Correa de Oliveira. Se desarrolló también a través de pronunciamientos publicados en la prensa, TV y radio, sobre las cuestiones más candentes, o por el envío a las autoridades de estudios y análisis sobre temas de actualidad. Esta acción la ejerció a veces a título personal, aunque más frecuentemente en nombre del Consejo Nacional de la TFP. He aquí algunos ejemplos.

En abril de 1974, habiendo llegado a su auge la Ostpolitik vaticana, produciendo una enorme perturbación de conciencia para la mayoría anticomunista de católicos, se vio obligado a elaborar un documento — en el más reverente lenguaje — que demuestra, con base en la doctrina católica, lo lícito de la resistencia a la détente con el comunismo. El documento, titulado La política de distensión del Vaticano con los gobiernos comunistas – Para la TFP: ¿omitirse o resistir?, fue ampliamente difundido por la prensa nacional e internacional”[8].

En febrero de 1990, ante la espectacular caída del Muro de Berlín y del Telón de Acero, y tras las convulsiones políticas que se sucedían en los diferentes países del bloque comunista, redactó el manifiesto titulado Comunismo y anticomunismo en el umbral de la última década de este milenio, que analizó el Descontento (con D mayúscula) que corroía esas naciones y que tendría como resultado el desmembramiento del imperio soviético. El manifiesto fue publicado por las diversas TFPs en 21 diarios de ocho países en América y Europa.

******
Al leer esta relación de algunas de las principales obras y acciones realizadas por Plinio Correa de Oliveira a muchos les habrá venido a la mente, desde el principio, una objeción: todo esto es anacrónico e incapaz de echar raíces en el mundo en que vivimos.

Los hechos hablan en sentido contrario. En el campo de las ideas no existe sólo lo antiguo y lo nuevo, como querrían los evolucionistas. Existe, sobre todo, lo verdadero, lo bueno, lo bello y lo perenne, en contrapo¬sición irreconciliable con el error, el mal y lo deforme. Y frente al verum, bonum y pulchrum, significativos sectores de la juventud moderna no sólo no son insensibles, sino que optan decididamente en favor de su expansión.

La tradición de lo perenne no es muerte, sino vida. Vida de hoy y vida de mañana. Plinio Correa de Oliveira pretendió ser, no un mero defensor del pasado, sino un colaborador — junto con otras fuerzas vivas — para influir en el presente y preparar el futuro.

Él estaba seguro de que los principios a los que consagró su vida son hoy en día más actuales que nunca y señalan el camino que el mundo seguirá en los próximos siglos. Los escépticos podrán sonreír. Pero la sonrisa de los escépticos jamás consiguió detener la marcha victoriosa de los que tienen Fe.