Dialogo Vaticano/China: Cardenal Zen reitera en Alemania sus duras críticas a cardenal Parolin

Mathias von Gersdorff

40

El Cardenal Joseph Zen Ze-kiun reiteró durante un viaje a Alemania sus fuertes críticas al proyectado acuerdo entre el Vaticano y la República Popular China. Este acuerdo entregaría la Iglesia clandestina china, que siempre ha sido fiel a la Santa Sede, a la Asociación Patriótica Católica China, creada bajo dirección comunista en 1957.

El cardenal recibió el 7 de abril de 2018 en Bonn, la antigua capital de Alemania, un galardón de la “Fundación Stephanus por los cristianos perseguidos” (Stephanus Stiftung für verfolgte Christen).

 

En su discurso de agradecimiento el Cardenal explicó que la Secretaría de Estado del Vaticano, dirigida por cardenal Pietro Parolin, está dispuesta a hacer concesiones absurdas al gobierno comunista. El acuerdo contemplaría que el gobierno chino designe a los obispos. El Papa sólo tendría un derecho a veto. Dadas las distancias geográficas y las complicaciones de la realidad china, eso significaría que el Papa prácticamente no tendría ninguna influencia.

Escandaloso es además el hecho que los católicos clandestinos – que están viviendo en estado de persecución desde hace décadas – en numerosas diócesis tendrían que aceptar a los obispos estatales instalados en sus cargos por los comunistas. ¿De que servirá entonces haber resistido las persecuciones durante tantos años?

En dos diócesis gobiernan tanto obispos patrióticos como clandestinos. Una delegación del Vaticano enviada a inicios de enero de 2018 por cardenal Parolin y dirigida por Mons. Claudio Maria Celli intentó remover a los dos obispos clandestinos para que los obispos patrióticos asumieran las diócesis.

Los obispos legítimos no cedieron a la presión del Vaticano. Pero esta intervención singular fue la gota que rebalsó el vaso para el cardenal Zen. Este se dirigió a Roma para manifestar su perplejidad al Papa Francisco. Éste se manifestó sorprendido y desconocedor de los pormenores.

Es por eso que el cardenal Zen acusa al cardenal Parolin y a la Secretaría de Estado de informar mal o incluso erróneamente al Papa Francisco.

El viaje a Alemania para recibir el premio de la Fundación Stephanus ha sido la más reciente gira del cardenal Zen para alertar a los católicos de todo el mundo sobre la proyectada traición a los católicos chinos.

El purpurado dio muchos detalles sobre la recrudecida persecución a los católicos en los últimos meses. Una nueva ley de religiones limita seriamente la libertad de la Iglesia. Hay grandes dificultades para administrar los sacramentos. Por ejemplo, está prohibido bautizar a los menores de 18 años. Durante la Semana Santa oficiales comunistas arrestaron a dos obispos clandestinos para impedir que celebrasen las ceremonias litúrgicas de ese período. A inicios de abril una nueva ley limita fuertemente la venta de Biblias.

¿Es con gente de esa índole que la Secretaría de Estado desea encontrar un acuerdo? Para el cardenal Zen eso solamente puede conducir a en una catástrofe, una completa capitulación frente a los gobernantes comunistas de China.

Ningún acuerdo es mejor que un pésimo acuerdo, resume el cardenal Zen.

Autor: Mathias von Gersdorff

 

Fundación: Stephanus

 

 

Cargando Comentarios de Facebook...