Destacados de la Semana

Las recientes declaraciones del general Padrino

7 Agosto 2017

Fernando Ochoa Antich
6 DE AGOSTO DE 2017


Curiosamente, para decir lo menos, después del “proceso electoral” del 30 de julio pasado el general Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa, se dirigió a la opinión pública en dos oportunidades. La primera apenas se venció el tiempo de votación para elegir la inconstitucional asamblea nacional constituyente, unas horas antes de que declarara Tibisay Lucena sobre los resultados electorales. La segunda, en medio de la campaña desarrollada por altos funcionarios en defensa de Nicolás Maduro, en respuesta a las sanciones aplicadas por el gobierno de Estados Unidos. Convencido de que el régimen chavista “no da puntada sin dedal”, las escuché con detenimiento y creo prudente darle respuesta al contenido de su primera declaración, debido a que en ella solo dijo medias verdades, tratando de confundir a los venezolanos y a los miembros activos de la Fuerza Armada Nacional.

El general Padrino expresó en su primera declaración, con gran prosopopeya: “La oposición debe dejar de hacerle llamados a la Fuerza Armada Nacional porque nosotros somos conscientes del papel que hemos estado desempeñando en estos dieciocho años. Esa convocatoria tiene un objetivo fundamental, arremeter de manera grotesca contra la soberanía de Venezuela. La nueva Fuerza Armada Nacional rechaza ese tipo de planteamientos. Los venezolanos merecemos vivir en paz. Esta es la forma como se dirimen las diferencias en democracia, no es llamando al imperialismo a poner las garras en nuestra democracia, no es llamando a una guerra civil. Felicitamos al pueblo de Venezuela por el comportamiento que ha tenido hoy, que más allá de los resultados, es un llamado a la dirigencia política a entendernos, en función de los intereses de la patria para que ese pueblo tenga acceso a sus necesidades alimentarias, a sus medicinas”.

No es verdad que la oposición democrática le esté haciendo llamados a la Fuerza Armada Nacional para que den un golpe de Estado y se instaure en Venezuela una dictadura militar. Mucho menos que esté vinculada con factores internacionales que buscan comprometer la soberanía nacional mediante una invasión extranjera. Ningún venezolano, en su sano juicio, podría estar de acuerdo con tan antipatriótica posición. Lo que sí es verdad es que esa bandera la están ondeando Nicolás Maduro y su camarilla, de manera engañosa, para atraerse el natural nacionalismo de nuestro pueblo con el fin de buscar su respaldo a su desastroso gobierno. Igualmente, se busca influir, esa es la razón del mensaje del general Padrino, en el sentimiento de los miembros activos de la institución armada para que, ante un supuesto riesgo de la soberanía nacional, se acepte, sin cuestionamiento alguno, la tragedia que vive nuestro pueblo como consecuencia de los desafueros del régimen chavista. También es una verdad ineludible que si los venezolanos observaran en los altos mandos militares una conducta cónsona con lo previsto en la Constitución y leyes militares, en lugar de una reprochable parcialización política, no tendrían razón de ser los llamados que los venezolanos le hacen a la Fuerza Armada para que cumpla sus deberes con Venezuela.

En esa misma declaración el general Padrino expresó: “Felicitamos al pueblo de Venezuela por el comportamiento que ha tenido hoy, que más allá de los resultados es un llamado a la dirigencia política a entendernos, en función de los intereses de la patria para que ese pueblo tenga acceso a sus necesidades alimentarias, a sus medicinas”. Esto es, por decir lo menos, contradictorio con lo dicho anteriormente. Al principio rechaza el llamado que hace la oposición democrática a la Fuerza Armada Nacional, el cual ha consistido precisamente, desde diciembre de 2016, en solicitarle al Alto Mando Militar que plantee, leal y profesionalmente a Nicolás Maduro, la necesidad de aceptar y cumplir las exigencias del papa Francisco, expuestas en una carta entregada por el cardenal Pietro Parolín: establecimiento de un cronograma electoral, reconocimiento de la Asamblea Nacional, libertad de los presos políticos y establecimiento de un canal humanitario, como condición para poder reiniciar un diálogo constructivo entre gobierno y oposición. Los venezolanos conocen perfectamente bien que Nicolás Maduro se ha negado sistemáticamente a satisfacer esas exigencias incrementando el grado de conflictividad política.

Además, el general Padrino debería entender que su llamado a la dirigencia política a entenderse, para enfrentar y resolver la tragedia nacional, no es suficiente si no se acompaña de una real solución al problema político. La única posibilidad existente para lograr esa solución es mediante la convocatoria a unas elecciones generales para todos los cargos de elección popular, incluido el de presidente de la República. Para colmo de males, y a pesar de los exacerbados elogios del general Padrino al ilegítimo CNE, acabamos de conocer a través de la denuncia-confesión del más conspicuo representante de la empresa Smartmatic, que el resultado de la elección para la inconstitucional asamblea nacional constituyente presentado por los rectores oficialistas del ente comicial, con el voto salvado del rector Luis Emilio Rondón, ha quedado totalmente cuestionado por la opinión pública nacional e internacional. He allí una de las razones por las cuales la Fuerza Armada Nacional, por vía de sus voceros autorizados, debe abstenerse de asumir posiciones políticas que no son de su competencia y comprometen el prestigio de la institución.

Ojalá que el general Padrino y el Alto Mando Militar entiendan su responsabilidad histórica y rechacen, entre otras cosas, defender el inaceptable fraude electoral ejecutado por los rectores oficialistas del Consejo Nacional Electoral, y aprovechen esta oportunidad para rectificar, con carácter y personalidad, su equivocada actuación. Ustedes conocen que ha sido un gravísimo error ignorar el contenido del artículo 328 constitucional para de esa manera poder comprometer a la Fuerza Armada Nacional en la diatriba político partidista. En una circunstancia política tan compleja, caracterizada por la intención de Nicolás Maduro de ejecutar un permanente golpe de Estado, en medio de una cruel represión y un permanente irrespeto de los derechos humanos, es fundamental que exista un factor de equilibrio que contribuya a detener tanta insensatez y recupere la paz. Esa es la obligación institucional de la Fuerza Armada Nacional. De no rectificar ustedes a tiempo, tendrán que enfrentar un estallido social de consecuencias impredecibles y el juicio de la historia. Ustedes tienen que reconocer que la presencia de Nicolás Maduro en el poder impide una solución de la crisis que enfrenta nuestro pueblo. Reflexionen. Salven a Venezuela.

http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/las-recientes-declaraciones-del-general-padrino_197355

Cargando Comentarios de Facebook...