Destacados de la Semana

El punto de partida de la tragedia cubana

7 agosto 2017

Por Pedro Corzo 31 de julio de 2017


Sesenta y cuatro años después del Moncada y a 58 del triunfo de la insurrección, hay muy poco de lo que el castrismo se pueda enorgullecer, aunque lamentablemente la historia de Cuba no podrá ser escrita sin hacer referencia al mandato de Fidel Castro.

El 26 de julio de 1953 se sembró la semilla para la destrucción de la república de Cuba. Lo que parecía ser una asonada más en la convulsa historia de la nación fue en realidad el inicio de una tragedia que ha demolido a los cubanos y al país, hasta sus raíces más profundas.

La acción militar mal planeada y peor ejecutada fue el punto de partida para que un pandillero con aspiraciones políticas dejara de ser un desconocido e ignorado y se transformara en una especie de vedette del culto a lo revolucionario en un estrato de la sociedad que era particularmente devoto de la conquista del poder por medio de la fuerza.

Al evaluar el ataque y la personalidad del individuo que lo gestó y condujo, se puede concluir que fue una jugada arriesgada de todo o nada, un peldaño en procura de una imagen de héroe que todo lo podía y a todo vencía, y a quien la derrota sólo servía como plataforma para otro combate.

Sin dudas Fidel Castro recibió con satisfacción el golpe militar que Fulgencio Batista había protagonizado el año anterior. La violencia que conocía y que había practicado indiscriminadamente con los grupos gansteriles que operaban en la Universidad de La Habana le ofrecía más confianza en la consecución de su objetivo de llegar al poder que las contiendas electorales universitarias y republicanas en las que había fracasado sistemáticamente; un factor que posiblemente influyó en su decisión de no realizar elecciones al triunfo de la insurrección, a pesar de que contaba con un amplio respaldo popular.

Una ambición sin límites, un aguzado sentido de la oportunidad, la audacia que lo caracterizó, su absoluta falta de lealtad a los compromisos contraídos, su tenacidad y su talento político, maduraron y fortalecieron en la medida en que lo demandó el liderazgo que él mismo se impuso y que alcanzó gracias a su naturaleza cruel y despiadada.

A pesar de que el ataque al Cuartel Moncada fue un rotundo fracaso por lo mal planeada y organizada que estuvo la operación por quien después se autotitularía comandante en jefe, y a quien sus sicarios han gustado presentar a través de los años como un excepcional estratega militar, hay que reconocer que los sobrevivientes del asalto impusieron un régimen que se acerca a los sesenta años y ha sobrevivido a su constructor.

No obstante, 64 años después del Moncada y a 58 del triunfo de la insurrección, hay muy poco de lo que el castrismo se pueda enorgullecer, aunque lamentablemente la historia de Cuba no podrá ser escrita sin hacer referencia al mandato de Fidel Castro.

El sentir revolucionario se transformó en una especie de religión particularmente cruel. Los hijos se enfrentaron a sus padres. Las familias se dividieron. Los amigos desaparecieron. La desconfianza y la duda se propagaron por toda la sociedad. En cada cuadra había una jauría de perros rabiosos listos a morder por cualquier hueso. Delatar era un deber, callar, alta traición a un Estado celoso de prerrogativas que había robado.

El totalitarismo se dio nuevas leyes. Las parodias de procesos legales permitían asesinatos públicos. Se fusiló en parques, cementerios y detrás de las escuelas. Se militarizó la sociedad. Se implantó el terror. Se impuso un paradigma que promovía el odio y el tableteo de las ametralladoras para resolver las diferencias. Las bases culturales y morales de la nación, como parte de un plan nacional que pretendía recrear la conciencia ciudadana, fueron quebradas para introducir nuevos valores y dogmas.

El régimen hizo pública su intención de crear un hombre nuevo. La educación fue sustituida por el adoctrinamiento. A los padres se les negó el derecho de participar en la formación de sus hijos.
Fidel y Raúl fueron los principales responsables de la corrosión moral que amenaza a toda la nación. Durante sus mandatos sustituyeron la soberanía personal por la dependencia del Estado. La disciplina laboral se extinguió. Agotaron la fortuna de los ricos para generalizar la miseria. El país está regido por una dictadura dinástica que se conduce como un cuartel. Se pretende una transición política y económica en el marco del castrismo en el que paulatinamente exista la posibilidad de que los esclavos tengan aire acondicionado en sus barracones, pero no la libertad de escoger la forma de gobierno y sociedad de sus deseos.

El punto de partida de la tragedia cubana

Cargando Comentarios de Facebook...