Destacados de la Semana

CONFUSIÓN EN LA IGLESIA: Mons. Negri: “La confusión existe y es gravísima”

8 enero 2018

INFOVATICANA  –   5 enero, 2018

Uno de los arzobispos italianos que ha firmado la profesión de fe de los kazajos responde en esta entrevista a los motivos por los que ha suscrito el documento: Una Iglesia con poca atención a la doctrina ya no es una Iglesia pastoral, sino que es una Iglesia ignorante». La confusión nace de esta ignorancia.

«Como obispos católicos estamos obligados en conciencia a profesar, ante la difusa confusión actual, la inmutable verdad y la igualmente inmutable disciplina sacramental respecto a la indisolubilidad del matrimonio, según la enseñanza bimilenaria e inalterada del Magisterio de la Iglesia».Esto es lo que escriben los tres obispos del Kazajistán -Tomash Peta, arzobispo metropolitano de la archidiócesis de María Santísima en Astaná, Jan Pawel Lenga, arzobispo-obispo emérito de Karaganda y Athanasius Schneider, obispo auxiliar de la archidiócesis de María Santísima en Astaná– en un largo documento titulado: «Profesión de las verdades inmutables con respecto al matrimonio sacramental», publicado el 2 de enero y recogido por InfoVaticana (puede verlo aquí).

Los tres obispos constatan constancia que tras la exhortación apostólica Amoris Laetitia, obispos de manera individual y diversos episcopados actúan con normas pastorales que tienen como resultado la difusión de la «plaga del divorcio», también dentro de la Iglesia, lo que se contrapone fuertemente con lo establecido por Dios. Ya es grave que la praxis sea distinta de diócesis a diócesis, incluso de parroquia a parroquia. «Debido a la vital importancia que tienen la doctrina y la disciplina del matrimonio y de la Eucaristía, la Iglesia está obligada a hablar con una única voz», afirman los tres obispos citando a los Padres de la Iglesia.

Por último, los obispos kazajos ratifican el magisterio tradicional de la Iglesia, que considera siempre ilícitas las relaciones sexuales fuera del matrimonio sacramental y, por consiguiente, considera imposible el acceso a la comunión para quienes permanecen en dicho estado, si bien esto no constituye un juicio sobre el estado de gracia interior de cada fiel individualmente.

La «Profesión de las verdades inmutables…» añade, por lo tanto, un nuevo capítulo al debate de Amoris Laetitia y sus interpretaciones, demostrando lo difundido que está el malestar que se ha creado en la Iglesia. Esta declaración no parece estar destinada a permanecer un hecho local que concierne sólo a Kazajistán, puesto que tras su publicación dos obispos italianos han suscrito el documento: Monseñor Carlo Maria Viganò, anteriormente nuncio apostólico en los Estados Unidos de América, y Monseñor Luigi Negri, arzobispo emérito de Ferrara.

La Nuova Bussola ha entrevistado a Mons. Negri sobre este documento y el porqué de su adhesión.

Monseñor Negri, ¿qué le ha impulsado a firmar esta carta?

Ante la gran confusión que hay en la Iglesia en lo que respecta al tema del matrimonio, creo que es necesario volver a proponer la claridad de la posición tradicional. Me ha parecido justo firmar porque el contenido de esta posición es el que he defendido ampliamente en estos años, no sólo en estos últimos meses, sino en todos los momentos que he dedicado al tema de la familia, de la vida, de la procreación, de la responsabilidad educativa respecto a los más jóvenes. Son temas de absoluta importancia por los que el mundo católico, en conjunto, no demuestra tener mucha sensibilidad.

Hay quien sostiene que se ha hablado demasiado de familia y de vida…

Pensar en una Iglesia sin una preocupación explícita, sistemática, diría incluso diaria, por la defensa y promoción de la familia y su responsabilidad misionera y educativa, hace pensar en una Iglesia profunda y fuertemente condicionada por la mentalidad mundana. Dicha mentalidad, que domina ampliamente nuestra sociedad, considera que todas las cuestiones «éticamente sensibles», utilizando una expresión que se ha convertido de uso común, son responsabilidad de las instituciones políticas y sociales y, en primer lugar, del estado. Estoy de acuerdo con la Doctrina social de la Iglesia y considero que la cuestión de la persona y del desarrollo de su identidad y responsabilidad en el mundo es una tarea específica, característica e irrenunciable de la Iglesia.

Se está combatiendo una batalla entre la mentalidad mundana -la que el Papa Francisco, en los primeros meses de su pontificado, llamó «el pensamiento único dominante»- y la concepción cristiana de la vida y la existencia. Si la Iglesia no se enfrenta a esta situación acabará reduciéndose, fundamentalmente, a una posición de sustancial automarginación de la vida social.

En la carta se habla mucho de la confusión existente en la Iglesia. Usted también lo ha mencionado. Sin embargo, hay quien niega esta confusión: algunos sostienen que lo único que hay es resistencia a un camino de renovación de la Iglesia.

La confusión existe. Existe y es gravísima. Nadie que sea sensato puede negar esta evidencia. Recuerdo las palabras tristes, y terribles, que el cardenal Carlo Caffarra dijo poco antes de morir: «Una Iglesia con poca atención a la doctrina ya no es una Iglesia pastoral, sino que es una Iglesia ignorante». La confusión nace de esta ignorancia. Cito de nuevo al cardenal Caffarra, que decía que «sólo un ciego puede decir que no hay confusión en la Iglesia». Y yo puedo testimoniarlo por lo que he podido ver personalmente, sobre todo en los últimos meses de mi episcopado en Ferrara-Comacchio. Cada día me interpelaban buenos cristianos porque en su conciencia se había producido una grandísima decepción y vivían con mucho sufrimiento. Lo digo claramente: un sufrimiento mayor al de muchos clérigos y muchos de mis hermanos obispos. Es el sufrimiento de un pueblo que ya no se siente cuidado, sostenido en su exigencia fundamental de verdad, de bondad, de belleza y de justicia, que constituyen el corazón profundo del hombre y que sólo el misterio de Cristo revela profundamente y actúa de manera extraordinaria.

No quiero polemizar con nadie, pero no puedo no decir que es necesario trabajar para que el esplendor de la tradición vuelva a ser una experiencia para el pueblo cristiano, y una propuesta que el pueblo cristiano hace a los hombres. Ésta es una tarea que siento decisiva dentro de mí

A propósito de confusión, en estos días ha nacido una nueva polémica cuyo origen es la acusación al Papa emérito Benedicto XVI de errores doctrinales que nunca han sido corregidos, sacando de nuevo a colación el Concilio.

No quiero hacer revisiones rápidas e ideológicas de momentos fundamentales de la vida de la Iglesia, como es el caso del Concilio, por ejemplo: una extraordinaria experiencia, compleja y, por qué no, con aspectos no siempre claros. O el gran e inolvidable magisterio de San Juan Pablo II, su compromiso para volver a proponer al mundo el anuncio de Cristo como única posibilidad de salvación y, por lo tanto, a la Iglesia como ámbito de esta experiencia, como decía él, de una vida renovada. Estas son piedras miliares de un camino que, después, encontró en el gran magisterio de Benedicto XVI un punto de síntesis, el llamamiento fuerte a esa continuidad en el paso entre la realidad preconciliar y la realidad del Concilio y del postconcilio: fue una formulación de gran importancia, de la que aún vive la Iglesia.

Juan Pablo II y Benedicto XVI elevaron el magisterio católico a niveles de extraordinaria amplitud. Es absurdo querer doblegar la interpretación de estos grandes personajes de la vida de la Iglesia a intereses partidistas. Pero es también absurdo comparar los pontificados de Juan Pablo II y de Benedicto XVI con el magisterio del Papa Francisco. En la historia de la Iglesia cada Papa tiene su función. La función de Francisco no es, ciertamente, la de volver a proponer la integridad y la amplitud del mensaje cristiano, sino la de sacar las necesarias consecuencias a nivel ético y social.

Hablando aún de confusión: en este año que acaba de terminar y en el que se han recordado los 500 años de la Reforma protestante, en la Iglesia se han visto y oído cosas francamente desconcertantes.

La confusión doctrinal y cultural presenta aspectos difícilmente creíbles para personas con sentido común y que han tenido una formación cultural adecuada. Lo de Lutero es un hecho increíble. Este Lutero del que tanto se habla no existe. Este Lutero reformador, evangélico, cuya presencia habría sido una reforma positiva y beneficiosa para la Iglesia no tiene ningún fundamento histórico y crítico.

Una cuestión muy distinta es que, en un momento de grave ataque a la tradición religiosa de Occidente, sea necesario que todos los hombres religiosos perciban que es el momento de una nueva y gran unidad operativa. Ciertamente, es necesario que trabajemos juntos, pero para hacerlo no hay que socavar la propia identidad o pensar que la existencia de la identidad es una objeción al trabajo. Es exactamente lo opuesto: quien se mete en el diálogo religioso, en el diálogo ecuménico, en el diálogo con la vida social con su identidad precisa está proporcionando una contribución extremadamente significativa. No se colabora y no se dialoga partiendo de la confusión. Se dialoga partiendo de la identidad, y la identidad católica, si es vivida hasta el fondo, contribuye de una manera única e irreducible a la vida social.

Hay quien pone en guardia ante la tentación de la hegemonía.

No pienso para nada en una hegemonía en la vida social, como desearían muchos católicos irresponsables. No es por una voluntad de hegemonía, sino por una voluntad de misión. Una misión explícita, clara, significativa, apasionada y, por lo tanto, polémica respecto al mundo. Esto he aprendido de don Giussani en 50 años de amistad con él y por esto apostaron de manera positiva, en mi opinión, los grandes magisterios de Juan Pablo y Benedicto, en línea con el gran magisterio de la Iglesia de los siglos XIX y XX.

Publicado originalmente en La Nuova Bussola. Traducción de Helena Faccia para InfoVaticana

https://infovaticana.com/2018/01/05/negri-la-confusion-existe-gravisima/

Cargando Comentarios de Facebook...