Destacados de la Semana

América Latina en la mira de Moscú

10 octubre 2017

Relaciones deterioradas con Occidente llevan a Rusia a apostar en otras regiones para ampliar esfera de influencia. Venezuela, Cuba, Argentina y Brasil son focos de inversiones.

 

En Moscú, Maduro levantó la posibilidad de reestruturamiento de la deuda con Rusia.

La alfombra roja fue desenrollada en Rusia, esta semana, para una serie de actuales y antiguos líderes latino-americanos. En Moscú, el presidente Vladimir Putin encontró al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, este miércoles (4/10). Maduro estuvo en la capital rusa para participar de un evento en que representantes de gobiernos y de la industria discuten el futuro de la energía y el papel que Rusia desempeña en él.

En San Petersburgo, la ex presidenta Dilma Rousseff discursó en un foro de cooperación entre a Rusia y América Latina, y el ex presidente colombiano Ernesto Samper elogió la importancia estratégica de Rusia para la región. “Rusia está hablando sobre la necesidad de construir un mundo multipolar”, dijo el profesor de relaciones internacionales Viktor Kheyfets, de la Universidad de San Petersburgo, refiriéndose a los esfuerzos de descentralizar el poder global para más allá de EUA e Europa. “Os países latinoamericanos están haciendo lo mismo. Pero no tengo certeza si las visiones de un mundo multipolar son las mismas.”

Venezuela se está volviendo cada vez más dependiente de Rusia, desde que sus problemas económicos aumentaron con la caída del precio del petróleo, en 2014. “Venezuela precisa de toda la ayuda que pudiere obtener”, dice el investigador Dmitry Rosenthal, del Instituto para América Latina de la Academia Rusa de Ciencias.

“Ayuda rusa, ayuda china, ayuda de cualquier país. Sólo que China está intentando ser más moderada en relación a Venezuela. Otros países no están aptos a ayudar a Venezuela a resolver sus problemas internos”, agrega, explicando que el país es cada vez más visto como un riesgo. “Eso deja a Rusia como el único país que puede prestar apoyo financiero al régimen de Maduro”, dice Rosenthal.

Esa ayuda viene principalmente de la empresa de petróleo Rosneft. Sólo en este año, la Rosneft ya repasó 6 billones de dólares a la empresa Petróleos de Venezuela. El cronograma de reembolso incluye una mezcla de dinero en especie y de petróleo de Venezuela, país con las mayores reservas del mundo.

Otros países sudamericanos

No es sólo en Venezuela que  Rusia está invirtiendo. Al inicio de este año, la Rosneft comenzó a explorar petróleo en la región amazónica del Brasil después de comprar una participación en pozos de perforación en la Bacia do Solimões.

Y la gigante estatal rusa de energía Gazprom ha cortejado al gobierno argentino, pensando en la posibilidad de joint ventures en la producción de gas natural.

La Rosneft también comenzó a proporcionar petróleo a Cuba, aprovechándose de la demanda que antes era cubierta por Venezuela y provocando acusaciones de diputados de oposicióno venezolana de que Rusia se está aprovechando de la situación precaria del país.

Pero Kheyfets no es otimista en cuanto a las perspectivas de Rusia en Cuba. “No tengo tanta certeza de que eso será muy fructífero”, dice. “La Unión Soviética tuvo una excelente relación con Cuba por décadas. Pero Rusia abandonó a Cuba, y los cubanos se recuerdan muy bien de los tiempos en que tuvieron que sobrevivir sin ayuda alguna de Moscú”, agrega el especialista, aludiendo a un período de turbulencia económica en Cuba, en la década de 1990, desencadenado por el colapso de la Unión Soviética.

Postura diferente da americana

Por otro lado, la dependencia de Venezuela en relación a Rusia no deberá disminuir en breve. En un discurso en Moscú, este miércoles, Maduro levantó la posibilidad de reestructurar la deuda con Rusia, que su país lucha para pagar. “Vemos que Venezuela está pasando por momentos difíciles”, respondió Putin al líder venezolano. Maduro agradeció al líder ruso “por todo el apoyo, tanto político como diplomático”.

Ese apoyo es aún más vital después de las sanciones impuestas a Venezuela por el presidente Donald Trump.  Las medidas buscan impedir al país sudamericano de obtener nuevos préstamos de instituciones financieras de Estados Unidos. Las sanciones fueron una respuesta a la decisión de Maduro de crear una asamblea constituyente, lo que críticos describen como un esfuerzo para consolidar el poder. Ya Rusia, que también está bajo sanciones internacionales, es menos crítica a respecto de tales acciones.

Rosenthal dice que Rusia está “sin duda” interesada en América Latina, por razones tanto políticas como económicas. “Rusia cree que esos gobiernos pueden fortalecer su posición y ayudar en la lucha geopolítica contra los EUA y otros países occidentales”, afirma.

http://www.dw.com/pt-br/a-américa-latina-na-mira-de-moscou/a-40822046

 

Cargando Comentarios de Facebook...